Deslices

Deslices

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Bandada de estorninos

 

Vetusta Blues. -

Bandada de estorninos”


Hace unos días pudimos ver cómo se cerraba el Campo de San Francisco por un fenómeno que, este otoño, está resultando de lo más sorprendente: una bandada de estorninos. Como si quisieran combatir alguna plaga en la ciudad, los estorninos comenzaron a ocupar los árboles situados al lado de la acera izquierda de la calle Toreno con las consiguientes molestias para los paseantes, puesto que cuando actúan en esas bandadas la producción de excrementos que producen es realmente exagerada. La acera, sólo un par de días después, presentaba un color blanquecino fruto de la actividad de estas aves, que también se caracterizan por su ruido. Un espectáculo digno de Alfred Hitchcock y su película “Los pájaros”, aunque en el film de 1963 fueran gaviotas las terroríficas especies.

El estornino es un ave ruidosa y ruido, mucho ruido -aunque trate de aplacarse por los canales habituales de afines- es lo que ha causado la imputación del ex-alcalde y, también, durante unas semanas en la pasada primavera, activo “alcalde en funciones” Agustín Iglesias Caunedo. Y eso que parecía que en el caso Aquagest no iba a pasar nada, como suele ocurrir tantas y tantas veces. Una ruidosa bandada de estorninos batiendo las inmediaciones del Campo de San Francisco, formando oleadas sinuosas y, en apariencia, solo en apariencia, representando un acontecimiento menor. Pero la madeja que va desenredándose, poco a poco, a cuentagotas, va cayendo como una pesada losa sobre todas y cada una de las afirmaciones iniciales. La reputación del ex-alcalde heredero y también ex-alcalde en funciones durante la pasada primavera, está sufriendo una erosión enorme, como la que producen en las aceras de la calle Toreno los abundantes excrementos de los estorninos. La cuestión es que todo se mantiene en un limbo, en una tremenda espera, para ver hasta qué punto llegan las investigaciones. Y, mientras tanto, las aceras, blancas por las deposiciones de las aves, siguen deteriorándose. Por no hablar del ruido diario y persistente, a eso de las seis de la tarde, que asusta a los vecinos y les deja con una gran preocupación. ¿Hasta dónde llegarán los estorninos? ¿Cuánto daño pueden hacer? ¿Cuál será el grado de erosión que soportará el Campo de San Francisco y algunas de las calles de la ciudad de Oviedo? 
 
Dice la wikipedia que los estorninos pueden llegar a tener hasta treinta y cinco tipos de canción variable y hasta catorce tipos de clics. Así que, descuiden, parece ser que hay suficiente repertorio con el que aguantar cualquier avalancha y que, con un poco de suerte, logren que todo siga igual. Menos mal que la lluvia ha llegado y las aceras ya no están ocupadas por el blanco color de sus excrementos.

MANOLO D. ABAD
Foto: PABLO LORENZANA
Publicado en el diario "El Comercio" el miércoles 25 de noviembre de 2015