miércoles, 30 de noviembre de 2016

Algunos premios


Vetusta Blues.-

"Algunos premios"


El próximo viernes 16 de diciembre se entregan en el Aula Magna de la Universidad de Oviedo los Premios de la Crítica y el Premio Letras de Asturias que otorga la Asociación de Escritores de Asturias. Los Premios de la Crítica de Asturias llevan entregándose desde 1999 cuando Eva Carballo, Juan Carlos García Villa, Jaime Herrero, Javier Lasheras y Helios Pandiella los promovieron con el ánimo de reconocer y potenciar la literatura asturiana. Los dos primeros años fue el añorado Café Apolo quien los convocó, para sumarse posteriormente la Asociación de Escritores de Asturias y, tras el cierre del Café, ser la propia AEA quien se hiciera cargo de su organización y convocatoria. El Premio Letras de Asturias surgió en 2005 para reconocer toda una carrera literaria y, desde entonces, lo han obtenido Gonzalo Suárez, Ángel González, la recientemente fallecida Marta Portal, Luis Fernández Roces, José María Martínez Cachero, Juan Cueto, Juan José Plans, Carmen Gómez Ojea, Antonio Gamoneda y Olvido García Valdés.

Tuve el honor de recoger una de las estatuillas -los "Apolo"- con diseño del gran Jaime Herrero el pasado enero, dado que, por problemas de agenda hubo de trasladarse a ese mes, la correspondiente al Premio de la Crítica de Asturias en la modalidad de columnismo literario, que en el año anterior se había llevado mi querido amigo Luis Arias Argüelles-Meres. Lo recibimos en un acto sencillo, al que acudieron el Consejero de Cultura del gobierno del Principado de Asturias, Genaro Alonso, el Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, Roberto Sánchez-Ramos y la vicealcaldesa de Oviedo, Ana Taboada. Sin alharacas, sin espectáculos superfluos, sin boato, con las letras y la literatura que tanto arraigo tienen en Oviedo y Asturias, discurrió un acto que me llenó de orgullo. Sacando partido de sus exiguos recursos, la AEA consiguió ese pequeño milagro de ponerlos en marcha. Por eso me extrañan tanto esas manifestaciones promovidas por políticos, ese enfangamiento continuo de la vida ovetense, a propósito de los Premios Líricos que se han quedado sin una subvención de 260.000 euros y cuya organización arrastra otro monumental (¿es esto la "excelencia"?) déficit de ciento y pico mil euros. Calderilla de nada, es de suponer. Nadie se acordó de estos Premios de la Crítica de Asturias y de las Letras de Asturias cuando en 2013 hubo que suspenderlos. No hubo manifestaciones, nadie clamó por el fin de la cultura ni por la degradación de la misma. Los que manifestaban frente al Teatro Campoamor su amor por la cultura en Oviedo hace unos días, no dijeron ni mú cuando la AEA se encontró en la encrucijada de, con tremendo dolor para todos los socios, tener que suspender esos premios que no cuestan ni por asomo esos 260.000 euros. Quizás el 1% de lo que se llevaban estos relevantes galardones que nadie conoce más que por esta algarada absurda que se ha montado. El proyecto literario-fotográfico "Objetivo Doble Dos", en noviembre de 2014, tampoco pudo ver su plasmación en papel... por falta de presupuesto. Y al mando estaba uno -el entonces alcalde Agustín Iglesias Caunedo- de los que claman hoy por la degeneración de la cultura en Oviedo. Entonces no tuvo problemas en despachar -tras infinitas idas y venidas- la plasmación en un libro de un proyecto interdisciplinar inédito y sumamente atractivo.

Comprobamos con estupor cómo hay premios y premios. También cómo los que acusan de dar un sesgo social a esos Premios Líricos, no pierden el tiempo para mezclarlos y agitarlos en la coctelera política sin ningún tipo de escrúpulo. ¿Acaso no es suficiente con que la ópera, zarzuela y lírica se alimenten del cincuenta por ciento del presupuesto municipal? ¿No tienen derecho otras disciplinas culturales a recibir algún dinero para sus proyectos?

MANOLO D. ABAD 
Publicado en el diario "El Comercio" el miércoles 30 de noviembre de 2016

lunes, 21 de noviembre de 2016

The Damned "Sancta sanctorum"

Huuum, flipo con que los Damned se atrevan en su último tour con esta maravillosa canción. ¡La espero en Gijón en diciembre!




I know it's late and I should go to bed
But I can't tear away from the night
It holds the seed of a memory
It's true of you

When I first saw you I realised
The fire burned deep behind your eyes
I knew a kiss would paralyse
It's true from you

Awake in the night to whisper your name
Only a silence replies it's answer a sleeping refrain
The moments die but memory stays
Love like a run our way by
We spin and we climb
To where once islands cried
And there sometimes angels can be devils too
It's true of you
It's true of you

When shadows no longer fall
And footsteps can't be heard at all
I hear the ghost of a call
It's true from you

Awake in the night to whisper your name
Only silence replies it's answer a sleeping refrain
The moments die but memory stays
Reaching for something that's just out of reach
Lost to your lips and drowned in your kiss
The tide of your passion is now but a dream
It's but a dream

A medio camino

Vinilo Azul. -

A medio camino”


“Abad, se va a quedar a medio camino en la vida”, me advirtió Isaac González García, el profesor a quien más admiré y de quien más aprendí, hace ya casi tres décadas. Creo que sus palabras resonaron en los peores momentos de mi vida, en los más bajos, en aquellos donde el precipicio se veía muy cerca. Y, supongo, que esas palabras que se habían quedado grabadas en un lugar de la memoria reservado a la verdad más absoluta conmigo mismo, siguieron resonando para emprender el camino de vuelta y escalar desde el punto más bajo del barranco hasta otro más estable.

Al leer hace unos días la noticia de que el brutal asesino desalmado de Isaac González García lograba un permiso penitenciario, el dolor de esos días revivió con fuerza, con mucha fuerza, con otra fuerza distinta, la de la indignación ante tamaña injusticia. Ver que ese infame criminal podría ver la luz de la vida mientras una persona que iluminó a tantos y tantos alumnos jamás tendría la oportunidad de regresar me llenó de una tremenda desazón. Pensé en jóvenes perdidos, necesitados de una pequeña, sutil, guía por la que transitar, por la que encontrarse. En mi caso, la literatura y el cine me permitieron un asidero que -junto al musical por el que me dirigía yo solito- me embarcaron en una singladura personal donde encontré mi destino.

No era el Colegio Meres de los 80 el lugar más adecuado para un chaval que había vivido toda su formación de EGB en un colegio público tan duro y, al mismo tiempo, tan ejemplar como San Pedro de los Arcos. Me sentí perdido y fuera de sitio. Cuando llegaron las clases de Historia y Literatura con Don Isaac encontré un oasis en medio de aquel marasmo donde no me sentía nada a gusto. Luego, cuando se inició el cine-club, nos apuntamos y aprendimos mucho más. “Grupo Salvaje” de Sam Peckinpah fue la primera película sobre la que hablamos. Algo completamente alejado de los parámetros de la institución meresiana bajo la inquisitiva vara de su director Luis Valera, de quien poco bueno puedo decir. “Abad, se va a quedar a medio camino”, me dijo casi a modo de despedida en 3º de BUP. Me habían comentado al principio del curso que en 3º solían hacer en la institución un corte para subir la media del Colegio. El resto, eran expulsados en la primavera y dejados a su merced. A mis diecisiete me pareció fenomenal: una invitación para hacer lo que me diera la gana durante un curso. Dedicarme a estudiar literatura e historia. A leer, a escuchar discos, a aprender aquello que me gustaba. A probar con la escritura (aunque eso tardaría más tiempo). A vivir. Quizás el bueno de Don Isaac lo intuyó, siempre defendiéndome ante Don Luis, quien también sentía la misma admiración por él como muchos de nosotros.

Y aquí estamos, en ese medio camino, pensando en lo injusto de que se haya ido tan pronto y con tanto por enseñar -esa lucha suya por formarse a pesar de todas las circunstancias negativas contra las que tuvo que pelear- mientras ese individuo que acabó con su vida (no su obra, que pervive en sus discípulos) disfruta de un fin de semana otorgado a escondidas de su familia, en una prueba más de lo mal que están las cosas, de lo barato que resulta matar con impunidad, con crueldad y con saña. En este medio camino en el que me encuentro, querido y añorado Don Isaac, desde él, volver a darte las gracias por todo. Tu recuerdo, tus lecciones, me acompañarán siempre.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el suplemento "D-Oviedo" del diario "El Comercio" el domingo 20 de noviembre de 2016

Prueba de líder



Crónicas de Vestuario. -

Prueba de líder”




Se planteaba el encuentro ante el indiscutible dominador de la Segunda División en el primer tercio del campeonato como una prueba para medir las posibilidades reales del once azul después de la inesperada debacle ante el Huesca del mago Anquela. Tras una nueva victoria ante el líder Levante por el resultado talismán (quinto dos a cero de la campaña), bien puede decirse que ya se está en condiciones de aspirar a lo máximo.



Fue un partido donde el primer acto transcurrió envuelto en precauciones por una y otra parte, tratando de asentarse, sin buscar las porterías, enredados los valencianos en la maraña del doble embudo oviedista que acaba por tragarse al más pintado. Los de Muñiz no conseguían abrir el juego y acababan domesticados por inanición en las bandas, preocupados por no ceder un error que se sabía letal. La disciplina táctica de los azules funcionaba como un ejército bien armado, con movimientos solidarios para que no existieran fisuras, como en el precedente encuentro ante los oscenses, donde los despistes colectivos hundieron a los asturianos como un castillo de naipes cuando una carta no halla su acomodo.



La segunda parte transcurrió por idénticos parámetros de un tacticismo casi de ajedrez, pero con la variante de un once azul mucho más retrasado ante el intento de los valencianos de irse por el partido. Los errores se pagarían muy caros en ese tablero verde donde los peones ejercían su poder sin que pudiéramos disfrutar de alfiles por las bandas ni de caballos en las inmediaciones de las áreas. Olvídense de la reina en esta prueba de líder, pues permanecía agazapada entre los peones, trabajando duro como ellos,... hasta que llegó el chispazo en un barullo dentro del área valenciana. Michu -la reina del ajedrez ovetense- aprovechó para estrenarse en la Liga y decantar una balanza en férreo equilibrio táctico roto por un error, por un detalle. El siguiente vendría a los pies de Chema, el central levantino, que no supo equiparar las fuerzas y marró la preciada ocasión. El remate vendría tras otro fallo que supo aprovechar un Jonathan Pereira errático en el primer acto y que fue cogiendo tono según iba avanzando el choque para poner broche de oro a esta satisfactoria prueba.



El valor de la pegada, el culto al orden táctico y la disciplina colectiva, no exenta de sacrificio, son los argumentos que maneja el equipo dirigido por Fernando Hierro. Olvídense de juego vistoso. Olvídense de las penetraciones por la banda. Bienvenidos a ese doble embudo que nace en Juan Carlos y termina en un punta que hoy no era Toché sino Pereira. La receta, a la vista de los resultados, funciona. No nos entusiasma, cierto es, pero tampoco podemos negar su valor, traducido en los benditos y necesarios puntos. De modo que, en esta larga travesía de la durísima Segunda, sólo queda esperar que los vientos sigan siendo favorables y que no se repita un naufragio como el de Huesca. Es el momento de creer en nuestras posibilidades tras esta prueba de líder tan bien resuelta.
MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: J.L.G. FIERROS
Publicado en el diario "El Comercio el domingo 20 de noviembre de 2016

 

sábado, 19 de noviembre de 2016

Soy un inkulto



Vetusta Blues. -
Soy un inkulto”

El debate de los últimos días en la ciudad nos devuelve a la cultura. A la cultura y, nuevamente, al choque de lo público y de lo privado. A todo tipo de enconados choques como hacía meses no disfrutaban unos, no padecíamos el resto. Leyendo algunas declaraciones y escritos de algunos de los rivales políticos he llegado a una triste conclusión, a un terrible corolario con el que apuntalar lo que llevo de existencia: soy un inkulto, así con “k”. Inkulto y radikal, todo por una serie de razones que aportan los grandes nombres de mi ciudad, de mi amada ciudad, esos “principales” de nombre y apellido que aún conservan ciertos poderes en Oviedo, la ciudad que quiero y en la que he luchado por sobrevivir. Pero, ¿qué quieren que les diga? Para ellos, soy un inkulto, con la “k” de radikal.

Uno cree que hay muchas disciplinas de las que se nutre la cultura, aunque en este Oviedín del alma parece que sólo hay una. De poco me sirve haber asistido a miles de conciertos. De menos, mi discografía en vinilos y cds, que debe andar por las cuatro mil referencias. Tampoco valen las películas en dvd o vídeo, también superando los mil títulos. De los libros, ¿para qué les voy a hablar? Siempre recuerdo la anécdota que le contó la gran Concha Quirós a mi madre sobre una señora de esas “principales” de la ciudad, que le encargó una amplia colección de libros siempre y cuando sus lomos fueran de un determinado color para hacer juego con las estanterías de su costoso mueble. Entre los libros de mi madre y los míos reunimos cantidades milenarias y no han sido comprados, precisamente, por el color de su lomo. Pero, no. Soy un inkulto, con la “k” de radikal.

Soy un asiduo de los conciertos en la Lata de Zinc y La Salvaje. En tiempos acudí regularmente a las bibliotecas, antes de que se instaurara la estupenda red que tenemos en la ciudad los ovetenses y que debería seguir siendo impulsada. Flipo con los encuentros de los clubes de lectura de la ciudad, tanto con los grandes nombres como con los que nos dedicamos a ello en un plano más minoritario desde Asturias (aún no me ha tocado uno de estos encuentros, pero autores amigos como Ignacio del Valle o Marcelo García me han hablado fenomenal de ellos). Lamenté la desaparición de la Obra Cultural de CajAstur, aprovechando la crisis que transformó la entidad en un banco más (o peor que otros) y que se cargó los ciclos de cine o propuestas musicales tan estimulantes y actuales como “Interesecciones” o “Músicas del Siglo XX”. Voy menos al teatro desde que mi madre tiene problemas de movilidad, aunque recuerdo haber disfrutado de obras de autores excepcionales como Buero Vallejo. Y no, no estoy ni mucho menos en contra de los Premios Princesa de Asturias. Pero, según las declaraciones de algunos dirigentes políticos de mi ciudad, soy un inkulto, con la “k” de radikal.

¿Y saben por qué? Porque a mi no me parece mal que se eliminen los Premios Líricos que consumen 260.000 euros que veo bien se dediquen a otro tipo de actividades culturales. Porque me parece contradictorio que se hable de una industria cultural con iniciativa privada y, luego, se lleve la parte de león de las subvenciones municipales, esos mismos que desdeñan la gestión pública. Porque me flipa que un acto concreto, celebrado en una noche pueda llevarse una cantidad aproximada a la subvención que recibe el Festival de Cine de Gijón de su Ayuntamiento (450.000 este año), consiguiendo una relevancia nacional infinitamente inferior. Y porque a pesar de todo lo que me gusta la música, muchas músicas distintas, a mi no me gusta ni la ópera ni la zarzuela. Será por eso que uno es inkulto, con “k” de radikal a pesar de todo.

MANOLO D. ABAD

jueves, 17 de noviembre de 2016

Big Dipper "All going out together"



Tindersticks "Were we once lovers?"



Can you see me by in this life
You talking to shadows
Can you recognize
What we want is loving
What we want is loving
Look in the mirror there’s a fear
Of finger tears
Tracing the shape of my love
To my tear
Look like a lie that’s whispering
Forgotten side
The secrets fading
In the back of my mind
Where we want is loving
Where we want is loving
Lacking symbol
Kiss me in the morning Lacking symbol
Kiss me in the morning Lacking symbol
Lacking symbol what we want is loving
Lacking symbol what we want is loving
Lacking symbol

I cannot give what’s killing me
I cannot care if it is the care that is killing me
I cannot care if it is the care that is killing me
I cannot care if it is the care that is killing me

Can I take your number
Can I call
Did we spend our lives together
I can’t recall
Something in the shadow
Tracing along
And we can’t help but to back down
I need to know
Where we want is loving

Can’t remember where we loved
I cannot care if it is the care that is killing me
I cannot care if it is the care that is killing me
I cannot care if it is the care that is killing me
I cannot care if it is the care that is killing me

miércoles, 16 de noviembre de 2016

Grises "Efímero"


martes, 15 de noviembre de 2016

Death Cab For Cutie "Unobstructed views"



There's no eye in the sky
Just our love
No unobstructed view
No perfect truths
Just our love
Just our love
And there's no verse
No monument of words
For our love
For they can't hold
All I know about my love, about my love

Storm clouds break
Pools remain memories for
Earth embrace
That umbrate up above
They become
New love
New love

There's no eye in the sky
Just our love, just our love
No unobstructed views
No perfect truths
Just our love, just our love

viernes, 11 de noviembre de 2016

The Traveling Zoo "Things we do for love"



Leonard Cohen (1934-2016)



">

Desde hoy en Oviedo



jueves, 10 de noviembre de 2016

Mechanismo "Home"


miércoles, 9 de noviembre de 2016

Dean & Britta "It never rain in Beverly Hills"



Laure Briard "Laure"



Death Cab For Cutie "Some day you will be loved"



I once knew a girl
In the years of my youth
With eyes like the summer
All beauty and truth
In the morning I fled
Left a note and it read
Someday you will be loved.

I cannot pretend that I felt any regret
Cause each broken heart will eventually mend
As the blood runs red down the needle and thread
Someday you will be loved

You'll be loved you'll be loved
Like you never have known
The memories of me
Will seem more like bad dreams
Just a series of blurs
Like I never occurred
Someday you will be loved

You may feel alone when you're falling asleep
And everytime tears roll down your cheeks
But I know your heart belongs to someone you've yet to meet
Someday you will be loved

You'll be loved you'll be loved
Like you never have known
The memories of me
Will seem more like bad dreams
Just a series of blurs
Like I never occurred
Someday you will be loved

You'll be loved you'll be loved
Like you never have known
The memories of me
Will seem more like bad dreams
Just a series of blurs
Like I never occurred
Someday you will be loved
Someday you will be loved

Independencia, 30

Vetusta Blues. -

Independencia, 30”


Uno acaba su trabajo y regresa a casa, cansado pero, a la vez, con la conciencia de no ser un parado. El trabajo puede ser duro, puede ser alienante, pero camino de casa de mi madre, para ver cómo está y con la conciencia y el amor de hijo que querría que fuera centenaria, ahora que los ochenta y pico la abocan al cansancio y la enfermedad, uno ve los cartones sobre los seres humanos que ya no creen en un mañana en las esquinas ocultas de la plaza de los Ferroviarios y respira, y se siente en este mundo para bien o para mal.

Antes, claro, hay que atravesar el semáforo de la calle Independencia número 30. Y ahí empieza la bofetada, la pelea diaria del ámbar, la batalla contra la falta de respeto de los conductores, el peligro constante de que a la mitad del cruce un vehículo no respete el amarillo con un peatón dentro, que se la fume directamente, tan sólo por pasar al próximo -ni cien metros, oiga- semáforo que estará en rojo.

Atento, siempre estoy atento. Y siempre trato de mirar a quien está al volante. No puedo decir lo mismo de los conductores. Regresaba tras una ardua jornada de trabajo y sucedió. Esta vez ya me puse en el límite, involuntariamente, claro. Acostumbrado como estoy a verlos pasar en cuanto llega el ámbar en la calle Independencia número 30, no la vi, con su utilitario, tratando de llegar al próximo rojo, veinte metros más allá, gran triunfo, enorme avance que supone poner una vida en peligro. Pudo frenar, al menos, justo delante de unas piernas que pensé se quebrarían. El corazón a dos mil por hora. Me volví y golpeé con fuerza el capó varias veces, muchas veces. Y grité mientras contemplaba el rostro de esa sociedad del silencio, amoral, sin alma, como un zombi. Ni disculpas ni nada. Aferrada a su volante, la mujer miraba al vacío mientras yo golpeaba el capó de su coche. Tras ella, los espectadores de la historia contemplaban con indiferencia la escena.

En Francia se han eliminado los ámbar en los semáforos. Cada día -y son varias veces- que me veo obligado a cruzar en la calle Independencia número 30 siento que también en nuestra ciudad, en nuestro país, deberían ser eliminados. Creados como un aviso para frenar, lo que suponen es un estímulo para acelerar, un grave peligro para los peatones. Una posibilidad abierta de que haya nuevas víctimas inocentes.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el 9 de noviembre de 2016

lunes, 7 de noviembre de 2016

Suma o revienta

 

Crónicas de Vestuario. -
Suma o revienta”

El título de la célebre película de Vicente Aranda “El Lute: camina o revienta” bien puede servirnos para lo que se está abocado en la singladura por el largo tránsito de quien anhela ascender a la máxima categoría. Se trata de sumar, sea como sea, vengan buenas o vengan malas. Se juegue bien, mal o regular. Se sea convincente o no se posea credibilidad. Sólo se debe poseer la fe de ese boxeador que se aferra al ring, a su propia apostura, a su necesidad de mantenerse en pie. En esas estamos, a la credibilidad por la garra a falta de mejores argumentos que, visto lo visto, va a ser difícil de encontrar.



El Lugo forma parte de esos equipos tachados en rojo en la lista negra de la afición azul. El asunto de las entradas la campaña anterior, algunas cuentas pendientes ya en Segunda B, han convertido a los rojiblancos gallegos en uno de esos onces a los que se tienen más tirria. Ya saben esto de los clubs amigos y los clubs enemigos, de aficiones o ciudades hermanas. Entre Lugo y Oviedo no hay buen rollo, aunque desde la entidad azul sí se ha actuado con el señorío que le faltó a la rojiblanca gallega en la anterior temporada. De ahí que el gol de Seoane en el minuto 11 tras un barullo en el área oviedista sentase aún peor. Un mal trago del que el conjunto de Fernando Hierro sería incapaz de levantarse en una primera parte marcada por las imprecisiones y el juego por el centro ya de todos conocidos. Ni rastro de bandas, ni rastro de peligro, ni rastro de ritmo de juego.



No sabemos si hubo invectiva en el vestuario, pero el equipo -aún negando las bandas como de costumbre- empezó a manejar el balón y crear algo de peligro a base de empuje y garra con varios remates de un muy activo Toché. El equipo mantuvo inquebrantable su fe y fue acorralando a un Lugo que esperaba, cómodo, las acometidas por el centro. Apenas se contabilizaban entradas por la izquierda (la primera -creo que única- de Christian Fernández llegó en el 17) y algo más por la derecha, beneficiada en un principio por la incorporación de Ortiz en lugar de Susaeta. La fe, alentada por la afición azul que arreció a partir de la media hora, se contagió al anegado terreno de juego y, finalmente, llegó en el 42 un empate que sabe a oro en una competición donde la más mínima suma es un triunfo. La transformación de Héctor Verdés, más conocido por muchos como “Desgracias” Verdés, está llegando por la vía de una continuidad que no tuvo nunca en la pasada campaña.



Habrá que dejar para mejor ocasión eso de crear ocasiones para marcar y vencer. En la fría tarde de otoño se trataba de mantener a salvo la flor de Hierro y una racha que, esperemos, pueda prolongarse en este exigente mes de noviembre.

MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: JOSÉ L.G.FIERROS
Publicado en el diario "El Comercio" el lunes 7 de noviembre de 2016

sábado, 5 de noviembre de 2016

Con David González




Con David González”


A diferencia de otra gente, a mí no me gusta tener que esperar a que se muera alguien admirado para brindarle un homenaje. Si no hay más remedio, bien, no lo habrá y tendremos que honrar un recuerdo. Pero, ¿por qué cuesta tanto entregar nuestra adoración a un artista cuando éste aún vive? Si lo ampliamos a nuestro parco universo asturiano, el tema se agudiza.

Por eso, para no tener que esperar a la hagiografía hiperbólica que siempre invade a las muertes (sobre todo de quienes han sido sistemáticamente ignorados) me pareció maravilloso que la gente del fanzine “Letra y Puñal” decidiera honrar a David González, junto a Eduardo Errasti, Roger Wolfe y Karmelo Iribarren, en un recital inédito en el Gong ovetense, otro de esos locales que también aportan su granito de arena a iniciativas alejadas de fastos concretos y que prefieren trabajarse el día a día con notable distinción.

Es David González un personaje controvertido, un hambriento de poesía y literatura. Y vida. Una vida que no se entiende sin altos ni bajos, sin excesos ni carencias, en un carrusel que queda reflejado en sus versos, pura vida que transita con libertad para dejarnos páginas propias, derramadas con sudor y lágrimas. No necesito comunicarme con él con muchas palabras, tan sólo un abrazo, unas manos que se estrechan. El resto está en sus textos, en su infatigable trabajo como poeta, en su poco valorada faceta de divulgador de la poesía. Acostumbrados a la retórica hueca de otros que se llaman malditos, egocéntricos impostores falsarios que se creen Baudelaire, aunque sólo puedan alcanzarlo en su pose o su ebriedad, siempre es un placer levantarse por las mañanas y entrar en el blog de David González, quien, con absoluto conocimiento y generosidad, nos recibe con un nuevo poema seleccionado por él para alegrarnos el día, para creer en los valores de la literatura que no sabe de salones y sí de los sentimientos y de la propia existencia.

Con la racha que, últimamente, llevaba, tanto en conciertos como en presentaciones literarias, resultó reconfortante ver que casi un centenar de personas nos acompañaron a Santiago Bertault, Lauren García, Susana del Llano, Igor Paskual, Rubén Rodríguez, Miguel Rojo, Dani Tritón, Aníbal del Valle, Ana Vega y un servidor en un recital que culminó con su explosiva intervención un magnífico David González. El esfuerzo de todos se vio recompensado y la gente del fanzine “Letra y Puñal” volvió a demostrar que se puede cuando se quiere, que se puede sin estar a expensas de migajas para que alguien los calle, que su honradez está por encima de otros pesebristas de la cultura, de impostores falsarios que reparten embusteras dádivas en textos que casi parecen calcados, inflados por la retórica del pancista, carentes de una credibilidad que hace mucho tiempo dejaron en los locales más oscuros de la ciudad, por mucho que traten de manejarse en algún otro lustroso salón donde -ignorantes de su progresivo desprestigio- aún les reciben como si fueran una promesa que hace ya demasiado tiempo se quemó y que sobrevive con la persistencia natural de un parásito. Frente a esos y esas, nos queda la reverencia a alguien auténtico y real, puro nervio, literatura honesta hasta la raíz, que es David González.

MANOLO D. ABAD

miércoles, 2 de noviembre de 2016

David Crosby "Things that we do for love"




PAL "Punk tv"


James Johnston "When the wolf calls"


Ya Te Digo "Blues crash collapso"