jueves, 24 de mayo de 2018

Las Canciones de "Viajes al Fondo del Precipicio" (3)

LAS CANCIONES DE "VIAJES AL FONDO DEL PRECIPICIO" (3)

Creo que fue en el verano de 2009: mi madre se cayó por las escaleras que conducen la cocina a la parcela frontal del chalet que tenemos en una urbanización a 25 kilómetros de Zamora desde principios de los 70. A pesar de incorporarse unos momentos después, el paso de las horas convirtió su dolor en insoportable. Mientras mi padre, para variar, era incapaz de tomar una decisión, me acerqué a otra de las casas de la urbanización donde vivía Alfonso, un traumatólogo que acababa de jubilarse hacía tan sólo unos meses. No tardó en llegar, observarla y en urgirme a que llamáramos al 112. Así lo hice. Mi madre se retorcía de dolor. Una o varias vértebras rotas. Tras tres cuartos de hora eternos, llegó la ambulancia. El tipo que la conducía era bastante torpe y nos costó meter la camilla en la casa y más aún, sacarla. Tras recorrer el trayecto de 25 kilómetros hasta el hospital de Zamora, ingresaron a mi madre. La tarde de verano caía en la ciudad y los tonos rojizos daban un aspecto fantasmagórico al fin del día. No recuerdo si le dieron un calmante. Pero, tras tardar casi una hora en certificar el ingreso, mi madre quedó postrada en una camilla de una extraña habitación sin ventanas. Los empleados de urgencia corrían como locos: llegaban heridos de un terrible accidente en Benavente. Prioridades. Tras una inacabable espera de horas, con mi madre retorciéndose de dolor, llegó el alba. Por fin, la atendían. 
Esas horas de preocupación en "urgencias", desatendidos, en ese limbo donde no se existe y todo el mundo pasa por delante de ti, sin hacerte ningún caso a pesar de que implores ayuda, me sirvió para gestar en mi cabeza el relato "Un paso hacia la luz", título basado en "Step into the light" de mis queridos Afghan Whigs, uno de esos grupos que he seguido desde sus primeros pasos y aún hoy (aunque, ay, me falten sus dos últimos discos y no los haya podido ver nunca en vivo) me siguen transmitiendo un sinfín de emociones. "Un paso hacia la luz" es el tercer relato de "Viajes al Fondo del Precipicio". Cuando llegué a mediodía en autobús al chalet, con mi madre ya ingresada, escribí el relato de un tirón.



miércoles, 23 de mayo de 2018

El Quinto: "Rec-Capitulación"


091 "Tormentas Imaginarias"

Las Canciones de "Viajes al Fondo del Precipicio" (2)

LAS CANCIONES DE "VIAJES AL FONDO DEL PRECIPICIO" (2)

Duró poco la alegría por lo de las "ayudas a la creación literaria" que me permitió dedicarme en cuerpo y alma a "Viajes al Fondo del Precipicio" y, luego, a mi primera novela "Elevator". Ya la tenía encarrilada junto con la documentación para presentarla a una nueva convocatoria cuando... ¡zas... es verano de 2009 se suspenden. Mucho de ello tuvo que ver con la desaforada campaña que un articulista -también escritor- desarrolló desde el periódico en el que le publicaban contra estas "ayudas". Él se había quedado fuera y, en una prueba de egocentrismo destructivo, decidió que tenía que cargarse esa convocatoria donde el jurado había cometido la osadía de dejarlo fuera, a él, el gran escritor y articulista. En fin, otra puerta se cerraba en aquel nefasto 2009... Bueno sería que alguien recuperase esas ayudas en un formato parecido.
"Henry Lee", la canción de Nick Cave & The Bad Seeds donde el australiano errante se marca un intenso dueto (más aún en el vídeo-clip) con P.J.Harvey, aparece en el segundo relato de "Viajes al Fondo del Precipicio", "Delirios de Chucho", donde también se incluyen algunos elementos, digamos, "fantásticos".


Philip Roth (1933-2018)

Esto es lo que sucede cuando escribes libros. No sólo hay algo que te impulsa a averiguarlo todo, sino algo que empieza a ponerlo todo en tu camino. De repente no existe una carretera secundaria que no conduzca directamente a tu obsesión.
(Philip Roth)


martes, 22 de mayo de 2018

Suma y Sigue


Crónicas de Vestuario. -
"Suma y sigue"

Sumar y seguir. Sumar y seguir en una carrera desesperada para entrar en la fase de ascenso donde sólo uno de cuatro logrará el premio. La competición en esta Segunda devastadora nos lleva a esa ruleta rusa de la que hablábamos la semana pasada y que resisten muy pocos. A algunos atribulados comienza a pasarles factura, a esos que niegan  la crítica, a esos acostumbrados a favores arbitrales, a amaños de todo tipo... Pero no, no debe existir amargura en nuestras palabras. Cada mañana es un nuevo amanecer y eso es lo que te enseña la competición futbolística: podrán tirarte al suelo, humillarte, pero siempre llegará un momento para la revancha. Ahora, tras el partido ante el Sevilla Atlético comienzan las cuentas en una categoría más igualada en su parte alta que nunca. Y lo cierto es que el único cálculo válido y posible es el de sumar de tres en tres y esperar el veredicto de las dos últimas jornadas. Ni más, ni menos.



El Real Oviedo abrió su partido ante el filial sevillista como hacía mucho tiempo que no lo veíamos. Con, sí, que existe, "intensidad". Una presión a la salida de la pelota de los andaluces que obtuvo frutos en forma de un gol de Folch, que pudo ser mayor si Linares hubiera culminado con acierto su incesante, admirable (los que critican su edad deberían pararse a pensar en todo lo que corre y lucha) pugna para abrir una presión sensacional durante una primera media hora digna de aplauso y que se echa de menos en estas jornadas donde la gasolina física se ve mermada por la larga competición y, quizás más aún, por la presión competitiva y las exigencias perentorias de los muchos que aspiran al ascenso (cada vez que escucho eso del "objetivo", disculpen, me sale un sarpullido por el puñetero eufemismo).



Sin embargo, en el segundo acto, tras el gol de Chrsitian Fernández, regresaron los fantasmas. Un bajón físico descomunal permitió que los muy jóvenes chavales del filial sevillista se crecieran y atacaran con mayor agilidad. El gol de los andaluces llegaría en una jugada de desgraciado rebote que ocasionó el segundo de Ramón Folch -esta vez, en propia portería- y permitiera que asaltaran las dudas que nunca deberían haber llegado si la puntería hubiese permitido cerrar el partido mucho antes.



Sumar y seguir. Ese es el destino. Si el equipo de Juan Antonio Anquela es capaz de ofrecer lo mostrado en la primera parte ante el Sevilla Atlético, se puede estar tranquilo. Con un poco de mejor puntería, a ser posible. Mientras, el Vetusta -el filial azul- encara un partido de vuelta de la fase de ascenso ante los navarros del Mutilvera con una ventaja de 0-2 que esperemos sea definitiva. Bueno será poder contar con el concurso de los Steven Prieto, Borja Sánchez, Prendes, Edu Cortina, para apoyar en el tramo final a la primera plantilla, donde el impulso del aire fresco se antoja como clave. Esperemos que se siga sumando, que haya la posibilidad de pugnar en las eliminatorias por el ascenso. Sabedores de que el sufrimiento está ligado al azul, pero que la meta merece la pena.

MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: J.L.G.FIERROS 


Las Canciones de "Viajes al Fondo del Precipicio" (1)

LAS CANCIONES DE "VIAJES AL FONDO DEL PRECIPICIO" (1)

"Viajes al Fondo del Precipicio" se gestó en una situación personal bastante dura. En 2009 y hasta bien entrado 2010 yo estaba al borde del precipicio: sin apenas dinero, sin trabajo estable, sin dinero para poder pagar mi diminuto estudio y planteando el regreso a casa de mis padres (menos mal, que mi madre me dejó dinero para salir a flote en esos días de zozobra). Ganaba cinco euros limpios por cada crítica de conciertos que hacía para el diario "La Nueva España" y... nada más. Ni subsidios ni posibilidades de algún que otro ingreso. Bueno, sí, de vez en cuando, escogía unos cds de mi colección, los llevaba a "La Bomba Records" y me sacaba unos cuantos euros, con lo que la agonía continuaba. Realmente, había perdido la partida y pensaba que el desenlace era definitivo. 
Sólo me quedaba escribir, escribir, escribir, escribir y escribir. Había bastantes horas por delante en el día para hacerlo. Escuchar mucha música de lo que quedaba aún de mi colección y ver mucho cine. 
Unos buenos amigos me explicaron que desde el gobierno del Principado de Asturias se habían lanzado unas "ayudas a la creación literaria", que llevaban ya unos años concediéndose y que debería probar. Tan sólo había que presentar unos cuantos relatos de un proyecto de libro y así fue como "Viajes al Fondo del Precipicio" inició su camino. Saqué una ayuda de alrededor de 900 euros, un dineral para poder sobrevivir unos cuantos meses más de aquel 2009. Luego, unos meses después, a finales de junio de 2010, una llamada de teléfono cambiaría mi vida hasta hace muy poco. Pero eso es otra historia...
De momento, vamos con "Viajes al Fondo del Precipicio", que vería la luz en abril de 2012, inaugurando la Colección Turbulencias. Y allí, en el primer relato -"Compulsión"- ya aparecía Primal Scream con Kate Mosh de invitada cantando "Some Velvet Morning".




Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (y 9)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (y 9)

Siento una peculiar devoción por muchas bandas de rock australianas y una de las más queridas es The Beasts of Bourbon. Los conocí al poco de sacar su primer elepé, ya que el catálogo Hybrid estaba disponible en alguna de aquellas tiendas de discos de compra por correo que tan felices nos hacían la vida a much@s chic@s de provincias en los 80 y los 90.
La suerte me fue benévola y pude verlos en vivo en el desaparecido Parque del Piles en Gijón, y también he podido disfrutar en directo de muchos otros de los proyectos de algunos de sus componentes como Kim Salmon (en el Albéniz con los Surrealists) o el tristemente fallecido hace unas semanas Bryan Henry Hooper (en el Louie Louie). "Something to lean on" es una canción de Salmon que me encanta en la voz del siempre tremendo Tex Perkins. Aparece al final del libro "Vasos Sucios en la Madrugada", en el relato "Blackout", el decimocuarto y último del libro.


sábado, 19 de mayo de 2018

Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (8)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (8)

The Stranglers... otro de esos grandes retos que me planteé cuando colaboraba en el "Ruta 66". Conseguí, gracias al maravilloso archivo del Malvado Peter, acceso a un montón de "NME" y "Musical Express" que é poseía y puso, muy amablemente a mi disposición. De aquella, en los 90, no había ni wikipedias ni nada parecido. The Stranglers y The Damned no eran apreciados con la veneración de otras bandas y creo que de algo sirvieron esos exhaustivos informes para que se les valorara como merecen. Por mi parte, quedé atrapado con su música para siempre y son dos de mis bandas favoritas a las que, coas de la vida, he podido ver, al fin, en estos últimos años. ¡Y en un gran estado de forma!
De todo el repertorio de los Stranglers, "La Folie" es mi favorita: hipnótica, con un desarrollo que embruja. Durante unos años, en las largas noches de 1993 y 1994, solíamos ponerla en La Gran-Ja como último tema, a ver si la población grunjera se piraba a su casa. Obró el efecto contrario, y, tras unas noches, la gente se quedaba a escucharla entera. ¡¡¡No se iban!!!
Por supuesto, tuvo que caer un relato. Y en mi primer libro.


Color



El Tocadiscos. –

“Color”

ALBERTO & GARCÍA “El Buen Salvaje”
Boomerang
12 canciones. 13€


El grupo asturiano consigue, en su tercer álbum de estudio, mostrar toda la brillantez de una propuesta inusual y casi diríamos que única: un rock fuertemente enraizado en las músicas latinoamericanas. Llevaban tiempo trabajando en esa simbiosis tan poco habitual por estos lares y han logrado plasmarla con toda su personalidad en este nuevo disco.
Con una excelente labor arreglística y la expresiva voz de Alberto García, la formación asturiana se hace un hueco propio en un panorama donde es difícil encontrar a alguien con su propuesta, pero también con su destreza para manejarse en sonidos plenos y característicos. Si a ello se añaden colaboraciones de lustre como la de la chilena Soledad Vélez en la cumbia “Reina de la Selva” o la de Jorge Marazu en la bonita zamba “Pa que no vuelvas”, se redondea un disco de grandes ambiciones bien plasmadas.
Alberto & García consiguen mostrarse como un valor notable tanto por su singularidad sin parangón en el panorama nacional como por la maduración de sus argumentos. Son toda una realidad a seguir incluso más allá de lo que pueden llegar a ser sus propias influencias. Han encontrado su lugar con un álbum muy destacable y, a su manera, muy personal.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el suplemento "Culturas" del diario "El Comercio" el sábado 19 de mayo de 2018

jueves, 17 de mayo de 2018

Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (7)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (7)

Huuum... Tom Waits, sí, aparecía en un relato titulado "Blues para un jueves", que está basado también en el título de una canción de Morphine, que escuchamos en el sexto capítulo. Huidas, persecuciones, líos, una mujer fatal, todo tal y como lo relataba Mark Sandman en su canción.
En esta de Tom Waits -una de mis favoritas- todo está claro y resulta transparente.


miércoles, 16 de mayo de 2018

The Saints "Swing for a Crime"

Ruleta Rusa


Crónicas de Vestuario. -
"Ruleta Rusa"

Tras el partido del 24 de marzo de 2018 ante el Córdoba comenzó a acuñarse el término "finales". Quedaban diez "finales", se decía, y cuando se entra en esta clase de terminologías poco bueno se saca. El balance, a falta de tres "finales", es el de tres victorias y cuatro derrotas. Dentro de estas terminologías, ya se ha adaptado el concepto "objetivo", eufemismo que enmascara el verbo "ascender". También se echa uno a temblar cuando se imponen este tipo de conceptos. Palabras y eufemismos al margen, el Real Oviedo llega con algunas posibilidades de entrar en las eliminatorias por el ascenso, a pesar de que en los últimos cuatro choques sólo haya logrado una victoria y tres derrotas, además ante tres rivales directos como Numancia, Valladolid y Osasuna.

No comenzó mal el Real Oviedo en un campo maldito como El Sadar, donde no ha vencido nunca, y una ciudad poco propicia como Pamplona, en la que su último triunfo data de la temporada 1962-63, nada menos. En la primera parte, el conjunto de Juan Antonio Anquela supo frenar a los rojillos en el medio del campo con un trivote que funcionó bien y encontró el camino del gol por el centro, en un gran avance de Diegui Johannesson que supo filtrar el balón entre los dos desastrosos centrales navarros (el atolondrado Aridane y el brusco Miguel Flaño) para que Linares -en estado de gracia- marcase.

Paradójicamente, todo se vino al traste en el segundo acto. El equipo se echó atrás y los centrocampistas desaparecieron. No hubo el necesario control del partido, básico cuando estás ganando, y las deficiencias de unos centrocampistas de choque (el disminuido Ramón Folch, muy venido a menos tras jornadas fulgurantes, y un fundido Rocha) además del poco habitual Hidi, que se vino abajo físicamente en la reanudación, hicieron el resto para que el empuje de Osasuna obtuviese sus frutos. La entrada del talentoso trotamundos Fran Mérida hizo el resto. Se veía venir el peligro en las desaforadas ofensivas navarras, a la desesperada, que no encontraban respuesta alguna ni en el campo ni en el banquillo, con un sobrepasado Juan Antonio Anquela, incapaz de reaccionar con algún cambio. Malas y tardías fueron las sustituciones que lastraron el desenlace del partido.

Queda, pues, tras tan dolorosa derrota, asirse a la desesperada. A una esperanza exprés que pasa por quemar cada una de las etapas con nombre de final como si fuera una ruleta rusa. Uno se para a pensar en aquel film duro y sensacional de Michael Cimino: "El Cazador". A esa sensación de enfrentarse a la pistola en la sien. A saber que si suena la detonación, estaremos muertos, otra temporada más. Pensemos en sobrevivir a los tres disparos mientras suena esa vieja canción de los Lords Of The New Church "Russian roulette". No queda otra.

MANOLO D. ABAD
Foto: J.L.G. FIERROS

Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (6)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (6)

Descubrí a Morphine -tal y como conté en un extenso artículo sobre su obra que publiqué en la revista "Ruta 66" en 1999 si no recuerdo mal- al ver el vídeo-clip de "Buena" en la MTV de 1993, aquella con buenos programas musicales y no las patochadas que salen ahora. Siempre es reconfortante descubrir grandes grupos, da igual que estén ocultos en una segunda, tercera, cuarta o quinta fila, puesto que eso sólo son las circunstancias de la vida las que los sitúan en un determinado lugar. Es de tontos prescindir de todo eso, pero, ya saben, hay gente que sólo pretende deslumbrar de la manera más hueca, sin sentir, que en la música debería ser lo esencial. Aunque ya sabemos que hay much@s que habitan en un falso mundo de poses.
"Thursday" de Morphine lo llevaba todo en la propia canción, de modo que sólo hubo que modelar un poco el argumento con mujer fatal, noche, venganzas y huidas. Así quedó "Blues Para un Jueves", el duodécimo relato incluido en mi primer libro de 2008 "Vasos Sucios en la Madrugada".


martes, 15 de mayo de 2018

Died Pretty "Just Skin"

Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (5)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (5)

"La Asignatura de la Miseria" es otro de los relatos de "Vasos Sucios en la Madrugada" que toma el nombre de una canción. En este caso, de un grupo muy querido por mí, aunque no especialmente valorado: Barracudas y su "Grammar of misery". Aún los recuerdo en una actuación hace muchos años en Oviedo, en La Real y como había un grupo de entusiastas que contrastaba con otros "escépticos" (que, seguramente, ni los conocían) que se quedaron de piedra cuando Jeremy Gluck trepó al final de la actuación por una de las barras de la mítica (hoy ya derruida) sala ovetense. Remataron un concierto apoteósico, uno de esos que no se te borran, a pesar de la inicial frialdad de muchos.
Creo que Barracudas volverán a titular otro relato. Pienso en otra de mis favoritas: "Pieces Broken".

Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (4)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (4)

"Mata a un jubilado (no es pecado)" es el octavo relato de "Vasos Sucios en la Madrugada" y toma su título de la canción homónima de los primeros tiempos de Seguridad Social. Conocí bien esos de los valencianos gracias a un compañero de la facultad de Historia, que, al año siguiente, se fue a Valladolid a estudiar ya que tenían asignaturas de Arqueología que era lo que a él le gustaba. Sacó un fanzine monográfico sobre el grupo -no me acuerdo del nombre- y me grabó una cinta de cassette con muchas de sus maquetas y canciones primerizas entre las que estaba ésta, que -las vueltas que da la vida- acabaría dando título a un relato mío.


Margot Kidder (1948-2018)


Antonio Mercero (1936-2018)


lunes, 14 de mayo de 2018

Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (3)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (3)

"¿De qué vas?", la canción del gran Rosendo aparece en el relato "Disco Man", en un diálogo revelador...


sábado, 12 de mayo de 2018

Resistir


El Tocadiscos. –
“Resistir”

THE DAMNED “Evil spirits”
Spinefarm Records
10 canciones. 14€

Menospreciados pero resistentes, The Damned sobrevivieron al punk (y a sí mismos) quizás porque jamás se tomaron en serio. Lo suyo era la diversión por encima de todo, nada o poco de revoluciones, y mucho de vivir intensamente hasta el fin de la noche. Quizás por eso llegue el menosprecio a un grupo que dejó su estela en la historia siendo pioneros en publicar un disco (en los dos formatos: single y álbum) o girar por Estados Unidos. La historia no te la pueden robar.

Primer álbum en una década y bien puede afirmarse que es un trabajo que aglutina todas sus vertientes: la punk, la postpunk y la que se marca himnos ineludibles. Como los clásicos que ya son tras cuatro décadas de trayectoria, caminan a su aire sin importarles más que la depurada producción de Tony Visconti. Y se agradece a un Dave Vanian en un sensacional momento de forma o los guitarreos desaforados del Captain Sensible, pero también las aportaciones del regresado Paul Gray o el protagonismo creciente del más nuevo Pinch.

A pesar de esa tendencia a rebajar sus méritos, el grupo que firmó álbumes esenciales que han crecido con el tiempo como “Neat neat neat”, “Machine gun etiquette”, “Strawberries” o “Phantasmagoria” se muestra a la altura de sus grandes creaciones con este nuevo trabajo, siempre que se tenga en cuenta que los tiempos, en cuarenta años, han cambiado mucho.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el suplemento "Culturas" del diario "El Comercio" el sábado 12 de mayo de 2018

Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (2)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (2)

"Disco Man", una de las grandes canciones de mis queridos The Damned, dio título al sexto de los catorce relatos incluidos en mi primer libro "Vasos Sucios en la Madrugada" (Septem Ediciones, 2008). Una historia muy negra con todos los ingredientes del género y ambientada en mi ciudad, Oviedo, con el Campillín o el Naranco como alguno de los escenarios de la historia.

Aunque no tiene mucha calidad de imagen, la actuación de The Damned es del legendario programa musical de TVE "Musical Express", de ahí la elección. Cuando los programas televisivos de música en España eran una delicia, no la bazofia actual estilo "OT" o "La Voz", perniciosos y estúpidos engendros que atentan contra todo gusto. 



Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (1)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (1)

Arrancamos un nuevo serial donde desgranaremos las canciones que aparecían en algunos de los relatos de mi primer libro "Vasos Sucios en la Madrugada". Ésta primera aparecía en el tercer relato del libro "Gin Fizz" y es de Leonard Cohen, por lo cual sobra casi cualquier otro apunte.


Havalina "Malditos Mamíferos"

viernes, 11 de mayo de 2018