Justos por pecadores

Justos por pecadores

jueves, 18 de diciembre de 2014

Virna Lisi (1936-2014)


domingo, 14 de diciembre de 2014

Bajo la presión


Crónicas de Vestuario. –“Bajo la presión”


“Under the pressure” (Bajo la presión) es una de las grandes canciones incluidas en el soberbio tercer álbum de los norteamericanos The War On Drugs. Bajo la presión vive el Real Oviedo, la de los resultados, la de los anhelos de salir de este pozo en el que se encuentra y a la que, en la desapacible tarde del sábado, sumó una más: la de las condiciones climatológicas. Asimilar el juego a esas características que marcó la constante y abundante lluvia caída durante toda la jornada era el principal reto para enfrentarse a un Compostela que, en esta temporada, tampoco ha sabido moverse bajo la presión de unas aspiraciones de ascenso que les han atenazado en múltiples ocasiones.


Tardó un cuarto de hora el conjunto azul en adaptarse a las dificultades que el terreno de juego le ofrecía, en especial una banda derecha anegada por el agua. La porfía por cada balón era constante, en un cuerpo a cuerpo donde el esférico generaba situaciones peligrosas cuando se detenía en los múltiples charcos. Había que moverse en esa tensión generada en cada pelota, en todo lo inesperado que podía suceder en cualquier jugada aparentemente inofensiva. Los balones parados se convertían en el mejor recurso para crear las ocasiones más claras y así llegó el gol de Jonathan Vila tras peinar uno de esos lanzamientos de falta. A partir de entonces, el conjunto azul dominó la extraña batalla bajo la lluvia y manejó la presión en su propio beneficio, buscando pelotas en largo y renunciando al toque obligado por la adversa climatología.


El Compostela, equipo que se ha reforzado con buenos jugadores como Teles -estilista portugués de Funchal cedido por el Deportivo de La Coruña- interpretó el fútbol adecuado en la reanudación, empujando al Real Oviedo contra su área. La entrada de Mon y de Quim “El Mago” Araújo –negado esta temporada de cara a puerta- acrecentó el dominio de los gallegos que llegaron a inquietar con un mayor despliegue físico. Paradójicamente, tras frustrar el empapado césped su ocasión más clara, el once azul se soltó el peligro santiagués y abrió unos minutos donde pudo sentenciar el encuentro. La primera, en una mano clarísima de Marcos Rodríguez que empuja con su brazo dentro del área en las mismísimas narices del nefasto trencilla Cid Camacho, otro más para engrosar ese peculiar colegio sueco de los que no quieren complicarse la faena ni ante lo más claro que suceda dentro de cualquier área. Luego, Eneko y Josep Señé no resolvieron dos ocasiones clamorosas y llegó el momento del sufrimiento, de más presión ante la desesperada ofensiva de los de Iñaki Alonso. Volvió a sonar otra canción, el célebre hit de 1982 “Under pressure” en las voces de David Bowie y Freddy Mercury para gloria de un Real Oviedo que rompe la racha de líderes caídos (en esta ocasión, ellos mismos) que se dejaban su vitola en el Tartiere. Los azules se afianzan, sabedores de que el camino –aunque largo y plagado de dificultades- cada vez se va acortando más y con una mejor gestión de sus múltiples presiones.


MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: JOSÉ LUIS GONZÁLEZ FIERROS
Publicado en el diario "El Comercio" el domingo 14 de diciembre de 2014


sábado, 13 de diciembre de 2014

A puerta cerrada


Vetusta Blues. –“A puerta cerrada”


Como toda ciudad, Oviedo esconde rincones oscuros, lugares de los que avergonzarse, donde los errores de sus dirigentes tratan de permanecer ocultos, a salvo de miradas indiscretas. Pero sus dimensiones no pueden esconderse tan fácilmente y se erigen como extraños monumentos a las malas gestiones, a la megalomanía de lo que llegó a ser un régimen en la ciudad –el gabinismo- y que hoy trata de transformarse en algo distinto, con la vista puesta en la incertidumbre de unas elecciones municipales dentro de cinco meses.

Lugares inhóspitos que albergaron momentos de gloria –así es para quienes tuvimos oportunidad de disfrutar de grandes conciertos- como la Plaza de Toros se muestran como edificios inútiles devorados por la ruina mientras los encargados de salvarlos se enfrascan en ese partido de ping-pong en el que nada se resuelve para gloria de sus intrigas políticas y para ruina de la ciudad y de sus habitantes.

Hay más construcciones en Oviedo, inacabadas, en espera de ser rescatadas de la ruina, a punto de estrenarse pero sin que ese momento llegue, como bien hemos podido leer hace unos días en las páginas de EL COMERCIO. Y también están los planes de resurrección -que ahora que llegan las elecciones se apresuran a anunciarnos- como la de un pabellón de deportes en Ciudad Naranco donde se quiso montar ese spa del que hablamos en esta misma columna hace poco. Leo el proyecto y me quedo un poco asombrado por la nula amplitud de miras, no sé si fruto del desconocimiento o de las apreturas. ¿Una capacidad para tres mil espectadores? ¿Por qué no los cinco mil que exige la ACB a los clubs de básket para entrar en su Liga ahora que el C.B. Oviedo aspira a subir a la máxima categoría del baloncesto español? Me quedo anonadado y no dejo de darle vueltas. También sería deseable que, si se plantea la posibilidad de montar conciertos allí, se realice el conveniente estudio para que la sonoridad no sea un festival de rebotes…de sonido, no de los que capturan Juanjo García, Schreiber y compañía.

Volviendo a esa Plaza de Toros de nuestros dolores, este mes se reúnen otra vez los de la Comisión de Patrimonio, como cada semestre. ¿Volverán a hacerse los suecos y no adoptar ninguna resolución para que este vergonzoso asunto de la Plaza de Toros se aclare? Mucho nos tememos que sí, porque parecen enquistados en su inoperancia, satisfechos de reunirse para no tomar ninguna decisión, felices por ver cómo un edificio que podría abrir muchas posibilidades a Oviedo se pudre en una galopante ruina para gloria del Señor (ejem) de la Ería y sus carpas multichachiguays y demás sonrojantes manejos que, parece, que volverán el próximo septiembre por encima de quién sea el elegido en las urnas, por encima de cualquier legalidad.

MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 13 de diciembre de 2014

viernes, 12 de diciembre de 2014

The War On Drugs "Under the pressure"

lunes, 8 de diciembre de 2014

Lou Reed "There´s no time"



This is no time for celebration
This is no time for shaking hands
This is no time for backslapping
This is no time for marching bands
This is no time for optimism
This is no time for endless thought
This is no time for my country right or wrong
Remember what that brought
There is no time
There is no time
There is no time
There is no time
This is no time for congratulations
This is no time to turn your back
This is no time for circumlocution
This is no time for learned speech
This is no time to count your blessings
This is no time for private gain
This is the time to put up or shut up
It won't come back this way again
There is no time
There is no time
There is no time
There is no time
This is no time to swallow anger
This is no time to ignore hate
This is no time to be acting frivolous
Because the time is getting late
This is no time for private vendettas
This is no time to not know who you are
Self knowledge is a dangerous thing
The freedom of who you are
This is no time to ignore warnings
This is no time to clear the plate
Let's not be sorry after the fact
And let the past become our fate
There is no time
There is no time
There is no time
There is no time
This is no time to turn away and drink
Or smoke some vials of crack
This is a time to gather force
And take dead aim and attack
This is no time for celebration
This is no time for saluting flags
This is no time for inner searchings
The future is at hand
This is no time for phony rhetoric
This is no time for political speech
This is a time for action
Because the future's within reach
This is the time
This is the time
This is the time
Because there is no time
There is no time
There is no time
There is no time
There is no time

Luna "Tracy I love you"



Tell me stories on my birthday
Buy me gifts on Halloween
She's pretending not know me
But I know where she's been
Change your name and change
Your number
I'm gonna find you anyhow
I have been through all your things
Asking when and how and why
I spend too much time in airplanes
Eating peanuts
And getting high
Don't know why I can't stop smiling
When I only need to cry

domingo, 7 de diciembre de 2014

The Church "Tantalized"



God I've been asleep so long, I've been away
Back from software limbo the natives call today
I let their promises bind me
I let seductive logic blind me
I embraced a machine, I went through the routine
And I hid from the people who were trying to find me
Till the day comes when you realize
Otherwise you never care
Pandora's box reveals a new surprise
Can't wait to see your eyes, now you've been tantalized
For a hundred and one voluptuous days I broke the law
The labyrinth was closing so we panicked up a door
I let their wanton flesh obsess me
I felt their dreams and drugs assess me
I was hired and fired yet never inspired
Flattering, chattering words to impress me
All that glittered had me mesmerized
Otherwise I would have dared
Guess the nature of our enterprise
Can't stop to sympathize, how you've been tantalized
I turned up in some harsh doomed city on another plane
I couldn't believe the room I got or the guests I entertained
I felt the dirty streets surround me
I let the buzzing swarm confound me
I gave money to ghosts, I insulted my hosts
I could never get off the stuff that spellbound me

sábado, 6 de diciembre de 2014

The Dubrovniks "Audio Sonic Love Affair"

">

The Saints "Let´s pretend"



We all take a drink from the cup
then she politely knocks it over
I said I think that I've had enough
& she says no no this is not over
because there is no innocence or beauty in
what I have seen in your face
so let's pretend
I got up to take a walk across the floor
but my feet they would not hold me
she said you should never have come into this bar
& I say no I should never have come in
but I had been sold down the river to
somebody sold me
it could have been you
So every day time slips away
there is nothing to contain it
These eyes of mine don't see the sense
of trying to control it
because every time you stand up
you're bound to fall
& sometimes we just pretend
Have you ever seen a blind man as he stumbles & falls
Me I am just like the blind man
my hands are tied & I can't see anymore
So I take a drink from the cup
then she politely knocks it over
I said I think that I've had enough
& she says no no this is not over
because there is no innocence or beauty in
what I have seen in your face
so let's pretend

De baldosas-trampa y otras llovidas


Vetusta Blues. –“De baldosas-trampa y otras llovidas”


La lluvia ha venido para quedarse en Oviedo, con algo de retraso respecto a otros años. Hemos gozado de un inicio de otoño espléndido, ideal para disfrutar de los colores pardos y rojizos que iluminan el Campo de San Francisco. Pero también la lluvia concita nuevos problemas, ocultos por la bonanza del tiempo casi primaveral. La primera es descubrir cómo se han multiplicado las baldosas-trampa. ¿Cómo? ¿No las conocen? ¿Nunca les han empapado hasta casi la cara tras pisar una de ellas colmada de agua y barro? Los restos de ferias, tránsitos de vehículos pesados y otros aplastantes transportes destruyen los suelos de la ciudad con una atroz persistencia, año tras año. Quizás sea la esclavitud que pagamos los ovetenses por tanta zona peatonalizada, un lujo para el paseo… siempre y cuando no les toquen los días y las horas de carga y descarga, claro. Porque entonces la plácida travesía se convierte en una de las muchas carreras de obstáculos de nuestro devenir diario por las calles de la ciudad.

El suelo que pisamos, por cotidiano, apenas nos hace detenernos en los detalles, inmersos como estamos en temas trascendentales y –sí, por supuesto- vitales. Ello trae a mi memoria el desdén de un famoso traumatólogo que despreció un uñero que me estuvo torturando durante más de tres años. Recuerdo haberle espetado al médico lo siguiente: ¿sabe usted cuantas veces pisamos al día? Pues por cada una de esas ocasiones sepa que yo siento dolor. A continuación, el adolescente fastidiado que no podía practicar deporte a causa de la soberbia negligencia de un doctor que quizás prefiriese resolver graves y grandes problemas en articulaciones diversas, contó con la complicidad de su madre que acabó encontrando a otro titulado y gran persona que le solucionó el asunto para siempre. Otras baldosas con peligro son las deslizantes. ¡Atención a ellas! Nuevas, sin pulir, sin cierto empedrado por donde discurra el agua, resultan letales. Me fijo en como hay calles donde el modelo de baldosas que pisamos cambia cada pocos metros, lo que tampoco ayuda.

Y ya que mencionamos en el título a “otras llovidas”, en recuerdo a aquella acepción (“llovida asturiana” como respuesta a la “movida madrileña”) que acuñase Juanjo Barral hace muchos años en el extinto diario “Correo” para referirse a la efervescencia cultural en la Asturias de finales de los 80, hay más elementos nuevos que nos trae el aumento de la pluviosidad. Por ejemplo, esta misma mañana, un salvaje con un BMW que se aproximó a un charco limítrofe con la acera sólo para darse el retorcido placer de salpicar (y bañar, maldito animal) a una octogenaria que paseaba con su bastón con evidente dificultad. Lástima no haber anotado el número de su matrícula… O la batalla de los paraguas, visto que nadie encuentra el momento de evitar el choque, como en aquella canción de Toli Morilla “Alquitrán” de su estupendo álbum “Entropía”. Esperemos que, según vaya avanzando el otoño hacia el invierno, la gente vaya acostumbrándose a las nuevas circunstancias y podamos encontrar un poquito, solo un poquito, de buena educación para convivir sin sobresaltos.


MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el sábado 6 de diciembre de 2014

viernes, 5 de diciembre de 2014

Kim Salmon & The Surrealists "I won´t tell"

">

Flesh For Lulu "Postcards from Paradise"

">

En manos del azar


Crónicas de Vestuario. –“En manos del azar”

Dice un proverbio chino que “el momento elegido por el azar vale siempre más que el momento elegido por nosotros mismos”. La Copa siempre ofrece la posibilidad de la intervención del azar, de la sorpresa, aunque el formato a doble partido se empeña en negar las sorpresas que pueden darse en lo que debería ser el ejemplo a seguir: la F. A. Cup -la Copa de Inglaterra- donde las eliminatorias previas se suceden a un solo encuentro en el terreno del rival de inferior categoría. Quizás por eso, ninguno de los dos equipos pareció excesivamente preocupado por dejar transcurrir un primer acto sin apenas incidencias reseñables. La Real Sociedad no quería, envuelta en un ritmo cansino a la espera de un zarpazo que no llegó; el Real Oviedo reducía su entusiasmo a las tareas de contención y cuando superaba la mitad del campo no se atrevía a desplegarse con la fe y la alegría con la que lo hace en el torneo liguero.


La segunda parte, en cambio, transitó por el terreno de las emociones, que en Copa siempre suelen ser fuertes. La entrada del canterano David González en lugar de Diego Cervero brindó mayor entusiasmo que acabó por contagiar hasta al casi siempre gélido Josep Señé. 



El conjunto guipuzcoano trataba de seguir durmiendo el partido, que las emociones no se desbordasen, que el ritmo no existiese y que, quizás también entregándose al azar de una jugada o una falta aislada, rematar la faena con un gol de valor doble que no llegaría a pesar de las ocasiones de Hervías –canterano del Sanse-  y por dos veces Finnbogasson, el decepcionante punta que había llegado con la vitola de máximo goleador de la pasada Liga holandesa y sólo demostró torpeza, además de llevarse la “tarjeta del tonto” por una absurda y reiterada protesta. Por la parte azul, espoleados por el alimento de la grada y con las ganas del meritorio, tuvo la suya en una pugna de Omgba que acabó con el jugador azul víctima de un claro penalti que el mayor de los Teixeira Vitienes no quiso ver, en esa tradición de la escuela sueca de eludir cualquier jugada polémica en las áreas.


Nos encontramos así con un partido de vuelta en las manos del azar para conseguir una sorpresa o bien que se imponga la lógica, el valor de una ciencia que supone la victoria del más poderoso, el conjunto txuri urdin. Del lado azul queremos agarrarnos a las palabras que un día pronunciara Luis Buñuel: “La ciencia no me interesa: Ignora el sueño, el azar, la risa, el sentimiento y la contradicción, cosas que me son preciosas.”. Por su parte, los donostiarras, pretenderán hacer suyas las de Voltaire: “Azar es una palabra vacía de sentido, nada puede existir sin causa”. En quince días saldremos de dudas, mientras soñamos con que alguien tome el relevo de Santiago García Barrero en los 80 y ese torneo que tantas sensaciones amargas ha entregado al conjunto azul sea, esta vez, benévolo.


MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: JOSÉ LUIS GONZÁLEZ FIERROS
Publicado en el diario "El Comercio" el viernes 5 de diciembre de 2014



jueves, 4 de diciembre de 2014

Ian McLagan (1945-2014)

">

martes, 2 de diciembre de 2014

The Afghan Whigs "Going to town"

">

Band Of Horses "Blue beard"

">

lunes, 1 de diciembre de 2014

Contra el muro


Crónicas de Vestuario. –

“Contra el muro”

Transcurridas las pruebas de líderes en casa llega el momento de encontrarse con equipos correosos, ultradefensivos e incómodos. Conjuntos contra los que hay que ser efectivo, sí,  pero también imponer la propia capacidad creativa y mostrar el poderío que se espera de un cuadro como el dirigido por Sergio Egea. Sin embargo, la primera parte del encuentro contra el Zamora no se caracterizó ni por su ritmo ni por las dosis de ambición suficiente para vencer a un conjunto muy ordenado, con las líneas muy juntas, entregado al esfuerzo supremo de dejar su portería a cero y esperar que alguna escaramuza al contragolpe prosperase. Los zamoranos la encontraron con Manu Gavilán en una gran primera parte y consiguieron llevarse un enorme botín.


El Real Oviedo del primer acto no encontró el ritmo en ningún momento ni consiguió mandar en el partido. Movió el balón en busca del gol pero apenas se encontró con ocasiones. Demasiado lento, incluso por momentos algo apático ante la telaraña planteada por Roberto Aguirre. Y cuando el equipo azul lograba rematar se encontraba con un inspirado Cantero.


La segunda mitad fue completamente distinta. El conjunto ovetense empujó hasta sitiar al Zamora en su terreno. Infructuoso afán pues no era el día, como una fecha no señalada donde todo se conjuró para que la espléndida racha azul se terminara. La entrada de Borja Valle por un desafortunado Generelo dio más profundidad y la de Diego Cervero ofreció más posibilidades al ataque azul, buscando asociarse con el siempre intenso Linares. Pero los rojiblancos se mostraban como un infranqueable muro, sitiados, sacrificados en las labores defensivas, tratando de aprovechar cualquier recurso para detener las corajudas acometidas del torrente ofensivo de un Real Oviedo guiado por Héctor Font y Néstor Susaeta.


“Con audacia se puede intentar todo, mas no conseguirlo”, dijo Napoleón y esa máxima se le podía aplicar al once azul derrotado por el Zamora. Una misión imposible contra el muro. Y cuando se perforó la portería de Cantero en un remate tras un control de Linares, el árbitro López López (apellido que nos retrotrae a aquel jugador de los años ochenta que vistiera la camiseta azul) lo anuló por mano del aragonés. Nada, no había manera, era uno de esos días fatídicos en que los hados se conjuran para malograr los objetivos. Sólo queda esperar que vuelvan los días mejores y que sea pronto, cuanto antes. En un camino largo aparecen, a veces, piedras y obstáculos inesperados. Aprender de los errores es el reto y superarlos, la mayor victoria.


MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: JOSÉ LUIS GONZÁLEZ FIERROS
Publicado en el diairio "El Comercio" el lunes 1 de diciembre de 2014

sábado, 29 de noviembre de 2014

En las librerías


Vetusta Blues. –“En las librerías”


Tomémonos un pequeño descanso entre todo este ajetreo de malas noticias, de hastío. Sumerjámonos en el mundo más interactivo que existe, como bien apuntó Francisco Umbral: el de la lectura de un libro. Enroscarse en las estanterías y buscar es otro placer. Nada de cliquear y cliquear, tocar con tus manos cada ejemplar, contemplar portadas, leer en las contraportadas sobre el autor y su obra. Un disfrute total que jamás podrá ser sustituido por el mundo virtual donde pretenden encerrarnos. Las librerías son un reducto de humanidad, como las bibliotecas, las tiendas de discos o cualquier establecimiento hostelero. Se habla, se escucha, se vive, se piensa. Ayer fue el día de las librerías, en pleno otoño, y había que celebrarlo empapándose de libros y de vida.

Los estudios de Humanidades viven en un permanente estado de sitio. No sirven para nada, dicen los pragmáticos que lo resuelven todo con la tiranía del dinero, con el vacío de lo supuestamente necesario. Y es en momentos de crisis cuando el abrazo de la cultura resulta más necesario. Aún con el propio acoso del estado que se empeña en penar con un desmesurado iva el placer de la literatura, de la música, del cine o del teatro. Sí, es un lujo, un lujo que nos hace libres. Que nos mantiene a salvo de salvapatrias, de voceros, de mentirosos, de todo lo que vomita la televisión. Las letras, las humanidades, ayudan a pensar por uno mismo que es la mayor cumbre que puede alcanzar un ser humano. Pensar, discernir, escoger. En esta España de nuestros dolores se pretendió crear una fuerza de trabajo ágrafa, dominada por los valores del dinero y del poder impulsados por la televisión y así estamos. Envueltos en un mundo de imbéciles integrales que pretende sólo fama y dinero cuanto antes y de la forma más fácil posible. Carne de polígono y discoteca cutre, de coches tuneados, de tatuajes extravagantes. Una fachada rutilante y un interior podrido.

Rebusco el nuevo libro de Greil Marcus “La historia del rock´n´roll en diez canciones”, lo último que han publicado los de Sajalín –siempre cuidadas ediciones- de mi adorado Edward Bunker y remato la compra con el reciente libro de mi querido José Luis Piquero “Cincuenta poemas. Antología personal (1989-2014)”. Combustible para afrontar los días fríos que se avecinan y para enfrentarse a todo lo que nos llega, ese tiempo de elecciones donde habrá que pensar más que nunca, elegir y creer que un tiempo mejor está por llegar.


MANOLO D. ABAD
Foto: ÁLEX PIÑA
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 29 de noviembre de 2014

jueves, 27 de noviembre de 2014

Hoy en Oviedo


sábado, 22 de noviembre de 2014

Las ruinas del spa


Vetusta Blues. –“Las ruinas del spa”

Leía, hace unas semanas, en EL COMERCIO uno de esos estupendos reportajes en profundidad que nos brinda la redacción de Oviedo todos los domingos sobre el fallido spa de Ciudad Naranco, los dimes y diretes de uno de esos asuntos que avergüenzan a cualquier ciudadano y que deberían sonrojar a los dirigentes políticos. Ejemplo de pésima gestión, ese spa representa –al igual que otras ruindades de cemento y especulación- cómo se ha tirado por la borda la oportunidad de progreso en nuestro país, en nuestra ciudad.

Pasearse por la zona y contemplar el desolador paraje de un proyecto a medio hacer me traslada a todo lo que se ha echado a perder, millones de euros y toneladas de ilusiones en este camino de piedras que hoy toca transitar. Uno se hubiera conformado con una piscina en la zona, que funcionase con regularidad y a un precio asequible, para calmar una espalda que se empeña en protestar muchas mañanas. Pero no, aquella palabra mágica, “spa”, parecía evocar sensaciones de lujo y distinción, como casi todas las promesas con las que nos han embaucado la mayoría de los políticos en todos estos nefastos últimos años. Un mundo de ilusión y fantasía, de bienestar, que sólo vive una minoría cada vez más alejada del ruido de la calle, donde toca apretarse el cinturón y evitar el abismo con dignidad. Quienes se embarcaron en aquel viaje pagan hoy sus consecuencias. Los que se creyeron ese mundo irreal donde todo estaría al alcance de la mano con un chasquido de los dedos, descubren tarde, demasiado tarde y con alto coste para sus vidas, que ni existen los duros a cuatro pesetas ni se alcanzan muchas cosas en poco tiempo. Que nuestros padres sufrieron para conseguir lo que disfrutábamos a base de un gran sacrificio y que lo que prometían bancos y políticos se lo han embolsado ellos a costa de perder nosotros lo poco que se había logrado. Un spa en ruinas es lo que nos han dejado, mientras nos abrazamos a una cultura abandonada y casi prohibida con un indigesto IVA tratando de olvidar tanto abuso y mala gestión. Que la música, el cine y la literatura nos consuelen de tanto dinero dilapidado.

No debería perdonarse el que se juegue con las ilusiones y esperanzas de la gente de esa manera, pero así ha ocurrido y, esperemos, que la lección valga para que esto no se repita. Para que las ruinas de proyectos millonarios que, supuestamente, venían a traer trabajo y bienestar a todos sean el testimonio de gestiones nefastas que todos los ciudadanos hemos debido pagar. Y en ese paradigmático Oviedo de los palacios mal trazados, caros e inútiles, hay la oportunidad de conquistar espacios que no queremos que sean ruina, cemento baldío como monumento a las malas artes, al dispendio y a la irresponsabilidad de sus dirigentes.

MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel  del diario "El Comercio" el martes 2 de diciembre de 2014


jueves, 20 de noviembre de 2014

Tom Verlaine "Clear it all away"

">

Los Clavos "Revolution nº 10"

">

Proscritos "Cayendo"

">

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Tom Verlaine "The funniest thing"

">

martes, 18 de noviembre de 2014

Ken Takakura (1931-2014)