Justos por pecadores

Justos por pecadores

martes, 21 de octubre de 2014

La memoria de los malditos


Crítica. Música. –
“La memoria de los malditos”
KACTUS JACK+PINGÜINO

Lata de Zinc, Oviedo.
Viernes 17 de noviembre de 2014.

Cuando el pasado se ignora, el presente se empeña en repetir los peores errores cometidos. A algo así estamos abocados en tiempos donde la desesperación conduce a abrazar dogmatismos, en que se niega ese pasado por el interés de muchos que no se enteraban de la fiesta en su día y que hoy tratan de disimular tapando lo sucedido. Sí, ese Xixón Sound que tanto descoloca a algunos, que los deja fuera de situación ahora que se han labrado una posición y que pretenden oscurecerlo, llenarlo de penumbras e infundios para alcanzar el culmen de ese espacio donde se sienten tan cómodos.

Por eso resulta un placer reencontrarse con unos Kactus Jack pioneros que se quemaron en las llamas de conciertos incendiarios para una leyenda que unos pocos podrán recordar –no esos hipsters que tanto visten desde sus púlpitos ahora, claro- y cuyo legado palidece en grabaciones apresuradas que no están a la altura de esa memoria, convirtiéndolos en malditos tipo Flamin´ Groovies: conciertos increíbles, álbumes alejados de esa intensidad. Y allí estaban, dispuestos a reverdecer laureles, veinte años después que han transcurrido volando y que aún les mantienen en lo suyo. No hay mayor triunfo en estos tiempos de confusión que poder seguir haciendo lo que más te gusta. Poder vivir aquellos días, un privilegio irrepetible; sobrevivir, una prueba de carácter; revivirlo, esa sensación intangible de que lo que ha pasado ha merecido la pena.

Abrieron Pingüino, el trío de Cangas del Narcea que es como un terremoto de guitarras de herencia Seattle –aunque con quienes más podría emparentárseles es con los irrepetibles Sugar del eminente Bob Mould- que no conoce complejos en estos tiempos de lo políticamente correcto. “No follas nada” se ha convertido en himno ahora que la censura les ha hecho célebres tras su abrupta aparición en un programa de la televisión autonómica, casi al estilo de aquellas matinales en la cadena estatal de emisiones míticas como “Pista Libre”, “La Bola de Cristal” o “Caja de Ritmos”. Pingüino han firmado un gran primer álbum como “Gente formal”, digno heredero de unos malditos que dieron veladas de gloria y situaron el rock asturiano en una vanguardia que hoy muchos acomplejados pretenden ocultar y que no conseguirán por muchos premios, eventos y lugares que pretendan ocupar con su ignorante e interesada postura.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el martes 21 de octubre de 2014

The Traveling Zoo "If a storm is about to come"

">

lunes, 20 de octubre de 2014

El aire del "jorobu"


Crónicas de Vestuario. –
“El aire del jorobu”
El aire de les castañes trajo una victoria por goleada en la calurosa tarde de Desarme en Oviedo. Tras la esforzada victoria copera ante el sólido UCAM Murcia y que los dieciseisavos traerán viejas cuentas pendientes contra la Real Sociedad, el regreso a la realidad liguera traía a un nuevo filial -el Celta B- con todas las incógnitas que tiene enfrentarse a estos equipos. Ya se sabe, por experiencias tan negativas como la derrota ante el Valladolid Promesas, que todo es posible frente a estos conjuntos, capaces de lo más inaudito y sorprendente.


Tocó la versión azul más segura y contundente frente a un filial celeste que siempre quiso jugar y no perderle la cara al partido. Tras unos compases iniciales de tanteo, el Real Oviedo comenzó a empujar con más fuerza arriba y así llegaron los primeros saques de esquina, origen siempre de peligro en los azules. Un barullo en el área gallega lo resolvió Miguel Linares, iniciando así su tarde de gloria con un hat-trick remachado con un tercero desde el centro del campo en la segunda parte. La fe de este jugador contagia a sus compañeros y comunica con la grada. Esa comunión tan necesaria con la afición encuentra en el “9” azul su mejor vía de transmisión. Hacerse fuertes en casa es algo fundamental para alcanzar el objetivo señalado. El reto ahora es ampliar esa solvencia a los encuentros fuera de casa.


La segunda parte nos deparó una lluvia de goles, aunque todo arrancase de la jugada clave del partido. Corría el minuto 4 cuando Esteban atajaba un cara a cara con Samuel, uno de los mejores del filial vigués. El saque posterior del portero avilesino llegaba a Linares que acabaría resolviendo por segunda vez tras combinar brillantemente con Héctor Font. De un posible empate a un gol a un 2 a 0. La locura llegaría con el tercero de Linares desde el centro del campo. Como sería la celebración, que los gallegos aprovecharon la euforia para anotar su gol del honor. 


A partir de aquí, fiesta del Desarme: comidos los garbanzos con espinacas, saboreados los callos, llegaba el momento de disfrutar de un buen arroz con leche. Fue la hora de ese Omgba que no sabe de relajaciones ni de descanso y que marcaba el quinto, el célebre “jorobu”, de nuevo en el marcador del Tartiere. Momentos para disfrutar de un camino aún muy largo donde el nuevo desafío es trasladar la contundencia casera más allá del Nuevo Tartiere. Oportunidad de oro el próximo domingo en Miramar ante un Marino en horas bajas, para abrir un ciclo de tres partidos frente  a conjuntos asturianos antes de afrontar una nueva prueba de fuego ante el Real Murcia y cerrar el primer tercio de competición donde ya se podrán efectuar las primeras valoraciones serias.

MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: JOSÉ LUIS GONZÁLEZ FIERROS
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el lunes 20 de octubre de 2014


sábado, 18 de octubre de 2014


Vetusta Blues. –
“Planes, decisiones, propaganda, elecciones”

Hace ya casi un mes que está sobre mi mesa, atiborrada de papeles en perfecto desorden, un folleto que recogí de mi buzón con una portada que invita: “Plan Oviedo Decide”. Al pasar la página, me encuentro con una carta de Agustín Caunedo –no nos especifica que es el excelentísimo alcalde de la ciudad- en la que nos exhorta a “definir el Oviedo que los ovetenses quieren construir y disfrutar en los próximos diez años”. Todo un “derecho a decidir” sin enfrentamientos ni quiebras. A continuación, el alcalde –bueno, Agustín Caunedo- nos realiza a los ovetenses una serie de preguntas que pueden ser enviadas a un apartado de correos con franqueo en destino que ya no puedo vislumbrar porque tengo la maldita costumbre de escribir con mi bolígrafo en el primer papel que tengo a mano en mi mesa: Por eso mismo, aprovecho esta oportunidad para responder a sus cuestiones desde aquí. Además, le ahorro los gastos de correos, no me diga que no soy considerado, con la crisis que  hay voy a salirle gratis.

Primera pregunta: ¿Cuál es tu valoración general de la ciudad de Oviedo? Como ovetense que ha luchado por sobrevivir en su ciudad, no podría ser de otra manera: buena. Adoro a mi ciudad por encima de todos sus defectos. Eso sí, cuando tratan de vendérmela como referencia en el norte de España, no puedo evitar el palidecer ante el brillo de otras capitales como Bilbao, San Sebastián o Santander.

Apartado “A”: ¿Cuáles son sus puntos fuertes? El Prerrománico, un maravilloso parque en el corazón de la ciudad, su casco antiguo, su centro urbano, su gastronomía, el tener todo a mano, el carácter acogedor de sus gentes, sus calles peatonalizadas…

Apartado “B”: ¿En qué crees que debería mejorar? En sus lamentables circunvalaciones, en sus infraestructuras de raquíticos equipamientos de todo tipo (deportivos, culturales), en barrios abandonados, en la poca valoración de sus puntos fuertes, en una oferta cultural teñida de convencionalismos provincianos,… Hay más, pero estos son los que se me ocurren así, a vuelapluma.

Segunda pregunta: ¿Y la zona donde vives? Apartado “A”: ¿Qué aspectos positivos destacarías? Como he elegido vivir en el centro, un sinfín de ventajas. No necesitar ningún transporte, tener todos los servicios a un paso, disfrutar de un centro de la ciudad activo, vivo.

Apartado “B”: ¿Qué necesidades percibes en tu entorno? Echo de menos a unos pequeños comercios que, paulatinamente, van desapareciendo sin que se haga nada por remediarlo.
Pregunta final: Por último, nos gustaría que nos ayudaras a construir el Plan de Oviedo para los próximos diez años con ideas o proyectos que consideres positivos para el futuro de nuestro municipio. Pues mire, Don Agustín, creo que estamos ante una oportunidad histórica de redefinir urbanísticamente Oviedo. De hacerla que respire, así que, como bien destacaba un profesor mío en la Facultad de Geografía e Historia cuando cursaba la carrera, Don Ramón Alvargonzález, que no predomine el cemento, como fue el empeño de su predecesor. Nada de rascacielos inhumanos, ostentosos a todas luces para una población como Oviedo. Dése una vuelta por el barrio de Viesques en la vecina Gijón y observe su diseño: espacios amplios, grandes zonas verdes, edificios a una misma altura. Amplios solares (La Vega, Fábrica de Gas, el Cristo) se abren para un renacimiento de esta ciudad recoleta y con encanto. Que los proyectos no se queden en el papel mojado de la propaganda.

MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 18 de octubre de 2014

viernes, 17 de octubre de 2014

Otro líder caído más


Crónicas de Vestuario. –
“Otro líder caído más”

Por mucho que nadie quisiera hacer mención del tema, la visita del UCAM Murcia era toda una reválida para la entidad azul. De un lado, superar la tercera eliminatoria tenía un jugoso premio económico para liberar un tanto las arcas del club: jugar la siguiente fase, los dieciseisavos de final de la Copa del Rey contra un equipo europeo. Si la lotería quiere, Barça o Real Madrid serían el premio gordo. Por otra parte, la deportiva, la de una nueva prueba ante un rival con el que, dentro de unos meses, el conjunto azul podría cruzarse en una hipotética eliminatoria. Los murcianos de la universidad católica lideran con firmeza el grupo IV de la Segunda B y este encuentro podría ser un ensayo válido, real, de lo que el equipo ovetense se encontraría en la primavera de 2015 en el caso de que se cumpliesen esas expectativas que tanto se anhelan en todos los estamentos de la formación azul. El choque no decepcionó a ninguno de los 10.188 espectadores que se dieron cita en la desapacible velada copera.


El tercer líder caído en el Nuevo Tartiere, el UCAM Murcia, es un conjunto serio, duro, que justificó en el campo sus buenos números en esta temporada. Los once jugadores se emplean con abnegada voluntad y férrea disciplina táctica a la aniquilación del juego creativo del rival, a base de constantes ayudas entre los centrocampistas donde destacó el trabajo destajista de Checa. Quizás les falte algo de pimienta en la labor ofensiva de creación y búsqueda del gol, donde lo fían casi todo a una excelente labor en todo balón parado que se les ponga por delante. Sabedores del peligro que el Real Oviedo es capaz de crear tanto en las bandas como en la media punta, los murcianos se aplicaron en acabar con cualquier iniciativa local, tratando de anular cualquier tentativa de creación y de cortar cualquier alarde de ritmo veloz. Su efectividad fue disminuyendo conforme avanzaba el partido, consiguiendo una primera parte sin apenas ocasiones, en un toma y daca pleno de tensión ante lo que se estaban jugando, que –como decíamos al principio- iba más allá de la mera eliminatoria copera y sus jugosos premios.


El segundo acto presentó a un UCAM con mayor ambición ofensiva, lo que aprovechó también el conjunto de Egea para crear más peligro ante la meta del pasivo Escalona, que con su pausa a la hora de sacar trataba de desesperar a los locales, aunque lo que consiguiese fuera una tarjeta amarilla ante tanta pérdida de tiempo. El partido pareció abrirse hasta que en los compases finales, el cuadro azul volcó su energía y su fe (empujado por esa increíble afición) en pos de un gol que tenía toda la pinta de ser decisivo. Eso llegaría en la prórroga con una falta botada por un algo apagado Susaeta que conectó con un -sensacional en todo el partido- Linares que obtuvo el premio a esa inquebrantable fe que ya le está convirtiendo en ídolo de la grada. Luego, nuevo premio a la voluntad del incansable “9” azul con otra intercepción más en línea defensiva y penalti clamoroso que decantaría –con las expulsiones- la eliminatoria. La parada de Escalona en la pena máxima hizo resoplar a los asistentes ante lo que hubiera sido una tanda de penales.


Prueba superada con efectividad y mucha madurez para no comenzar ese turbio juego de complejines y negros nubarrones de cara a un futuro al que se debe mirar con humildad, sí, pero con la cabeza alta porque hay materia prima para poder cumplir los desafíos.

MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: JOSÉ LUIS GONZÁLEZ FIERROS
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el viernes 17 de octubre de 2014


jueves, 16 de octubre de 2014

The Del Hoyo "Hangeron Sam"

">

jueves, 9 de octubre de 2014

The The "Infected"

">

miércoles, 8 de octubre de 2014

Autumn Comets "Baltimore"

">

martes, 7 de octubre de 2014

The War On Drugs "Red Eyes"


Come and see
Where or when there's everything
On my ways
Be better, get to my soul
Against my way
Anyone can tell us you're coming
Baby, don't mind 
Even if I lay anywhere

Colorado, it's easier to stick to the earth
Surrounded by the night
Surrounded by the night, don't go
Don't you abuse my faith
Lose it eternally, go nowhere
You're on my side again
So rather here, wherever it goes
Oh, baby, I don't wanna care

'By the way'
And if you see through the darkness coming my way
Well, if you hold close my side you're gaining

It all seems everywhere
Made of time, made of wool, I can't
Don't think they would mind
I will keep you here, but I can't

Oh, I'll talk to you if I can
I'll see you where I go

Flower my seed
Starts to accume please leave, their coming by soon
Does anyone care but myself?
So rather here, wherever it goes
Seen the darkness coming my way
I can hear the world just silent
The ups and downs of society

Phosphorescent "Song for Zula"

">

Haley Bonar "Last war"

">

lunes, 6 de octubre de 2014

Prueba de líderes


Crónicas de Vestuario. –
“Prueba de líderes”

Otro equipo que llega de líder y otro conjunto que lo pierde tras enfrentarse al Real Oviedo en el Tartiere. Como en la legendaria canción de Radio Futura “Han caído los dos”. Pero lo han hecho de formas bien distintas: mostrando sus miserias el Guijuelo (en especial su entrenador, Fernando Estévez) y destapando esencias de un equipo sólido el Logroñés. La tercera eliminatoria de la Copa del Rey va a poner a los azules frente a otro líder, en este caso del Grupo IV, el UCAM Murcia. En toda esta especie de castings de líderes las conclusiones no pueden ser mejores, el equipo azul se encuentra en disposición de afrontar los desafíos que se plantean para esta temporada. Cabe añadir que, además de los escollos que han supuesto enfrentarse a los actuales gallitos de la categoría, el cuadro que dirige Sergio Egea se está enfrentando a una plaga de lesiones que no ha mermado el potencial del equipo. Esta vez le tocó a Nacho López, estilete destacado en la banda derecha.


Decía el escritor británico James Allen que la fortaleza del esfuerzo es la medida del resultado y bien puede el Real Oviedo sentirse reforzado por una victoria como la conseguida ante los discípulos del campechano Carlos Pouso. A diferencia de su colega del Guijuelo, el entrenador del Logroñés no se dedicó a las excusas ni a los paños calientes. Fue un partido duro, con gran exigencia táctica y física, donde los dos conjuntos pusieron en práctica sus mejores armas. El tránsito ofensivo letal del conjunto azul con un infatigable Linares en estado de gracia fue el que acabó decidiendo. Eso sí, la cuenta pudo haberse incrementado más aún, pero, en esta ocasión, el tremendo esfuerzo físico y mental para derribar la astuta telaraña riojana con cinco sacrificados centrocampistas tratando de ahogar la creación azul pudo influir en esa pegada final. Como anécdota debería quedar el mutis de los jugadores rojiblancos tras el sensacional pase en profundidad de Sergio García a Linares. Si con su compañero en el suelo ellos decidieron continuar la jugada, absurdo sería pretender que los azules no hicieran lo mismo que los riojanos: seguir el juego. Apenas ha empezado la temporada y ya estamos viendo jugadores rivales que caen fulminados para, una vez detenido el encuentro, levantarse como un resorte. O esos que se tiran al suelo rodando escandalosamente mientras miran por el rabillo del ojo al árbitro para ver si muestra tarjeta… En el fútbol inglés a todos estos listillos les espera el abucheo constante de la grada cada vez que tocan el balón. No sería malo que esta costumbre se extendiera al fútbol español para eliminar tanta sucia picaresca.

Abierta la lata, el Logroñés se encontró perdido con el nuevo escenario. Adelantó a dos centrocampistas a la media punta y dejó muchos más huecos para que los ovetenses se dieran un atracón de oportunidades, lamentablemente no transformadas. La sensación que nos queda después de estas pruebas de líder es que estamos ante un proyecto serio al que cabe acoger con toda la ilusión y esperanza.


MANOLO D. ABAD
Fotos: JOSÉ LUIS G. FIERROS
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el lunes 6 de octubre de 2014



sábado, 4 de octubre de 2014

Planes y choques


Vetusta Blues. –
“Planes y choques”

La pregunta es de lo más sugerente: ¿cómo quieres que sea tu ciudad para los próximos años? Todo un abanico de posibilidades abierto en unos espacios que se muestran para que Oviedo renazca. Es una oportunidad que otras ciudades del norte de España han sabido aprovechar. Basta darse una vuelta por el hermoso paseo junto a la ría del Nervión de camino al Museo Guggenheim para saber que los bilbaínos han sabido aprovechar su oportunidad. O acercarse a las inmediaciones del parque de las Llamas de Santander donde los cántabros han creado una serie de infraestructuras básicas (polideportivo, sala de conciertos) en un entorno maravilloso y descubrir cómo pueden diseñarse lugares para que los habitantes de una ciudad puedan disfrutar.

Este Oviedo abigarrado en torno a su estructura medieval tiene ahora la ocasión de renacer gracias a espacios como la antigua Fábrica de Armas, el entorno del antiguo Hospital y –aunque parece que ya olvidado- el enorme solar de la Fábrica de Gas. Hemos atravesado un erial donde infraestructuras como los accesos a la ciudad se convertían en un sucio y absurdo campo de batalla político con todos los nefandos tics que sólo interesan a los dirigentes y que, al final, acaban convirtiéndose en padecimientos para el ciudadano. Oviedo cuenta con accesos lamentables en la práctica totalidad de sus entradas y eso ya parece un mal irresoluble con el que todos los conductores cuentan. Las oportunidades de lograr circunvalaciones decentes se echaron por tierra en una de esas guerras inútiles que sólo interesaban a responsables políticos más interesados en una pelea de gallos que en solucionar los problemas.

También hemos vivido planes de choque con tintes de propaganda política, con la ciudad levantada en unas obras donde se sustituían elementos que, en muchas ocasiones, no necesitaban recambio. Como herencia queda un magnífico paseo, el de la Losa, espacio abierto de una obra que no tuvo continuidad en otros sitios que también lo reclamaban. El síntoma de la degeneración de todo un régimen fue pasar de una gran construcción como la Losa a un pequeño remiendo como el “Losín” de la calle Uría. De una visión grande a una miserable. 

Y no, nadie quiere que el solar de la antigua Fábrica de Armas se transforme en un entorno de rascacielos. Ni que todo un barrio como el de Buenavista se marchite mientras la inútil Comisión de Patrimonio sigue reuniéndose cada seis meses para que la Plaza de Toros continúe sin solución. Deseamos altas miras, no soluciones miserables como las de quienes pretendían construir un aparcamiento bajo el Parque de San Francisco. Queremos que no se mire tanto al dinero, al sucio dinero, a la porquería de intereses que se introduce en cada proyecto, y que se trabaje para transformar la ciudad hasta dejarla a la altura de sus vecinas del Norte. La oportunidad está ahí delante, esperemos que no se pierda ni en propaganda ni en pelotazos ni en absurdas peleas políticas.


MANOLO D. ABAD
publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 4 de octubre de 2014

lunes, 29 de septiembre de 2014

D.A.F. "Nach arbeit"

">

sábado, 27 de septiembre de 2014

El Caganet del Tartiere


Vetusta Blues. –
“El Caganet del Tartiere”

Supongo que todos conocen la figura del “caganer”, presente en muchos belenes de Cataluña y Valencia. El “cagón” se suele esconder en un rincón, tras un arbusto, agachado y haciendo sus “necesidades”. Pues bien, en estas últimas fiestas mateínas hemos asistido al nacimiento de una nueva variable: el “caganet”. Se trata de una mezcla del clásico “caganer” al que le ha salido el apellido “net” por desarrollar su actividad no en los belenes sino en las redes sociales, en internet.

Por si aún no lo conocen, el lamentable sujeto protagonista de esta historia es un individuo -trabajador en la producción de la Carpa de La Ería- que aprovechó las redes sociales para fanfarronear ante sus amigos gijoneses, langreanos y avilesinos de que había hecho “popó” (literalmente) en el vestuario del equipo oviedista en el Nuevo Carlos Tartiere. Aprovechando que le habían dado las llaves del campo, utilizado para que los artistas de esa magna obra de la arquitectura que es la famosa Carpa donde se desarrollan los grandes conciertos de las fiestas, Álvaro Wilma que así firma el “Caganet” se convirtió en el ridículo protagonista de las fiestas. Resulta terrible comprobar cómo un individuo pagado por la ciudad ofrece como espontánea contrapartida este tipo de servicios. Lo que no sabía este sujeto es el efecto beneficioso que, de cara a la suerte, tienen  los excrementos. No en vano, la gente del teatro suele desearse “mucha mierda” (con perdón) en lugar de “mucha suerte”. El equipo de fútbol ya ha comprobado sus efectos benéficos al romper el maleficio de los partidos en casa en plenas fiestas. En el día de San Mateo, el cuadro dirigido por Sergio Egea firmó su mejor encuentro y derrotó al entonces líder por cuatro goles a cero.

Quizás la ciudad deba contratar los servicios de Álvaro Wilma, el Caganet del Tartiere, para desatascar la situación de la Plaza de Toros de Oviedo. Que haga una de sus incursiones -él que se vanagloriaba en su mensaje de twitter de que sus planes para conquistar la ciudad avanzaban- en el ruinoso edificio, que se cae mientras la atribulada e inoperante Comisión de Patrimonio sigue jugando al tenis de mesa consigo misma sin tomar la decisión que esperan todos los ovetenses. Porque un espacio para grandes actuaciones musicales y otro tipo de macroeventos sigue siendo crucial para la ciudad. La Carpa de La Ería, que se erige con cierto orgullo por esos que se manejan como tiburones en las procelosas aguas de lo público y de lo privado para devorar sin piedad, no es sino un postizo, un remedio de emergencia que nunca debería convertirse en costumbre y sí ser sustituido por un emplazamiento decente y acorde con los tiempos en los que vivimos.

Y, mientras todo esto ocurre, unos señores volverán a reunirse en diciembre –fecha de la Comisión de Patrimonio- para no decidir nada sobre la Plaza de Toros y seguir penalizando a Oviedo y a todos los asturianos sin un espacio adecuado para poder disfrutar de macroeventos.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 27 de septiembre de 2014

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Leyendas balsámicas


Crítica. Música. –
“Leyendas balsámicas”
THE TRIPWIRES
Lata de Zinc, Oviedo.
Domingo 21 de septiembre de 2014.

El espacio Lata de Zinc estrenaba sus sesiones vermú dominicales con un plato fuerte, de lujo. Nada menos que The Tripwires, banda estadounidense que reúne a algunos de los protagonistas de los tiempos de gloria en Seattle, a saber:  John Ramberg (Model Rockets, Minus 5), Jim Sangster (Young Fresh Fellows, Roy Loney), Johnny Sangster (Roy Loney, Neko Case, Mark Lanegan, productor de Mudhoney), Dan Peters (Mudhoney, llegó a tocar la batería con Nirvana).

Daba gusto verles sentados en la terraza del  local, tan panchos tomándose unas cervezas,  contemplando a la gente, disfrutando de la mañana soleada y haciéndose unas fotos. Nadie diría que ellos hubieran fabricado tantos buenos momentos grabados con letras de oro en la historia del rock. Pero sí, ahí estaban, nada de vivir de rentas, sino dispuestos a ofrecer una vibrante sesión de powerpop salpimentado de buen rock guitarrero con ese pulso seattleiano tan característico. Su nuevo trabajo, un magnífico tercer álbum donde explotan las melodías vitaminadas con la magia que sólo puede ofrecer el powerpop les trae en esta sesión especial gracias a su sello, Folc Records, con raíces en Asturias, antes de que visiten, al día siguiente, ese magnífico templo para los conciertos que es el Kafé Antxokia de Bilbao. Quizás por eso, dan las gracias en vasco (“eskerrik asko”) ante la coña de los presentes, que seguirá en el bis cuando se les explica el significado, más asturiano, de “otres tres” (que cumplen a las mil maravillas, con un sensacional duelo de guitarras).

Desde la vertiente más americana del powerpop (The Knack, Code Blue, The Rubinoos, The Romantics) hasta ese rock de guitarras melódicas new-wave que tan bien enlaza con su propuesta, de los Only Ones más luminosos a la propia fiesta de los Fastbacks, los Tripwires dan sentido a grandes melodías, fantásticas armonías vocales -¡todo un lujo!- bien nutridas de guitarras para ofrecer una magnífica actuación que deleitó al casi centenar de presentes. Encantadores.


MANOLO D. ABAD
Foto: RAT FINKETTE
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el miércoles 24 de septiembre de 2014

martes, 23 de septiembre de 2014

The Church "Russian autumn heart"

">

lunes, 22 de septiembre de 2014

Fiesta mateína azul






Crónicas de Vestuario. –
“Fiesta mateína azul”

No acostumbran a ser muy propicias para los colores azules las fiestas patronales de la ciudad. Sin embargo, en el día grande de San Mateo, el Real Oviedo se ha exhibido en un partido completo para desarbolar por un elocuente 4-0 a un Guijuelo que venía como líder y se  marchó entre injustificadas quejas de mal perdedor.

Los chacineros comenzaron al límite del reglamento, a más velocidad que Soldier, los recientes vencedores del concurso Oviedo Rock, con malos modos que acabaron en una tangana monumental de la que el desafortunado árbitro Pardeiro Puente no quiso saber nada. Parecía que nos iba a tocar un encuentro bronco y desagradable donde los jugadores del Guijuelo consiguieran neutralizar de esa forma la superior calidad de los azules. Pero no, los planes se le torcieron a Fernando Estévez, el entrenador de los visitantes, gracias al gol de Generelo, en otro gran remate de cabeza tras un córner excepcionalmente botado por Susaeta. Era el minuto 10 y los hasta entonces líderes tuvieron tiempo para rehacerse. Pero el once azul, que estrenaba patrocinador, no les dejó respirar, con un trabajo y una entrega de todos en la faceta defensiva y mucha intención, como siempre, en el ataque. Así llegó otra de esas asistencias para hacer sonrojar a cualquier central, en este caso de Jon Erice, que dejó solo a un Linares que no suele perdonar. Ni fuera de juego ni excusas, Sr. Estévez, sólo una jugada magistral, hermosa. Y que alguien me explique qué pretendía hacer Garabato tras encajar el gol y salir corriendo tras el delantero centro azul. Misterios de un Guijuelo al borde de la histeria y no precisamente la que popularizara Tino Casal.

Tras el descanso quedaba rematar la faena y aplicarse a la labor. Lo consiguió el conjunto oviedista con momentos brillantes, de fútbol incluso preciosista ante un equipo chacinero, más preocupado por los malos modos e incendiar alguna batalla que por jugar al fútbol. Los taconazos de un excepcional Héctor Font terminaron por exasperar al equipo salmantino que sólo esperaba que la tortura –un baño futbolístico en toda regla- terminase de una vez.

Se rompe así esa tendencia del equipo azul de aguar la fiesta mateína a los suyos. Quizás algo habrá tenido que ver la lamentable hazaña de ese técnico de producción –Álvaro Wilma- que se jactó de haber dejado sus excrementos en el vestuario azul a principios de la semana. Pobrecito, no sabía el dicho que los teatreros suelen decir para desearse mucha suerte y gracias a su barbarie de cafre ha contribuido a romper maldiciones. Ahora ya en serio, este equipo navega con pulso firme y ya de líder, pero muy conscientes de que un gran poder conlleva una gran responsabilidad. A seguir así de bien, con humildad, talento, fe y trabajo.


MANOLO D.ABAD
Reportaje fotográfico: PABLO LORENZANA
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el lunes 22 de septiembre de 2014

Cuestión de detalle


Crítica. Música. –
“Cuestión de detalle”
THE ATTACK OF THE BRAIN EATERS+HAMMERCROSS+SHOGUN +SOLDIER+POLINOMIO+LA BANDE
Plaza de Feijoo, Oviedo.

Cuando uno se enfrenta a finales tan igualadas como la de este año en Oviedo Rock es cuando se da cuenta de la importancia de los detalles, casi tan importantes como muchas de las decisiones que tomamos a lo largo de nuestras vidas. Un “sí”, pudo llevarnos en una dirección; un “no”, alejarnos de alguien que quizás podría haber sido trascendental en algún momento de nuestra existencia. Pues casi lo mismo en este concurso: un bajo que no suena, una guitarra que se desenchufa, no tener una buena noche como colectivo o, simplemente, ser distinto, tocar un estilo olvidado y dotarle de tu propia personalidad, todos ellos son pequeños detalles que pueden dar o quitar.

Abrieron Hammercross, potente cuarteto que combina con habilidad stoner rock, rock escandinavo, punk-rock y grunge en una apetitosa ensalada sónica servida con fuerza, ganas y unas letras inusuales en bandas de estas características. Cuando se disponían a terminar su show con una versión del “Agotados de esperar el fin” de Ilegales un amplificador se niega a funcionar. Buen detalle del jurado de darles la oportunidad de tocarla entera, una vez resuelto el problema técnico.

Shogun optaron por un concierto más introspectivo, alejados de los arrebatos más duros con los que combinan sus paisajes más atmosféricos. Sin embargo, el hecho de que el bajo de David Cantalejo sólo se escuchara por monitores y no debidamente amplificado, les perjudicó ostensiblemente.

Soldier salieron a por todas, a una incesante velocidad, cabalgando por sus guitarras enfervorecidos y con descomunal determinación. No dieron un segundo de tregua a su multicromado metal, sacando brillo a toda su artillería sónica con una extenuante fuerza.

Polinomio se sitúan en las antípodas de sus predecesores. Lo suyo es navegar por unas aguas hoy olvidadas y que dejan perplejos a muchos que presentan un cráter musical donde yacen Pink Floyd, el rock atmosférico de Cocteau Twins, los primeros Cure o The Church. Y además, muy personales con un show que fue de menos a más.

La Bande venían de imponerse en un importante concurso de ámbito nacional, con su folk arty y bienintencionado, todo color y buen rollo. No tuvieron su noche, en cambio, y su actuación fue decayendo entre instrumentos mal sonorizados –la oscurecida sección de viento apenas se escuchaba- y el flojo resultado del sonido conjunto. Muy deslavazados. Una pena y otra vez los detalles marcando los caminos.

Llegó el momento de la verdad, con Soldier como vencedores, Polinomio en segunda posición y Hammercross completando el podio. Sin lugar a dudas, una de las ediciones con más nivel. Cerraron con rotundidad The Attack of The Brain Eaters con la esperanza de que la próxima edición sea, por lo menos, tan buena como ésta.


MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: ELOY BELTENÉ
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el lunes 22 de septiembre de 2014

Recta final


Crítica. Música. –
“Recta final”
MUÑECO VUDÚ+BLACK BEANS+PLUTÓNICOS+GMORK
Plaza Feijoo, Oviedo.
Viernes 19 de septiembre de 2014.

Enfilábamos la última jornada de eliminatorias en el Oviedo Rock y el buen ambiente de la plaza Feijoo se iba calentando a la espera de conocer los finalistas. Comenzaron Black Beans, un trío básico y consistente de buen rock con gotas de stoner, hard blues, rock sureño y blues-rock. Rock polvoriento, de carretera, servido con pulso auténtico, de ese que te engancha a la primera, porque sabe manejar sus armas con mano firme.

Tras ellos Plutónicos, formación que apunta en muchos sentidos y falla lastimosamente en todas sus pretensiones. Sonaron limpios e impolutos, sí, pero lo suyo más parece una orquesta que un grupo de rock, la verdad.

Gmork son una banda de ferviente creencia en los dictados de uno de los grandísimos nombres de la historia del rock, de Nirvana, nada menos. En esos parámetros de grunge puro y auténtico, sin contaminaciones posteriores que, en muchos casos, desvirtuaron la postura que encarnaban los de Seattle, se situaron con convicción los ovetenses.

El intermedio antes de que llegara el grupo invitado se aprovechó para dar el nombre de los cinco finalistas que fueron Hammercross, Soldier, Shogun, Polinomio y La Bande. Enhorabuena a todos ellos.

Llegó el turno de Muñeco Vudú que han retomado su camino con un segundo álbum “La Cosecha” en un tono mucho más ecléctico que su trabajo de debut “Mejor para todos”. Con muchos más matices y canciones incluso oscuras como la magnífica “El Club de los Valientes”, los ovetenses plantean también su directo de forma distinta, no tan festiva a como nos tenían acostumbrados. Acertaron a alternar algunos de sus viejos temas con el repertorio nuevo, ofreciendo un show donde siguen mostrando su atractivo para llegar a públicos amplios, con Borja García siempre brillante, bien secundado por Richard García a los teclados, la base rítmica de Ángel Miguel (bajo) y Wilón de Calle (batería), e Ivo Pérez muy asentado y algo más circunspecto. Han superado la prueba siempre dura del segundo álbum y eso ya es una gran noticia.


MANOLO D. ABAD
Fotos:ELOY BELTENÉ
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el domingo 21 de septiembre de 2014

sábado, 20 de septiembre de 2014

Enganchados a la catarsis


Crítica. Música. –
“Enganchados a la catarsis”
FASENUOVA+NAP HALM+MONASTHYR+B-SUITE
Plaza de Feijoo, Oviedo.
Jueves 18 de septiembre de 2014.

Crisis y catarsis son palabras que casi riman y que parecen caminar juntas: tras una, ha de llegar, como una medicina, la otra. Fue una noche catártica, ya sea por las propuestas más avanzadas o por las más tradicionales; una noche, también, de contrastes estilísticos que nos llevaron a un vértigo de intenciones diverso.

Nap Halm fueron los primeros en saltar a escena, con máscaras en su guitarrista y bajista, cuatro tipos que se enfrascan en ese metal que arrasó en los 90, bandas como System Of A Down o Korn. El cuarteto lo hace de forma apabullante, con la presión constante en la base rítmica y la guitarra tratando de esbozar sugerentes trenzados en medio de la tempestad sónica. La sobrecarga sensorial dio resultado entre sus fieles que soltaron toneladas de energía retenida.

Monasthyr es un veterano grupo, al que recordábamos de alguna otra edición. En su caso es heavy metal clásico con el que se manejan a la perfección en la liturgia de gestos, riffs y punteos, todo ello con un acabado formal impecable. Tras ellos B-Suite recurren a otro clasicismo, el de esa época del rock español en el que se insertaron en las masas formaciones como Seguridad Social. Rock robusto que cometió, a mi modesto entender, el grave error de versionar nada menos que el “Bienvenidos” de Miguel Ríos. Nada más y nada menos. Luego también caería “I will always love you” de los Cure desde una perspectiva bien distinta a la del grupo liderado por Robert Smith. Me quedé con la estupenda letra de su tema “Me hago viejo”, realmente atinada.

Tras ellos el dúo que ha encandilado a buena parte de la prensa musical española con su álbum “Salsa de Cuervo”, el dúo Fasenuova. Ernesto Avelino y Roberto Lobo encarnan esa tradición de dúos electrónicos de pesadilla, al estilo de Suicide o D.A.F.. Muy cerca de la línea del grupo de Martin Rev y Alan Vega, pero también de los alemanes, de Robert Görl y Gabi Delgado. Sintetizadores más cercanos a la prehistoria (a los 70), ritmos marciales y secos, punzantes y agresivos cuando no se van a la línea más tensa, cortante e industrial a lo Esplendor Geométrico, Fasenuova sacuden al oyente hasta sus huesos en busca de una catarsis diferente y estimulante. Las letras también merecen un punto y aparte, alejadas de lo convencional y en la línea del dúo, con Lobo, impertérrito tras sus sintes, y un Avelino en permanente combustión, cantando y chillando como el mejor heredero de Alan Vega que se haya visto sobre un escenario. Demoledores, incómodos, únicos.


MANOLO D. ABAD
Foto Nap Halm: VÍCTOR RODRÍGUEZ
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 20 de septiembre de 2014

viernes, 19 de septiembre de 2014

Tras la tormenta


Crítica. Música. –
“Tras la tormenta”
THE CHARLATANS+NACHO VEGAS+CARLOS SADNESS
La Ería, Oviedo.
Miércoles 17 de septiembre de 2014.

Una tormenta de dimensiones descomunales no fue el mejor preludio para quien se plantease acudir a una de las más interesantes sesiones que se planteaban en el recinto anexo al Tartiere. Unos problemas burocráticos nos dejaron fuera cuando Carlos Sadness enfilaba la recta final de su concierto que tuvo otro abrupto cierre similar al de Los Ruidos dos días antes: no pudo acabar su show y vio como se reducía el volumen mientras el telón con el logo de Oviedo se bajaba ante sus ojos.


Turno para Nacho Vegas que, por mucho que se empeñen algunos, ya está por encima de etiquetas. Posee su propio lugar, espacio y, por supuesto, personalidad. Y ahí manda un compromiso político, un compromiso social con la situación en que nos encontramos, sí esa del abuso de la crisis. En consonancia con ello y, antes de tocar “Ciudad vampira”, quiso entregar la palabra a los desalojados del centro social La Madreña. Xuan Cándano me comentaba que les faltó una buena pancarta para completar la reivindicación. Nacho Vegas, respaldado por una banda de lujo, entregó una versión profunda, de gran calado, densa en muchas ocasiones, de un repertorio que se centró en su reciente “Resituación”. A ello también ayudó la presencia de un coro de dieciocho voces (nueve masculinas, nueve femeninas) que dotó a muchos de los temas de un inequívoco aire a Leonard Cohen. El gijonés entregó grandes momentos como un denso, eléctrico, “Adolfo suicide” donde brillaron las guitarras del gran Joseba Irazoki. Una demostración de categoría más allá de traídas y llevadas etiquetaciones de un indie cada vez más desposeído de su esencia.


Normal que esos indies que más bien son poppies –ni más ni menos- desconozcan lo que representan The Charlatans. Para los indie-tex la cabeza borradora funciona de tal manera que jamás serán capaces de entender ese espíritu hedonista que alumbra su repertorio. El que alimentó noches eternas a un compás envolvente que va apoderándose de tus pies, pero también de tu propia alma para que nada importe. No faltaron clásicos ineludibles como “The only one I know” o “Can´t get out of bed” para completar una actuación a la altura de su leyenda. Psicodelia bailable que recuerda un tiempo pasado pero que merece la pena reverdecer para volver a sentirse vivo con el espíritu de una época, esa de principios de los 90, que ya no volverá.


MANOLO D. ABAD
Fotos: ALBERTO NORIEGA (Charlatans y Nacho Vegas); MARCOS CERRO (Joseba Irazoki)
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el viernes 19 de septiembre de 2014