viernes, 22 de junio de 2018

Duros de Pelar


Crónicas de Vestuario. –

“Duros de pelar”

Con rivales como Irán siempre hay algo (o todo) que perder. Un seguidor que no sea aficionado al fútbol global podrá pensarse que los iraníes son pan comido, carne de goleada, allá dónde uno se los encuentre. Si revisan las estadísticas, se encontrarían con un bloque compacto que en sus partidos de los dos últimos años sólo encajó dos goles. Frente a un combinado como el español, los de Carlos Queiroz elevaron hasta el paroxismo un concepto que aúna el tradicional catenaccio tratando de perfeccionarlo con todas las triquiñuelas que algunos clásicos del fútbol sudamericano han situado en la dudosa categoría de virtudes: cortes de ritmo constantes, simulaciones de lesión a cada roce, pérdidas de tiempo en todo tipo de lances, búsqueda de tanganas, guerras psicológicas y de nervios de todo tipo… Un concepto realmente vergonzoso que, si se encuentra con un pésimo árbitro como el uruguayo Andrés Ismael Cunha, que lo consintió todo y, probablemente más, al once persa, condiciona un choque donde España se jugaba la vida.

“Duro de Pelar” (1978) es, indiscutiblemente, la peor película protagonizada por Clint Eastwood. El título, delirante versión libre del original “Every which way but loose”, nos viene perfecto para definir lo que La Roja se encontró en Kazán. Como curiosidad, el guión del film fue rechazado hasta en 46 ocasiones antes de ver la luz con Malpaso, la productora de Eastwood, que se lo arrebató al por entonces estelar Burt Reynolds. Del libreto de Queiroz y su Irán ya habíamos tenido noticias en la primera jornada, donde sacaron una victoria de la nada, con un desgraciado lance de los prematuramente eliminados marroquíes. Ni ética ni estética, lo del conjunto iraní es el pragmatismo defensivo llevado al extremo. ¡Ríanse ustedes de Maguregui y de su concepto ultradefensivo al que se acabó denominando por los periodistas deportivos como “amarrategui” y que ha hecho fortuna más allá del ámbito futbolero! De las declaraciones posteriores del portugués donde afirmó que “el VAR les había derrotado”, mejor no hablar. Porque su concepto parte de la triquiñuela, de la ventaja del tramposo, de la miseria y de todo concepto antideportivo para ensuciar el campo de juego como piedra angular. ¿Lo repetirá en la última jornada ante la selección de su país natal?


Ante semejante frontón, el combinado nacional tiró por la calle Esperanza. En Bilbao, donde existe esta calle, en pleno centro de la ciudad, hay un frontón que recibe el nombre de esta vía. España trató de ser fiel a sí misma, a pesar de que la elección de Fernando Hierro escogiendo a un Carvajal muy lejos de sus mejores tiempos, sí podía ser discutible. Lo intentó por la banda en el primer acto aunque terminó enredado en la tela de araña de los de Queiroz, sin resolver o aplicar alternativas claras a la paupérrima propuesta de los iraníes. La salida en el segundo acto mostró que ese camino olvidado del remate y de la velocidad, además de unas combinaciones mejores, era el que podía destruir el escenario donde los persas se habían sentido demasiado cómodos. Un gol de rebote, justo castigo a quien factura un reprobable concepto futbolístico, que podemos aceptar en virtud de la libertad de cualquiera a elegir su destino, pero que es realmente innoble y llena de vergüenza ante el descaro con el que campan a sus anchas ante la incompetencia de las normas para neutralizarla por la vía del reglamento al que deshonró Cunha, permitió establecer la justicia de quien desea vencer y quien sólo pretende destruir y sacar réditos de ello.

El juego castigó al cuadro asiático y honró a los creativos españoles. De acuerdo que hay dudas en defensa o que David Silva y Andrés Iniesta necesitan un pequeño descanso (¿por qué no ante Marruecos? Va a ser que no, que algunos –los que le padecimos al frente del Real Oviedo- ya sabemos de su fobia a los cambios), pero hay que felicitarse de haber picado la piedra del frontón iraní con la paciencia y la inteligencia necesarias. Salimos del Frontón de la Esperanza y seguimos recorriendo su hermosa calle camino de nuevos retos.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el viernes 22 de junio de 2018

jueves, 21 de junio de 2018

Entrevista en el programa "Pasa La Tarde" de RPA



http://www.rtpa.es/video:pasa%20la%20tarde_1529568778.html

Entrevista, a partir de minuto 12:42, de Arantxa Nieto a Manolo D. Abad en el programa de la televisión autonómica asturiana (TPA) "Pasa la Tarde".




lunes, 18 de junio de 2018

Hoy en Oviedo


domingo, 17 de junio de 2018

El Ruido y La Furia


Crónicas de Vestuario.-“El Ruido y la Furia”

Tras asistir a una de las situaciones más absurdas en una semana increíble, sólo propia de un género tan español como es el esperpento, llegaba la hora de inicio de un nuevo Mundial. Y el rival –el más fuerte, a priori, del grupo- no era la mejor invitación al optimismo. Los vigentes campeones de Europa llegaban con ganas de mostrarse fuertes ante una Roja llena de dudas y así comenzaron: con seguridad y poder. Si a los dos minutos le añadimos un dudoso penalti a Cristiano Ronaldo nos encontramos con un menú para que la catástrofe se hiciese realidad. Y no lo digo por la presencia de Fernando Hierro en el banquillo, que luego tendría la oportunidad de mostrar que, más allá de aquel vestuario azul donde le tocó lidiar con verdaderos miuras (léase los “tres amigos”, no los de John Landis, sino los que todo el oviedismo conoce) fue capaz de revertir una situación negativa. Porque hasta el minuto veinte fueron los lusos quienes marcaron el ritmo de los acontecimientos.

Pero con paciencia, con la experimentada fe en sus posibilidades que el once español posee, la situación se revirtió. Y fue en el momento más insospechado, en una jugada de “juan palomo” de un Diego Costa que cuajó su mejor actuación con la Roja, cuando se logró. Él se lo buscó, sólo, solito, rompiendo las caderas a los veteranos Pepe y José Fonte, y remachando con ese peculiar instinto suyo de killer. Los vecinos se descompusieron y fue el momento de España. Un balón al larguero de Isco nos recordó a la pesadilla del mal fario que perseguía al combinado nacional y que se hizo patente en aquel encuentro ante Brasil en México´86. La tecnología borró cualquier duda y los españoles prosiguieron su asedio sin lograr resultado ante una empequeñecida selección lusa. 

Los giros de azar son eso, una mala combinación de la suerte, que se alió con el equipo dirigido por un irascible Cristiano Ronaldo que anotó su segundo al borde del descanso. Si tenemos que recurrir a aquello que se decía de los “goles psicológicos”, nuestros vecinos ya nos habían metido dos. Encima con De Gea haciéndose un “Arconada Francia´84” cuando se tragó aquella falta de Michel Platini. Todo hacía presagiar lo peor.

Salió con dudas España, pero, a base de toque, encontró su sitio frente a la previsible Portugal, sólo a la espera de las noticias de un Ronaldo encendido, probablemente por los más de dieciocho millones de euros a abonar a la Hacienda española. Nunca se vio tanta motivación, tanta furia, tanta inquina, tanto odio, en el delantero aún jugador del Real Madrid. Pero, en el principio del segundo acto, fue la Roja la que se centró a base de toque. Y encontró el gol. Y otro más, después. Una maravilla de un Nacho Fernández que ha encontrado su sitio, firmando una de esas temporadas de futbolista honesto, polivalente, también capaz de un golazo. Ese a quien todos los entrenadores lo quieren en su equipo.

La inercia de los campeones de Europa les permitió un último guiño del destino: salvar un punto en una (innecesaria) falta de Piqué que anotó el furioso Ronaldo. En tres mundiales, tres goles; frente a España, en un solo partido, en su cuarto Mundial, en un magnífico choque que no mereció ganar su selección, otros tres. Y, a pesar de la decepción, buenas sensaciones, tan sólo la duda del errático De Gea. Próxima estación: los pegajosos e insolentes jugadores de Irán. Sin ruido ni furia, por fortuna.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el domingo 17 de junio de 2018

viernes, 15 de junio de 2018

Entrevista en "La radio es mía" (RPA)

http://www.rtpa.es/audio:La%20radio%20es%20mia_1528975933.html

Entrevista en el programa de RPA "La radio es mía", el jueves 14 de junio de 2018. Desde el minuto 39:21, de la segunda hora.

jueves, 14 de junio de 2018

Bob Mould "Next time that you leave"



The next time that you leave
La próxima vez que te vayas 

I'll throw everything you own
Voy a tirar todo lo que tienes

So you'll have no reason
Entonces no tendrás razón

No reason to return 
No hay razón para regresar



The next time that you leave
La próxima vez que te vayas 

I'll burn out my memories 
Voy a quemar mis recuerdos 

I don't need reminders 
No necesito recuerdos 

Remind me to forget
Recordarme de olvidar 


You are not a master
No eres un maestro

Maybe you have mastered
Quizás hayas dominado 

Different games that worked with others
Diferentes juegos que trabajaste con otros 

But I am not the others
Pero yo no soy los otros 

You are just a bastard...
Eres solo una mierda... 


The next time that you leave
La próxima vez que te vayas 

I'll learn how to walk again
Aprenderé a caminar de nuevo 

Walking towards no future
Caminando hacia ningún futuro

Futureless but not for long
Sin futuro pero no por mucho tiempo 


The next time that you leave
La próxima vez que te vayas 

I'll turn over in my sleep
Daré la vuelta en mi sueño 

None there beside me
Sin nadie a mi lado 

Besides the sides you've picked your side
Además de aquellos que escogiste a tu lado

You are not the person 
No eres la persona

I expect to grow old with
Con quien espero envejecer

But you have changed your colors 
Porque cambiaste tus colores

And I am not your colors 
Y yo no soy tus colores

This has simply worsened...
Esto simplemente ha empeorado

The next time that you leave 
La próxima vez que te vayas

Maybe I'll have loads of parties 
Tal vez tendré un montón de fiestas

Maybe I'll sit quietly 
Tal vez me sentaré en silencio

Maybe you won't know 
Tal vez no sabrás nada

Otros Tiempos


El Tocadiscos.-

"Otros Tiempos"


PABLO VALDÉS &THE CRAZY LOVERS "Canciones Salvavidas"

10 canciones. 10€

Trabajador stajanovista del rock asturiano, el ovetense Pablo Valdés alcanza en su séptimo álbum -al que habría que añadir los 2 EPs "Habitaciones de Paso" (1 y 2)- una plenitud creativa que se manifiesta en un cancionero de temas de rock americano pero siempre con el toque de brillantes estribillos. Un repertorio que -en otros tiempos distintos a los que vivimos, donde la confusión de una industria discográfica finiquitada e incapaz de reaccionar a los cambios y las transformaciones sociales, ha dado paso a un batiburrillo en el que domina la caspa y sus múltiples mutaciones- habría arrasado en cafés y radios, pero hoy queda constreñido a un puñado de fans de unas formas rockeras perdidas en el túnel de los 80.

Temas tan brillantes como "Canciones Salvavidas", "Prefiero Saltar", "Más de lo que Puedo Decir", la irresistible "Me Quedo Contigo" o la preciosa "O Tú o Ninguna", serían singles para sonar con persistencia y enganchar con sus grandes virtudes. Pero no, arrasadas las noches por el botellón, destruidas las copas nocturnas entre amigos con música para escuchar con interés, no como un molesto ruido de fondo, no parece que este gran trabajo vaya a encontrar la repercusión que, sin duda, merece. Si a ello le añadimos una producción detallista y unos mimados arreglos, concluímos que sería una pena que un trabajo tan atractivo pasase desapercibido.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el suplemento "Culturas" del diario "El Comercio" el sábado 2 de junio de 2018.

Brillos


El Tocadiscos. –“Brillos”

JUAN BARREIRO “Sunny Spot”
Autoedición.
10 canciones. 10€

Músico de larga trayectoria en notables bandas del rock asturiano como Kactus Jack o Holiday Fleet, Juan Barreiro presenta su primer trabajo en solitario desde una perspectiva muy distinta a la que se le conocía. Una propuesta más cercana a grupos con los que se empleó como músico de sesión como Australian Blonde, aunque quizás con el tamiz más sosegado y preciosista. Quintaesencia pop, sí, pero con el sabor añejo de quien ha lidiado muchas batallas musicales.
Sin la necesidad de inmediatez, el repertorio de este álbum se despliega en canciones redondas, muy bien trabajadas, con arreglos elaborados pero sin estridencias. El disco va entrando despacio, casi de forma imperceptible, como en ese “We Are Gods”, que se desliza hasta atraparte.
Se agradecen trabajos así, no sólo por la pervivencia en la escena de un músico que firmó algunas páginas gloriosas del rock asturiano sino por la posibilidad de plantearse un álbum de pop intemporal, sin ninguna esclavitud con modas, sin necesidades ni inmediateces, con un brillo a su ritmo, maduro y sosegado.
“Sunny Spot” es uno de esos álbumes que no entrarán jamás en listas de lo mejor del año, ni tampoco harán mucho ruido en medios, pero, seguro, seguro, atraparán muchas escuchas a quienes decidan internarse en una propuesta de pop a la vieja usanza, con gusto por el detalle y las melodías. Nada más y nada menos.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el suplemento "Culturas" del diario "El Comercio " el sábado 26 de mayo de 2018.

domingo, 27 de mayo de 2018

Hoy en Mieres


Hoy en Mieres a las 13 h., en el Rodapié, estaré conversando con Servando Carballar, uno de los personajes clave de la Movida y miembro del Aviador Dro.


Las Canciones de "Viajes al Fondo del Precipicio" (4)

LAS CANCIONES DE "VIAJES AL FONDO DEL PRECIPICIO" (4)

En el relato "Un paso hacia la luz" aparece otra canción de Afghan Whigs.Se trata de la estupenda versión que hicieron del clásico de Barry White "I can´t get enough for your love babe", que cantaban en la magnífica película "Beautiful girls". También cantan el tema de Frederick Knight "Be for real", que muchos conocen por haberla incluido Leonard Cohen en su "The Future".
Estuve varios años intentando encontrar el álbum donde se incluía la estupenda banda sonora de "Beautiful Girls", el film que Ted Demme firmó en 1996, sin éxito. Ahora ya, con internet es mucho más fácil acceder a esas canciones, aunque si en alguna búsqueda por esas tiendas de discos en extinción se me cruza, me haría con él, claro.


jueves, 24 de mayo de 2018

Las Canciones de "Viajes al Fondo del Precipicio" (3)

LAS CANCIONES DE "VIAJES AL FONDO DEL PRECIPICIO" (3)

Creo que fue en el verano de 2009: mi madre se cayó por las escaleras que conducen la cocina a la parcela frontal del chalet que tenemos en una urbanización a 25 kilómetros de Zamora desde principios de los 70. A pesar de incorporarse unos momentos después, el paso de las horas convirtió su dolor en insoportable. Mientras mi padre, para variar, era incapaz de tomar una decisión, me acerqué a otra de las casas de la urbanización donde vivía Alfonso, un traumatólogo que acababa de jubilarse hacía tan sólo unos meses. No tardó en llegar, observarla y en urgirme a que llamáramos al 112. Así lo hice. Mi madre se retorcía de dolor. Una o varias vértebras rotas. Tras tres cuartos de hora eternos, llegó la ambulancia. El tipo que la conducía era bastante torpe y nos costó meter la camilla en la casa y más aún, sacarla. Tras recorrer el trayecto de 25 kilómetros hasta el hospital de Zamora, ingresaron a mi madre. La tarde de verano caía en la ciudad y los tonos rojizos daban un aspecto fantasmagórico al fin del día. No recuerdo si le dieron un calmante. Pero, tras tardar casi una hora en certificar el ingreso, mi madre quedó postrada en una camilla de una extraña habitación sin ventanas. Los empleados de urgencia corrían como locos: llegaban heridos de un terrible accidente en Benavente. Prioridades. Tras una inacabable espera de horas, con mi madre retorciéndose de dolor, llegó el alba. Por fin, la atendían. 
Esas horas de preocupación en "urgencias", desatendidos, en ese limbo donde no se existe y todo el mundo pasa por delante de ti, sin hacerte ningún caso a pesar de que implores ayuda, me sirvió para gestar en mi cabeza el relato "Un paso hacia la luz", título basado en "Step into the light" de mis queridos Afghan Whigs, uno de esos grupos que he seguido desde sus primeros pasos y aún hoy (aunque, ay, me falten sus dos últimos discos y no los haya podido ver nunca en vivo) me siguen transmitiendo un sinfín de emociones. "Un paso hacia la luz" es el tercer relato de "Viajes al Fondo del Precipicio". Cuando llegué a mediodía en autobús al chalet, con mi madre ya ingresada, escribí el relato de un tirón.



miércoles, 23 de mayo de 2018

El Quinto: "Rec-Capitulación"


091 "Tormentas Imaginarias"

Las Canciones de "Viajes al Fondo del Precipicio" (2)

LAS CANCIONES DE "VIAJES AL FONDO DEL PRECIPICIO" (2)

Duró poco la alegría por lo de las "ayudas a la creación literaria" que me permitió dedicarme en cuerpo y alma a "Viajes al Fondo del Precipicio" y, luego, a mi primera novela "Elevator". Ya la tenía encarrilada junto con la documentación para presentarla a una nueva convocatoria cuando... ¡zas... es verano de 2009 se suspenden. Mucho de ello tuvo que ver con la desaforada campaña que un articulista -también escritor- desarrolló desde el periódico en el que le publicaban contra estas "ayudas". Él se había quedado fuera y, en una prueba de egocentrismo destructivo, decidió que tenía que cargarse esa convocatoria donde el jurado había cometido la osadía de dejarlo fuera, a él, el gran escritor y articulista. En fin, otra puerta se cerraba en aquel nefasto 2009... Bueno sería que alguien recuperase esas ayudas en un formato parecido.
"Henry Lee", la canción de Nick Cave & The Bad Seeds donde el australiano errante se marca un intenso dueto (más aún en el vídeo-clip) con P.J.Harvey, aparece en el segundo relato de "Viajes al Fondo del Precipicio", "Delirios de Chucho", donde también se incluyen algunos elementos, digamos, "fantásticos".


Philip Roth (1933-2018)

Esto es lo que sucede cuando escribes libros. No sólo hay algo que te impulsa a averiguarlo todo, sino algo que empieza a ponerlo todo en tu camino. De repente no existe una carretera secundaria que no conduzca directamente a tu obsesión.
(Philip Roth)


martes, 22 de mayo de 2018

Suma y Sigue


Crónicas de Vestuario. -
"Suma y sigue"

Sumar y seguir. Sumar y seguir en una carrera desesperada para entrar en la fase de ascenso donde sólo uno de cuatro logrará el premio. La competición en esta Segunda devastadora nos lleva a esa ruleta rusa de la que hablábamos la semana pasada y que resisten muy pocos. A algunos atribulados comienza a pasarles factura, a esos que niegan  la crítica, a esos acostumbrados a favores arbitrales, a amaños de todo tipo... Pero no, no debe existir amargura en nuestras palabras. Cada mañana es un nuevo amanecer y eso es lo que te enseña la competición futbolística: podrán tirarte al suelo, humillarte, pero siempre llegará un momento para la revancha. Ahora, tras el partido ante el Sevilla Atlético comienzan las cuentas en una categoría más igualada en su parte alta que nunca. Y lo cierto es que el único cálculo válido y posible es el de sumar de tres en tres y esperar el veredicto de las dos últimas jornadas. Ni más, ni menos.



El Real Oviedo abrió su partido ante el filial sevillista como hacía mucho tiempo que no lo veíamos. Con, sí, que existe, "intensidad". Una presión a la salida de la pelota de los andaluces que obtuvo frutos en forma de un gol de Folch, que pudo ser mayor si Linares hubiera culminado con acierto su incesante, admirable (los que critican su edad deberían pararse a pensar en todo lo que corre y lucha) pugna para abrir una presión sensacional durante una primera media hora digna de aplauso y que se echa de menos en estas jornadas donde la gasolina física se ve mermada por la larga competición y, quizás más aún, por la presión competitiva y las exigencias perentorias de los muchos que aspiran al ascenso (cada vez que escucho eso del "objetivo", disculpen, me sale un sarpullido por el puñetero eufemismo).



Sin embargo, en el segundo acto, tras el gol de Chrsitian Fernández, regresaron los fantasmas. Un bajón físico descomunal permitió que los muy jóvenes chavales del filial sevillista se crecieran y atacaran con mayor agilidad. El gol de los andaluces llegaría en una jugada de desgraciado rebote que ocasionó el segundo de Ramón Folch -esta vez, en propia portería- y permitiera que asaltaran las dudas que nunca deberían haber llegado si la puntería hubiese permitido cerrar el partido mucho antes.



Sumar y seguir. Ese es el destino. Si el equipo de Juan Antonio Anquela es capaz de ofrecer lo mostrado en la primera parte ante el Sevilla Atlético, se puede estar tranquilo. Con un poco de mejor puntería, a ser posible. Mientras, el Vetusta -el filial azul- encara un partido de vuelta de la fase de ascenso ante los navarros del Mutilvera con una ventaja de 0-2 que esperemos sea definitiva. Bueno será poder contar con el concurso de los Steven Prieto, Borja Sánchez, Prendes, Edu Cortina, para apoyar en el tramo final a la primera plantilla, donde el impulso del aire fresco se antoja como clave. Esperemos que se siga sumando, que haya la posibilidad de pugnar en las eliminatorias por el ascenso. Sabedores de que el sufrimiento está ligado al azul, pero que la meta merece la pena.

MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: J.L.G.FIERROS 


Las Canciones de "Viajes al Fondo del Precipicio" (1)

LAS CANCIONES DE "VIAJES AL FONDO DEL PRECIPICIO" (1)

"Viajes al Fondo del Precipicio" se gestó en una situación personal bastante dura. En 2009 y hasta bien entrado 2010 yo estaba al borde del precipicio: sin apenas dinero, sin trabajo estable, sin dinero para poder pagar mi diminuto estudio y planteando el regreso a casa de mis padres (menos mal, que mi madre me dejó dinero para salir a flote en esos días de zozobra). Ganaba cinco euros limpios por cada crítica de conciertos que hacía para el diario "La Nueva España" y... nada más. Ni subsidios ni posibilidades de algún que otro ingreso. Bueno, sí, de vez en cuando, escogía unos cds de mi colección, los llevaba a "La Bomba Records" y me sacaba unos cuantos euros, con lo que la agonía continuaba. Realmente, había perdido la partida y pensaba que el desenlace era definitivo. 
Sólo me quedaba escribir, escribir, escribir, escribir y escribir. Había bastantes horas por delante en el día para hacerlo. Escuchar mucha música de lo que quedaba aún de mi colección y ver mucho cine. 
Unos buenos amigos me explicaron que desde el gobierno del Principado de Asturias se habían lanzado unas "ayudas a la creación literaria", que llevaban ya unos años concediéndose y que debería probar. Tan sólo había que presentar unos cuantos relatos de un proyecto de libro y así fue como "Viajes al Fondo del Precipicio" inició su camino. Saqué una ayuda de alrededor de 900 euros, un dineral para poder sobrevivir unos cuantos meses más de aquel 2009. Luego, unos meses después, a finales de junio de 2010, una llamada de teléfono cambiaría mi vida hasta hace muy poco. Pero eso es otra historia...
De momento, vamos con "Viajes al Fondo del Precipicio", que vería la luz en abril de 2012, inaugurando la Colección Turbulencias. Y allí, en el primer relato -"Compulsión"- ya aparecía Primal Scream con Kate Mosh de invitada cantando "Some Velvet Morning".




Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (y 9)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (y 9)

Siento una peculiar devoción por muchas bandas de rock australianas y una de las más queridas es The Beasts of Bourbon. Los conocí al poco de sacar su primer elepé, ya que el catálogo Hybrid estaba disponible en alguna de aquellas tiendas de discos de compra por correo que tan felices nos hacían la vida a much@s chic@s de provincias en los 80 y los 90.
La suerte me fue benévola y pude verlos en vivo en el desaparecido Parque del Piles en Gijón, y también he podido disfrutar en directo de muchos otros de los proyectos de algunos de sus componentes como Kim Salmon (en el Albéniz con los Surrealists) o el tristemente fallecido hace unas semanas Bryan Henry Hooper (en el Louie Louie). "Something to lean on" es una canción de Salmon que me encanta en la voz del siempre tremendo Tex Perkins. Aparece al final del libro "Vasos Sucios en la Madrugada", en el relato "Blackout", el decimocuarto y último del libro.


sábado, 19 de mayo de 2018

Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (8)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (8)

The Stranglers... otro de esos grandes retos que me planteé cuando colaboraba en el "Ruta 66". Conseguí, gracias al maravilloso archivo del Malvado Peter, acceso a un montón de "NME" y "Musical Express" que é poseía y puso, muy amablemente a mi disposición. De aquella, en los 90, no había ni wikipedias ni nada parecido. The Stranglers y The Damned no eran apreciados con la veneración de otras bandas y creo que de algo sirvieron esos exhaustivos informes para que se les valorara como merecen. Por mi parte, quedé atrapado con su música para siempre y son dos de mis bandas favoritas a las que, coas de la vida, he podido ver, al fin, en estos últimos años. ¡Y en un gran estado de forma!
De todo el repertorio de los Stranglers, "La Folie" es mi favorita: hipnótica, con un desarrollo que embruja. Durante unos años, en las largas noches de 1993 y 1994, solíamos ponerla en La Gran-Ja como último tema, a ver si la población grunjera se piraba a su casa. Obró el efecto contrario, y, tras unas noches, la gente se quedaba a escucharla entera. ¡¡¡No se iban!!!
Por supuesto, tuvo que caer un relato. Y en mi primer libro.


Color



El Tocadiscos. –

“Color”

ALBERTO & GARCÍA “El Buen Salvaje”
Boomerang
12 canciones. 13€


El grupo asturiano consigue, en su tercer álbum de estudio, mostrar toda la brillantez de una propuesta inusual y casi diríamos que única: un rock fuertemente enraizado en las músicas latinoamericanas. Llevaban tiempo trabajando en esa simbiosis tan poco habitual por estos lares y han logrado plasmarla con toda su personalidad en este nuevo disco.
Con una excelente labor arreglística y la expresiva voz de Alberto García, la formación asturiana se hace un hueco propio en un panorama donde es difícil encontrar a alguien con su propuesta, pero también con su destreza para manejarse en sonidos plenos y característicos. Si a ello se añaden colaboraciones de lustre como la de la chilena Soledad Vélez en la cumbia “Reina de la Selva” o la de Jorge Marazu en la bonita zamba “Pa que no vuelvas”, se redondea un disco de grandes ambiciones bien plasmadas.
Alberto & García consiguen mostrarse como un valor notable tanto por su singularidad sin parangón en el panorama nacional como por la maduración de sus argumentos. Son toda una realidad a seguir incluso más allá de lo que pueden llegar a ser sus propias influencias. Han encontrado su lugar con un álbum muy destacable y, a su manera, muy personal.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el suplemento "Culturas" del diario "El Comercio" el sábado 19 de mayo de 2018

jueves, 17 de mayo de 2018

Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (7)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (7)

Huuum... Tom Waits, sí, aparecía en un relato titulado "Blues para un jueves", que está basado también en el título de una canción de Morphine, que escuchamos en el sexto capítulo. Huidas, persecuciones, líos, una mujer fatal, todo tal y como lo relataba Mark Sandman en su canción.
En esta de Tom Waits -una de mis favoritas- todo está claro y resulta transparente.


miércoles, 16 de mayo de 2018

The Saints "Swing for a Crime"

Ruleta Rusa


Crónicas de Vestuario. -
"Ruleta Rusa"

Tras el partido del 24 de marzo de 2018 ante el Córdoba comenzó a acuñarse el término "finales". Quedaban diez "finales", se decía, y cuando se entra en esta clase de terminologías poco bueno se saca. El balance, a falta de tres "finales", es el de tres victorias y cuatro derrotas. Dentro de estas terminologías, ya se ha adaptado el concepto "objetivo", eufemismo que enmascara el verbo "ascender". También se echa uno a temblar cuando se imponen este tipo de conceptos. Palabras y eufemismos al margen, el Real Oviedo llega con algunas posibilidades de entrar en las eliminatorias por el ascenso, a pesar de que en los últimos cuatro choques sólo haya logrado una victoria y tres derrotas, además ante tres rivales directos como Numancia, Valladolid y Osasuna.

No comenzó mal el Real Oviedo en un campo maldito como El Sadar, donde no ha vencido nunca, y una ciudad poco propicia como Pamplona, en la que su último triunfo data de la temporada 1962-63, nada menos. En la primera parte, el conjunto de Juan Antonio Anquela supo frenar a los rojillos en el medio del campo con un trivote que funcionó bien y encontró el camino del gol por el centro, en un gran avance de Diegui Johannesson que supo filtrar el balón entre los dos desastrosos centrales navarros (el atolondrado Aridane y el brusco Miguel Flaño) para que Linares -en estado de gracia- marcase.

Paradójicamente, todo se vino al traste en el segundo acto. El equipo se echó atrás y los centrocampistas desaparecieron. No hubo el necesario control del partido, básico cuando estás ganando, y las deficiencias de unos centrocampistas de choque (el disminuido Ramón Folch, muy venido a menos tras jornadas fulgurantes, y un fundido Rocha) además del poco habitual Hidi, que se vino abajo físicamente en la reanudación, hicieron el resto para que el empuje de Osasuna obtuviese sus frutos. La entrada del talentoso trotamundos Fran Mérida hizo el resto. Se veía venir el peligro en las desaforadas ofensivas navarras, a la desesperada, que no encontraban respuesta alguna ni en el campo ni en el banquillo, con un sobrepasado Juan Antonio Anquela, incapaz de reaccionar con algún cambio. Malas y tardías fueron las sustituciones que lastraron el desenlace del partido.

Queda, pues, tras tan dolorosa derrota, asirse a la desesperada. A una esperanza exprés que pasa por quemar cada una de las etapas con nombre de final como si fuera una ruleta rusa. Uno se para a pensar en aquel film duro y sensacional de Michael Cimino: "El Cazador". A esa sensación de enfrentarse a la pistola en la sien. A saber que si suena la detonación, estaremos muertos, otra temporada más. Pensemos en sobrevivir a los tres disparos mientras suena esa vieja canción de los Lords Of The New Church "Russian roulette". No queda otra.

MANOLO D. ABAD
Foto: J.L.G. FIERROS

Las Canciones de "Vasos Sucios en la Madrugada" (6)

LAS CANCIONES DE "VASOS SUCIOS EN LA MADRUGADA" (6)

Descubrí a Morphine -tal y como conté en un extenso artículo sobre su obra que publiqué en la revista "Ruta 66" en 1999 si no recuerdo mal- al ver el vídeo-clip de "Buena" en la MTV de 1993, aquella con buenos programas musicales y no las patochadas que salen ahora. Siempre es reconfortante descubrir grandes grupos, da igual que estén ocultos en una segunda, tercera, cuarta o quinta fila, puesto que eso sólo son las circunstancias de la vida las que los sitúan en un determinado lugar. Es de tontos prescindir de todo eso, pero, ya saben, hay gente que sólo pretende deslumbrar de la manera más hueca, sin sentir, que en la música debería ser lo esencial. Aunque ya sabemos que hay much@s que habitan en un falso mundo de poses.
"Thursday" de Morphine lo llevaba todo en la propia canción, de modo que sólo hubo que modelar un poco el argumento con mujer fatal, noche, venganzas y huidas. Así quedó "Blues Para un Jueves", el duodécimo relato incluido en mi primer libro de 2008 "Vasos Sucios en la Madrugada".


martes, 15 de mayo de 2018

Died Pretty "Just Skin"