miércoles, 17 de octubre de 2018

The Verve "Bittersweet symphony"



Cause it's a bittersweet symphony this life
Porque esta vida es una sinfonía agridulce

Trying to make ends meet, you're a slave to the money then you die.

Intentas saldar tus cuentas, eres un esclavo del dinero y luego mueres

I'll take you down the only road I've ever been down

Te llevaré al fondo del camino que jamás he recorrido

You know the one that takes you to the places where all the veins meet, yeah.

Conoces al que lleva a todos los sitios donde las venas coinciden, sí

No change, I can't change, I can't change, I can't change,

No, no puedo cambiar, no puedo cambiar, no puedo cambiar

but I'm here in my mold, I am here in my mold.

Pero estoy aquí en mi molde, estoy aquí en mi molde

But I'm a million different people from one day to the next

Pero soy un millón de personas diferentes desde un día hasta el próximo

I can't change my mold, no, no, no, no, no, no, no

No puedo cambiar mi molde, no, no, no, no, no
Well I never pray,
Vale, nunca rezo

But tonight I'm on my knees, yeah.

Pero esta noche estoy arrodillado

I need to hear some sounds that recognize the pain in me, yeah.

Necesito escuchar sonidos que reconozcan el dolor en mí, sí

I let the melody shine, let it cleanse my mind, I feel free now.

Dejo que la melodía brille, dejo que purifique mi mente, me siento libre de nuevo

But the airwaves are clean and there's nobody singing to me now.

Pero la respiración es limpia y nadie me canta ahora
No change, I can't change, I can't change, I can't change,
No cambiaré, no puedo cambiar, no puedo cambiar

But I'm here in my mold, I am here in my mold.

Pero estoy aquí en mi molde, estoy en mi molde

And I'm a million different people from one day to the next

Y soy un millón de diferentes personas desde un día hasta el siguiente
But I'm a million different people from one day to the next
Pero soy un millón de personas desde el primer día hasta el próximo

I can't change my mold, no, no, no, no, no, no, no
I can't change my mold, no, no, no, no, no, no, no
I can't change my mold, no, no, no, no, no, no, no

No puedo cambiar mi molde, no, no, no
It justs sex and violence melody and silence
Es sólo sexo y una melodía de violencia y silencio
It justs sex and violence melody and silence (I'll take you down the only road I've ever been down)

Es sólo sexo y una melodía de violencia y silencio (te llevaré por el único camino por el que nunca he ido)
It's just sex and violence melody and silence 

Es sólo sexo y una melodía de violencia y silencio
It's just sex and violence melody and silence

Es sólo sexo y una melodía de violencia y silencio
It's just sex and violence melody and silence (I'll take you down the only road I've ever been down)

Es sólo sexo y una melodía de violencia y silencio (te llevaré por el único camino por el que nunca he ido)
(It's just sex and violence melody and silence)Been down

(Es sólo sexo y una melodía de violencia y silencio) Calle abajo
(Ever been down)

Sin volver a caer nunca más
(Ever been down)

Sin volver a caer nunca más
(Ever been down)

Sin volver a caer nunca más
(Ever been down)

Sin volver a caer nunca más
(Ever been down)

Sin volver a caer nunca más

Desiertos y Océanos



Crítica. Música. –“Desiertos y Océanos”

JAYE JAYLE + EMMA RUTH RUNDLE
Lata de Zinc, Oviedo.
Miércoles 10 de octubre de 2018.

Las propuestas de conciertos de la gente de Humo siempre vienen con la garantía de encontrarnos ante algo excitante, algo que saca a la ciudad de endogamias y de (interesados) círculos cerrados, para abrirnos al mundo. No imaginábamos que los dos conciertos de Jaye Jayle y Emma Ruth Rundle iban a superar cualquier otra expectativa y sumergirnos en uno de los conciertos del año.



Jaye Jayle son una de las formaciones más sugestivas que se pueden encontrar en el panorama actual. La voz de Evan Patterson es una de esas que te pone en situación y te transporta a un territorio inhóspito donde los espejismos se tornan pesadillas y los sueños terminan en delirios. Un desierto donde se hunden las zanjas del corazón, alimentado por tétricas estampas de desolaciones obsesivas. Todo ello expresado con un bagaje musical rico, con el omnipresente bajo de Todd Cook impregnando una atmósfera cargada de desazón y escalofríos.



Para el apocalipsis final contaron con la presencia de Kiko Flores a un saxo alejadísimo de su labor con los Trashtornados, buscando demonios para exorcizarlos con una especie de improvisación –se había aprendido su parte unas horas antes, cuando espontáneamente se encontró con los miembros del grupo estadounidense- en la que demostró que el riesgo y la versatilidad viven en la escena asturiana y sólo hay que dejarla que rezume más allá de otras posturas oportunistas, parásitas y cómodas que anulan la creatividad y sólo resultan un sacaperras con mercancía rancia de tercera, como las de las neoorquesta rock de pachanga “tributo a”. El extraordinario saxofonista rockero mierense, que lo borda en esa magnífica perla que son los Trashtornados, dotó al espeluznante “Low Again Street” de Jaye Jayle de una perspectiva ignota que remató uno de los mejores conciertos a los que he tenido la suerte de asistir este año.






Tras viajar a las profundidades del alma, a sus paisajes desérticos, como en un regreso salvaje al inicio de “Paris Texas”, entrar en una dimensión opuesta como la de Emma Ruth Rundle se antojaba difícil. Más aún cuando el sonido no terminó de ajustarse en los primeros temas. Consiguió remontar y que sus inundaciones de sentimientos, esos torrentes emocionales que se desencadenan en oleadas que discurren en altos y bajos, alcanzaran al personal con creíble entusiasmo. Océanos de sensaciones que se desarrollan al ritmo de mareas y resacas. Remató en solitario para capturar a todos y, si bien no acercarse a la catacumba de Jaye Jayle, sí dejarnos momentos de creíble intensidad y sentimiento.

MANOLO D. ABAD



Accidentes



Crónicas de Vestuario. –“Accidentes”

El formato de la Liga de Naciones se está revelando como el más excitante y dando lugar a resultados sorprendentes dentro de una competencia feroz. El 3 a 0 de Holanda a Alemania se repitió en la primera parte del encuentro entre La Roja y el combinado inglés. Por fortuna, la reacción tras el descanso mostró que algo ha cambiado en España a las órdenes de Luis Enrique Martínez, porque, en vez de bajar los brazos, tiraron de recursos para intentar un empate que no se consiguió por mala suerte y por el penalti que el flojo árbitro Marciniak no señaló en la clamorosa falta que hubiera supuesto la expulsión del joven portero inglés Pickford. Lamentablemente, no había VAR que pudiera solucionarlo.
En el primer acto, el cuadro dirigido por Southgate superó a los de Martínez con claridad meridiana. Asfixiando a La Roja en el medio del campo con una línea de seis jugadores, un despliegue físico espectacular y un contraataque que recordaba cómo el Leicester consiguió hacerse con la Premier League en la temporada 2015-2016. Si con los azules de Ranieri los tres pases que llevaban al gol se repartían entre Kanté, Mahrez y Jamie Vardy, con la selección inglesa protagonizaban ese viaje al gol en tres toques Harry Kane, Rashford y Sterling. Toda una lección de las grandes virtudes del fútbol de las Islas: fuerza, velocidad y resolución. Mientras, España se mostraba sorprendida con un Sergio Busquets totalmente desconectado, incapaz de contactar con unos delanteros muy estáticos y poco efectivos. Un resultado justo y sorprendente.
Supo interpretar Martínez el partido en la segunda mitad. La entrada de un Paco Alcácer en racha -¡hay que aprovechar cuando un goleador está en estado de gracia!- y de Dani Ceballos permitieron a La Roja un juego más fluido y los de Southgate se echaron atrás de una forma bien distinta a como lo habían hecho en los cuarenta y cinco minutos anteriores. Una reacción que pudo haber terminado bien si no se hubieran cruzado un poste en el remate de Marcos Alonso (quien sigue sin convencer como defensa izquierdo) o el árbitro en el clamoroso penalti. Quizás estaríamos hablando de remontada épica o algo parecido… que ya sabemos cómo es el fútbol. De momento, las posibilidades de meterse en la Final Four y aspirar a ser la primera selección en estrenar el palmarés de la Liga de Naciones permanecen intactas. Esperemos que no haya más accidentes.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el miércoles 17 de octubre de 2018

lunes, 15 de octubre de 2018

Magia y precisión



“Magia y Precisión”

3 MINUTOS DE MAGIA. UNA HISTORIA DEL POWER POP Y LA NEW WAVE

Autor: Carlos Pérez de Ziriza. Música. Ed: Efe Eme. Valencia, 2018. 24.50 €.

Lo expresa muy bien Paul Collins al principio de este magnífico libro: “El powerpop se convirtió en la forma de definir uno de los géneros más denostados del rock´n´roll”. Otros gozan de la épica, de la santificación –santurrona y, en ocasiones, muy babosa- pero al powerpop, como al indie, más por desconocimiento y recelo que por otra cosa, se les denigra, se les machaca. Hablamos en términos generales, en términos de etiqueta, y no sería muy justo hacerlo ante este libro, que trata de abrir puentes, de extender caminos, de unirlos y de relacionarlos con habilidad y, siempre, con buen gusto.
Porque el powerpop (y la New Wave) siguen siendo unos grandes desconocidos para un gran público que, cada vez más, escucha sin contexto, lo que, sin duda, alimenta los clichés y odios. Una nueva forma de ignorancia a la que este trabajo de Carlos Pérez de Ziriza (Madrid, 1973) combate con una acertada visión, abierta y bien fundamentada. Alejándose de un enciclopedismo que ya no piden estos tiempos donde una búsqueda inteligente por internet te soluciona los datos básicos, el autor plantea un recorrido bien diseñado que permite diversas lecturas: puede tomarse con el orden aportado en cada capítulo o consultarse y leerse al azar, sin que, por ello, se pierda ni un atisbo de interés o información. Ese balance entre datos y opinión se sirve con mano maestra, con amenidad no exenta del análisis profundo que sólo podemos ofrecer quienes nos dedicamos a la crítica musical. Que se puede ser muy fan y saber conservar cierta distancia.
El contenido, apasionante, una verdadera delicia para quien suscribe, permite descubrimientos pero, sobre todo, reencontrarse con el estilo, con la magia y con algunas sorpresas olvidadas. Para el profano será el momento de abrirse a un mundo musical apasionante, olvidado, restringido al conocimiento de unos fans que, a cambio de haber sido denostados hasta la arcada, han conservado con su extrema fidelidad a este género que esa música perviva con gran salud. Y que un, necesario, libro como éste tenga más sentido que nunca.

MANOLO D. ABAD

La cal y la arena




Crónicas de Vestuario. –“La cal y la arena”

Tras asistir a una nueva decepción del Real Oviedo ante el Rayo Majadahonda en el imperial Estadio Wanda Metropolitano al que acudieron cinco mil fieles azules la conclusión es que algo no funciona. Y, en este caso, el principal responsable parece ser Juan Antonio Anquela. Sabe uno de los peligros de personalizar y pedir una dimisión de un entrenador, puesto que ya he vivido en mi propia carne que eso puede conseguir que se te silencie. Me ha ocurrido, ya lo sé, con Fernando Hierro y conozco todo lo que, posteriormente, se desencadenó contra mí. También he de decir que me importa un bledo, puesto que el tiempo me ha dado la razón, aunque –lamentablemente- haya perdido una vía de expresión importante. “Otras visiones”, adujeron quienes me apartaron. De poco sirve el consuelo de saber que tenías razón, que fuiste honesto y que expresaste lo que mucha gente pensaba y lo que tú creías que era lo mejor para el equipo. Eso ya es pasado, aunque el presente también esté teñido de un gris marengo que no le deseo a nadie.
El domingo asistimos a la representación de las contradicciones del técnico jienense. Pide intensidad y contemplamos al once más abúlico de lo que llevamos de temporada. Dice que si algo funciona no se debe cambiar y, tras vencer con solvencia al Albacete, con un cambio de sistema, vuelve a transformarlo sin que exista una explicación lógica posible. No para de hablar de que cuenta con la cantera y, como premio al gran partido de Javi Hernández en la jornada anterior, lo manda al banquillo. Y así podríamos seguir con un montón de ejemplos que visualizan el desastre total al que se apuntó el conjunto azul en el grandioso escenario que será la final de la Champions en esta temporada.
Uno se queda confundido ante el pésimo encuentro de los azules: cero en intensidad, cero en profundidad, cero en concentración, cero en garra y cero, también, sí, en orgullo, en un poco de vergüenza para corresponder al multitudinario desplazamiento a la capital de España. ¿Por qué? ¿Qué está sucediendo? ¿Qué nos estamos perdiendo en las interioridades del vestuario? ¿Por qué un jugador que se borró desde el primer minuto, aunque se llame Saúl Berjón, no es sustituido y otro que se dejó el alma como Joselu es cambiado cuando el equipo necesitaba más que nunca a un hombre-gol?
No dudamos de la capacidad de Juan Antonio Anquela. Pero sí de su toma de decisiones últimamente, a cada cual peor. En el Wanda Metropolitano superó lo difícilmente superable. No dudamos tampoco de su honestidad, pero parece vencido por las circunstancias, sin capacidad de decisión ni ganas de transformar un rumbo que, a día de hoy, sólo puede decirse que va a la deriva.

MANOLO D. ABAD

sábado, 13 de octubre de 2018

Hielo que quema


El Tocadiscos. -


“Hielo que quema”

INTERPOL “Marauder”
Matador
13 canciones. 14€.
Probablemente, y junto a Black Rebel Motorcycle Club, los neoyorquinos son uno de los grupos más maltratados por la prensa. Misterios de la vida que permiten que muchos con menos argumentos acumulen elogios y con otros siempre haya un “pero” inefable para reducir méritos. Y eso que Interpol han conseguido levantar su vuelo, tras una carrera que había arrancado en lo más alto en sus dos primeros álbumes –“Turn on the bright lights” (2002) y “Antics” (2004)- decayó en los dos siguientes –“Our love to admire” (2007) e “Interpol” (2010)- y volvió a recuperar el tono en “El pintor” (2015).
En esa línea de recuperación, su sexto álbum vuelve a llenarse con esas gélidas atmósferas guitarreras que queman y logra algunas canciones ineludibles como los bien elegidos singles “The rover”, “Number 10” y “If you really love nothing”. En las dos primeras vuelve a percibirse la tensa pulsión eléctrica de sus inicios en toda su brillantez. No todo se queda en el climax guitarrero de herencia Joy Division, The Chameleons o incluso The Sound, sino que los neoyorquinos recuperan multitud de sus matices post-punk en todo su esplendor en canciones como “Flight of fancy” o “Improbably matters”.
Un álbum, pues, que supone la completa redención de un grupo con –parece- mucho que decir aún.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el suplemento "Culturas" del diario "El Comercio" el sábado 13 de octubre de 2018

viernes, 12 de octubre de 2018

Bob Le Flambeur



jueves, 11 de octubre de 2018

Jaye Jayle "Pull me back to Hell"

Emma Ruth Rundle "The Distance"


You arrive, now that I must leave
I'll take one step out of the nice dream
Into, into something unknown, something unkind
Somewhere so quiet, gone from your side
Send me to lie here
 Forever unseen
The distance is killing me, killing me
The distance between
I just want to die
I just want to lose you
But no one else can soothe like you would do for me
Soothe some of my doubts, all of my lives
Set them on wires, set them on pyres
Send them to burn for me
 Forever unseen
The distance is killing me, killing me
The distance between
Why, why would you leave me here
Right when I need you
No, I can't see you
Out in the open
Out in the darkness
Here where I knew you
Here in my life
 Now I'm somewhere unseen
The distance is killing me
The distance between I'm taking on water, taking on time
Does it ever leave
Does it ever leave
Taking on water, taking on time
Does it ever sleep
Does it sleep at all
Does it sleep at all
Does it sleep at all

miércoles, 10 de octubre de 2018

Emma Ruth Rundle "Light Song"

Jaye Jayle "No trail"

martes, 9 de octubre de 2018

Interpol "The Rover"

lunes, 8 de octubre de 2018

John Wicks (1953-2018)




Relevos


El Tocadiscos.-

"Relevos"

BITTERSWEET "Bittersweet"
Lunar.
10 canciones. 10€.

La joven banda sevillana edita su primer álbum tras dos EPs -"Extranjeros" (2014) y "Ribadeo" (2016)- que los sitúa como una de las alternativas más sólidas a los grandes popes de ese denominado pop indie. Lo hacen con un consistente trabajo donde muestran gran versatilidad para manejarse en diversos territorios sonoros, además de una gran capacidad para engarzar letras y melodías con las que llegar a públicos más amplios.

El trío sevillano abre su trabajo con dos incontestables singles: "Golpe final", que va tras las estelas de pop oscuro de los ochenta y "Demasiada gente", en las mismas coordenadas pero con cierto brillo también de esa "cara a" ochentera. La contundencia de marciales ritmos tecnificados de la potente y brillante "A quién le vamos a gritar" es de lo mejor del álbum y se distingue un tanto del resto de las diez canciones del álbum. También hay unas buenas dosis de riesgo en la sinuosa "Misma especie", con su cargada atmósfera servida con tensa y contenida mano. Cierran con "Hasta el cuello" en clave de psicodelia paisajística que podría recordar a los primeros Rufus T. Firefly.

En definitiva, un grupo que presenta su apuesta como renovador de ese pop indie que tanta fortuna ha hecho en los últimos años con una carta de presentación de lo más sólida.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el suplemento "Culturas" del diario "El Comercio" el sábado 6 de octubre de 2018

sábado, 29 de septiembre de 2018

Estado Mental


El Tocadiscos. –
“Estado mental”

SPIRITUALIZED “And nothing hurt”
Bella Union
9 canciones. 14€.

El regreso de Spiritualized tras seis años de silencio es uno de los que valen la pena, puesto que este álbum reúne las mejores virtudes que alumbran al grupo de Jason Pierce. En todas sus múltiples facetas, desde lo más eléctrico, épico y narcótico (“On the sunshine”) a lo más reposado, en ese estado confesional que hechiza con sus crescendos (“Damaged”), pasando por la cargada lisergia de “A perfect miracle”, todo encaja para fundirse en una obra magna a la altura de los mejores momentos de esta magnífica formación.
El proceso parece haber sido tortuoso, quizás por esa dificultad en sumar la simbiosis de elementos, en teoría, contrapuestos como pueden ser el rock épico, la lisergia espacial, con cierto clasicismo, esos brotes souleros o la intensidad casi free jazz que se escapa por muchos de los nueve temas de un álbum sin desperdicio alguno. Como en las capas de una cebolla que van envolviendo al oyente en un estado mental onírico y embriagador, este trabajo que Jason Pierce se ha planteado como cierre de Spiritualized, como gran despedida final deja el listón a una altura muy elevada.
El oyente y fan –egoístas- pedirán más, puesto que todo funciona en un disco magnífico, planteado sin inmediatez, más allá de toda consideración temporal, con el ritmo vital de un grande como Jason Pierce y Spiritualized en una espiritual y enorme demostración de sabiduría.

MANOLO D. ABAD 
Publicado en el suplemento "Culturas" del diario "El Comercio" el sábado 29 de septiembre de 2018

jueves, 27 de septiembre de 2018

Interpol "Number 10"

Hoy, mañana y pasado mañana en "Pieces", programa de TPA


Esta noche, en TPA, la televisión autonómica asturiana, dentro del programa cultural "Pieces" hablaré de mi quinto libro "Rec-Capitulación".

Será a partir de las 23:50 h.
El viernes se reemitirá a las 15:10 h.
Y el sábado a las 10:50 h.

Fuera de Asturias, puede verse en tiempo real a través de la web www.rtpa.es


Spiritualized "On the sunshine"



On the sunshine
In the morning
It's the dawning baby
Of a brand new precious day
And in the evening
Take it easy
And you can always do tomorrow
What you cannot do today
And in the morning light
Don't it feel alright
You can always shoot the messenger
The moment they arrive
And in the evening rain
Comin' round again
You can always count your blessings babe
Before the foul has laid
And though it's hard to see
Like the leaves from the trees
You can shake the monkey from your back
The circus never leaves
And in the morning light
All that wasted time
'Cause it's only in the darkness
That the stars begin to shine
And in the faded light
All the angels sing
When you reach the ends of all your lines
Then tie a knot and swing
And save your bleedin' soul
Save your bleedin' soul
If youth is wasted on the young
Then wisdom on the old
And let it go
C'mon let it roll
State of mind
State of mind
State of mind
On the sunshine
In the morning light
You can feel the dawning baby
Of a brand new precious day
And in the evening
Take it easy
And you can always fix tomorrow
What you can't pull off today
And take it easy
All these wasted years
Celebrate your finest
And the music of the spheres
And take it easy
Take it easy
Take the monkey from your back
The circus never leaves
And let it go
Let it go
If youth is wasted on the young
Then wisdom on the old
And take it easy
Take it easy
Open up that golden gate
And let it all arrive
Let it role
Easy
State of mind
State of mind
State of mind
Let it role
Let it role
Let it role
Let it roll

martes, 25 de septiembre de 2018

"Rec-Capitulación" hoy en "El Cuaderno"

Hoy, en "El Cuaderno", hablamos de mi quinto libro.
Si os interesa, aquí tenéis el enlace:

https://elcuadernodigital.com/2018/09/25/rec-capitulacion-de-manolo-d-abad/


Lagartija Nick "20 Versiones"



Ya son veinte versiones de la misma historia,
distinto principio y distinto final.
Versión extendida, la del director,
la tuya y la mía, sé también la verdad.

Si te llamo no coges, si coges te enfadas,
Meses sin volver a hablar.
Borrón y cuenta nueva,
nos vemos las caras en un nuevo abrazo.

A decir la verdad,
nada más que la verdad,
la verdad, toda la verdad,
nada más que la verdad.

A ti te han vendido algo más
de lo que se suele comprar,
nos vemos las caras.

A ti te han contado algo más
de lo que se suele contar,
nos vemos las caras.

A decir la verdad,,
nada más que la verdad,
la verdad, toda la verdad,
nada más que la verdad,
la verdad.

La caspa del diablo,
las calles estrechas,
nos vemos por dentro.

A decir la verdad,,
nada más que la verdad,
la verdad, toda la verdad,
nada más que la verdad.

Nada más que la verdad,
20 versiones.
Nada más que la verdad,
la misma historia.
Nada más que la verdad.

domingo, 23 de septiembre de 2018

San Pateo (Año 3). Día 7. “San Pateo es… San Pateo”


San Pateo (Año 3).
Día 7. “San Pateo es… San Pateo”

¿Les decepciono si honro las virtudes culinarias del bollu preñao? Pues, hala, decepciónense, que a mí me da exactamente lo mismo. Mi madre cumple con las tradiciones, con la tradición: bollu preñao a la mesa. Con su choricito, que es chorizote y comprado en Santa Cristina, en pleno centro de la ciudad, en la calle Uría. Para el vino, nos cuidamos un poco más. Selección Valdepeñas, que qué ricos están y a un precio inigualable. 
Antes, en la mañana con ese color tan ovetense, un gris nublado que convierte el Campo de San Francisco –al próximo que diga “parque”, lo extraditamos a Albania- en un lugar mágico. Nadie recorre sus sendas, los patos en el estanque aprovechan para mostrar todos sus colores en su parcela no invadida aún por las horrorosas (y sucias) palomas. A la altura de la estatua de Armando Palacio Valdés, una voz me llama, despertándome de mis pensamientos. Es Enrique Patricio, que está ayudando a montar el escenario para primera hora de la tarde con Petit Pop. Si no saben dónde se encuentra situada la susodicha estatua, deberían saber que es la más antigua de las que hay en el Campo (¡al próximo que diga “parque”…), 1953, mucho antes que un dirigente tuviera la feliz idea de sembrar de bustos y demás obras de ingeniería la ciudad. Veo que han quitado el toldo y se lo comento a Enrique, a quien conozco desde los tiempos de “Astur Music” y eso ya son dos décadas y media en la pomada de la música. Me comenta que estaba en mal estado y que, por eso, había tomado la decisión. Lo que se dice estar a pie de obra, no como algunos nefastos que tuvimos que padecer en Oviedo, más pendientes de la foto o de la cena que de otras cosas. De su gusto –inexistente- musical, mejor nos olvidamos, que ya los padecimos bastante. Aunque, como toda pandemia, amenacen con volver. Lo deseen para volver a llenar sus “cacitos”, darse sus comilonas y acudir a festivales de los que no ven más que los manteles y sábanas de sus restaurantes y hoteles a cuenta de todos los ovetenses.
Me llama Alberto Ceán para saber si voy por la noche al Gong. Actúan Mota Blues, “Mota” con una sóla “t”, que tampoco es tan difícil, señores. No, estoy en modo “cartujo” y como mi querido Eric Jiménez no acompaña a Soleá Morente en concierto, me ahorro una salida. Echo de menos a Los Evangelistas, donde la hija del Maestro (¡Enrique Morente, coño!) destacaba con su ternura, como le comenté cuando presentó su exitoso libro “Cuatro millones de golpes” en el Metrópoli gijonés y tuve la fortuna de acompañarle en el estrado, recordando visitas y encuentros con Lagartija Nick y Los Planetas.
Estiro el paseo, me embriago de esa atmósfera ovetense mañanera y me siento moderadamente feliz (que cantaba Pablo Moro en una de esas canciones) de estar aún vivo y coleando. Es San Pateo, otro más, y, a pesar de los pesares, no han conseguido acabar conmigo.

MANOLO D. ABAD

La melodía que nos llama, que nos persigue en nuestros pensamientos. ¡Qué suerte haberles podido ver en varias ocasiones! Doves “Melody Calls”.

sábado, 22 de septiembre de 2018

Hablando de Nick Cave en "El Club Musical"

Hoy cumple 61 años Nick Cave. Hace 4 hablaba de él en "El Club Musical", programa de TPA. Podéis verlo en este enlace a partir del minuto 23.

https://rtpa.es/video:El%20club%20musical_551406674573.html

San Pateo (Año 3). – Día 7. “El indiscreto encanto de los fuegos artificiales”


San Pateo (Año 3). –
Día 7. “El indiscreto encanto de los fuegos artificiales”

Es jueves y, por la noche, será la Noche de fuegos. Retransmitida por la tele autonómica y todo. Sigo sin entender ese entusiasmo por “los fuegos”, por esa explosión colorista que no transmite emoción alguna y que genera oleadas de expectación entre niños y mayores. Mi perplejidad contrasta ante episodios tan fascinantes como algunos amaneceres, algunos atardeceres que, sí, me producen esa emoción que embriaga a los fanáticos de los fuegos. A mí me resultan tan ajenos como un partido de cricket, pero, bueno, estamos en el país donde “Gran Hermano” ha durado el triple de años que en el siguiente lugar de Europa, o donde una fórmula tan manida, penosa y con un mensaje tan cicatero y lamentable como “Operación Triunfo” se convierte en modelo para la juventud. En fin, ¡qué le vamos a hacer! 
El desayuno es un rito que hoy, sin resaca a pesar del trajín nocturno del día anterior, sabe a gloria. El café molido, dejando su aroma en la casa, el prolegómeno del placer. Se está acabando y habrá que ir un día de estos –hoy, quizás, que mañana los comercios están cerrados- a Casa Veneranda, un clásico ovetense, una tienda con encanto, una maravilla que aún permanece, activa y con gran variedad de selectos productos. Esa clase de lugares que engrandecen la ciudad, que nos permiten tener cerca clase sin alharacas. Un verdadero lujo en el centro de Oviedo. De peregrinación obligada para forasteros, de necesaria visita para los carbayones de pro. ¡Hay que saber vivir de estas pequeñas cosas, claro que sí!
Siempre nos queda el Campo de San Francisco en nuestro imprescindible trayecto por la ciudad. Observar los patos, aunque me entre una peligrosa nostalgia pensando en un estanque completamente diferente en un parque de París que hoy queda a años luz de mí.
Bueno, ¿qué? ¿vamos al lío? Pues va a ser que no, que hay que reservarse, como esos ciclistas que en las grandes vueltas se añaden a la grupeta de cola para esperar su jornada de gloria donde intentarán una escapada. El reloj vital me pide moderación, porque, después de San Pateo, esperan semanas de gran actividad. Me doy un paseo, eso sí, por la tarde, por el “recinto ferial” algo más tranquilo que otras veces para quien busque ganas de fiesta. Yo hoy, no. Se pueden quedar con sus fueguecitos a gusto, lo mismo que yo en brazos de Morfeo.

MANOLO D. ABAD

Hoy, la música es de Antonio Arias (Lagartija Nick, Los Evangelistas, ex091), verdadero fanático de la astronomía y demás… En su primer álbum en solitario “Multiverso”, incluyó esta fantástica –entre otras muchas- canción: “Miríadas”.


viernes, 21 de septiembre de 2018

San Pateo (Año3). - Día 6 "En el Pinón Folixa"


San Pateo (Año 3). –
Día 6. “En el Pinón Folixa”

-Ahora entiendo por qué Slash quemó su amplificador cuando tocó en el Pinón Folixa. El ampli era de Jorge Otero, creo. Pero, en este preciso instante, lo entiendo –digo, a modo de entradilla, esperando captar la atención del tránsito imparable de gentes, de los niños jugando frente a nosotros, de la mirada atónita de quienes se sienten privilegiados por haber conseguido mesa y sillas en el legendario chiringuito pateíno Pinón Folixa. Ocupamos un espacio en la barra y comprendo que nos odien por vernos sentados, hablando de libros e impidiendo el acceso al Eldorado donde podrán ser atendidos a la busca de esa consumición deseada. Algunos se detienen sin complejos, delante nuestro, tapándonos la visión, mientras observan los precios del chiringuito como ese turista que se para delante de un restaurante de lujo a ver cuánto le puede costar un agua con gas en ese local.



Apuro un poco del estupendo vino Berceo y pienso que si no nos tiran botellas ni ningún otro objeto tal y como contaba Charles Bukowski que ocurría en alguno de sus recitales, los cuatro ponentes que presentábamos los cuatro libros colectivos de Ediciones Alternativas publicados en el último año podríamos permanecer tranquilos. El repóker lo completaba Alegría Blanc que iba de acá para allá, algo cabreada porque Javier F. Granda –imprescindible impulsor del asunto- se había olvidado de su nombre, víctima de los nervios y la presión, sobrepasado por el guirigay y la situación adversa. Estamos en el Pinón Folixa, Día de América en Asturias (en Oviedo), un día festivo, son las siete de la tarde, el sol no se ha puesto y el ruido de los chiringuitos, el bullicio de la gente, campan a sus anchas sin remedio. Tratar de leer algo, de ser escuchado, es una tarea titánica. Y ya se sabe cómo acabó el Titanic. Se trata de observar el comportamiento humano, de contemplar alguna de las muchas hermosas mujeres que nos alegran (al menos a mí) la vista en San Pateo, leer o decir algo cuando me toque el turno, saborear el Berceo y… ¡ya está!



Una hora después no paramos de firmar ejemplares tanto Virginia Gil Torrijos como David Suárez Suarón o el mencionado Javier F. Granda y quien suscribe que, no casualmente, aparece en los cuatro libros. A saber: “[O] Anatomías del Antiguo”, “Barra Libre”, “Ars Moriendi” y el más reciente “Erótica XXI”. El encargado de invitarnos al chiringuito –David Fernández- me recuerda mis ya lejanos tiempos en Radio QK y de mi programa “Club Alternativo” (cinco maravillosos años, aquellas fantásticas fiestas de aniversarios con grupos como The Heartbeats, Feedbacks, Crew! Mamy Carter, Manta Ray, Sangrientos, Soviet Sister o Zombi Zú en concierto). Luego tiene la feliz idea que nos desarma: nos compra un ejemplar para cada uno de sus veinte empleados en el chiringuito. Ahí está ese pequeño trecho que discurre entre las palabras y los hechos. Aún da tiempo a que alguien más se anime, pero el detalle es maravilloso. Espero que lo disfruten todos. Y el San Pateo que viene… volveremos, claro que sí, que habrá más nuevos proyectos.



Javier esquiva oleadas de gente de camino a El Olivar cargado con la caja donde aún quedan unos pocos ejemplares. Ni me importa quién toca ni quién vaya a tocar, son las circunstancias las que nos llevan. Eliges y ya está. Si buscas y encuentras algo, vas. Y cuando existe tanta variedad es posible que te dé igual qué hay ese día. Así estoy, bebiendo mi vino, volviendo a contemplar la expo del local a propósito de “Erótica XXI”, pensando en un relato, disfrutando de la compañía y de la amistad. Quizás podríamos pedirle algo más a las fiestas pateínas -¿un concierto de un grupo que me ponga tipo Editors, Interpol, Chameleons, Black Swan Lane, Ride, Lagartija Nick? ¿una nueva Ella que aplaque mi soledad? ¿recuperar algunas pérdidas?- pero, bueno, tampoco vamos a pedir más de la cuenta, ¿no?
Con trasladarnos a la Corrada del Obispo a uno de los dos chiringuitos, cómodos, bien atendidos, sin amplificadores estridentes y con buen producto, ya tenemos bastante. Bebemos, hablamos, proyectamos nuevas ideas y nos impregnamos del ambiente festivo sin desmadres vanos, sin ese exhibicionismo triunfalista que le invade a las masas malformadas por los realitys. Un placer, una gran noche, sin mirar al reloj, deseando que haya muchas jornadas así.
Casi se me escapa un “¡viva San Pateo!”.

MANOLO D. ABAD


Descubrí a Black Swan Lane por casualidad y han significado mucho, han formado parte de una banda sonora personal que no he podido escuchar durante meses. Ahora, hoy, ya sí, con las heridas del corazón suturadas con olvido, con el siempre necesario olvido. Espero que os gusten: Black Swan Lane “Dust”.


San Pateo (Año 3). - Día 5. "Blues too cool"

San Pateo (Año 3). –
Día 5. “Blues too cool”

He dormido como un lirón. Un descanso necesario que acompaño por un paseo por todo el recinto ferial a pleno sol mañanero. Completo los diez mil pasos del reto de mi programa Samsung Health y me sumerjo en propia burbuja sónica. En casa acostumbra a sonar el blues mucho. De hecho, cuando era el responsable de la programación musical de RPA promoví una hora sólo con blues, que tuvo una gran repercusión cuando, cada sábado, acudía a su cita con el público. Pero hoy necesito a Morphine, uno de mis iconos, no me pregunten por qué. Quizás sea que es la víspera de la presentación en San Pateo, en el chiringuito Pinón Folixa de los últimos libros de Ediciones Alternativas. Cuatro trabajos colectivos donde he tenido el lujo y el placer de haber podido participar. A saber –momento promocional, pueden hacerse con ellos por 10€ el ejemplar en el señero bar ovetense El Olivar- son los siguientes títulos: “[O] Anatomías del Antiguo”, “Barra Libre”, “Ars Moriendi” y “Erótica XXI”. Me relajo un poco a base de rosado navarro y del malogrado grupo estadounidense hasta que llega la tarde, muy perezosa, demasiado perezosa, mientras escribo varios textos…



Me llama Javier F. Granda a eso de las ocho y media para ver si me animo a una nueva jornada pateína. Sorprendentemente, le digo que me guardaré para liarla el miércoles. Tenía apuntado en el Concurso de Rock a Jeff Rosenstock y se me pasó -¡el maldito programa de mano que no tengo!- a Big Daddy Wilson. Con lo cual, me quedo en casa y directo a la cama de nuevo.




Antes, leo nuevas polémicas estériles sobre San Pateo: en este caso, la “de siempre” sobre la programación musical. Siempre suelo parafrasear a ese filósofo urbano que es Harry El Sucio que decía: “las opiniones son como los culos, todo el mundo tiene uno”. Yo creo que antes de que la gente expresase sus opiniones musicales sobre San Pateo, deberían hacérseles unas sencillas cuestiones, a saber:
-Dígame el nombre de tres locales en la ciudad que programan conciertos regularmente durante todo el año.
-¿A cuántos conciertos va el resto del año (no vale contar San Pateo)?
-¿Cuándo fue la última vez que se compró un disco?
Creo que con esta pequeña aproximación, podríamos hacernos una idea del valor de la opinión de esos que cacarean tanto y con tan pertinaz desconocimiento.

MANOLO D. ABAD

Todo está mal, la programación de San Pateo está mal, todo está mal, la programación de San Pateo está mal, todo está mal, la programación de San Pateo está mal... Mi papagayo ya se lo sabe. ¿O era un loro? ¡Ay!