Deslices

Deslices

martes, 3 de mayo de 2016

"Noise" recuperado

Crítica. Música. -
"Noise recuperado"


TRIÁNGULO DE AMOR BIZARRO
 
Lata de Zinc, Oviedo.
Viernes, 29 de abril de 2016.

Celebraba la emblemática tienda de discos ovetense Alta Fidelidad su décimo aniversario y hacerlo con una banda como Triángulo de Amor Bizarro dice mucho de las intenciones de su responsable -Alberto Izquierdo- ahora que cierto indie se ha convertido en el sustituto del pop-rock de otras épocas. Aquí hay una raíz que entronca con lo expuesto a principios de los 90, sin coartadas generacionales, pleno de electricidad y sabiendo conjugarlo con melodías que se filtran entre esas toneladas de ruido que caracterizaron al indie que alimentaba esperanzas en Benicàssim a mediados de los 90.

Los gallegos han logrado en su último álbum -"Salve Discordia"- matizar toda su potencia distorsionada en canciones que saben manejarse a través de estribillos irresistibles. Todo lo que habían sugerido en entregas anteriores explota con todo su colorido entre paredes de pura electricidad que remite a tiempos que ya creíamos perdidos. Enroscados en esa recuperación, consiguen reventar plenos de matices, ya sea desde el recurso a la psicodelia sosegada llevada a la catarsis desde el crescendo, como en los estallidos que no se han dejado en este camino desde que les contemplásemos por primera vez en mayo de 2007 en el añorado festival "Intersecciones". El camino no les ha domado, sino que ha descubierto nuevas virtudes que han conseguido explotar al máximo en este nuevo álbum y en unas actuaciones donde saben dosificar matices y energía con la mano sabia de quien ha aprendido a distribuir todos sus recursos, ya sean a través de envenenar de electricidad sus innegables virtudes pop como de envolverse en las indomables espirales sónicas ruidosas con las que impactaron en sus orígenes. Un grupo en crecimiento y en un estado de forma envidiable.

MANOLO D.ABAD 
Publicado en el diario "El Comercio" el martes 3 de mayo de 2016 

El tiempo de los supervivientes



Crónicas de Vestuario. -

El tiempo de los supervivientes”


Según va acercándose el final de esta larga travesía que es la Liga de Segunda División van aflorando los nervios y, sobre todo, la necesidad imperiosa de puntuar al precio que sea. El coste acostumbra a ser muy alto, casi tanto como el premio a lograr. Conscientes de ello, los azules -sin cuajar ni de lejos un buen partido- consiguieron salir vivos del choque ante el Córdoba, en una prueba de supervivencia donde mostraron el coraje que requería la ocasión.

Los andaluces crearon innumerables ocasiones pero hoy la suerte no estaba de su lado. Se encontraron, además, a un Rubén Miño infranqueable que cuajó una estupenda actuación, sólo superada por un completo Josete tanto en misiones defensivas como en las de ataque, que coronó, además, con un gol. Todo lo contrario de un Héctor Verdés que volvió a ser expulsado -¡cuarta vez en esta temporada!- y obligó a que sus compañeros redoblaran las fuerzas para superar la agonía de más de media hora en inferioridad. 


No era un día para manifestaciones excelsas de gran fútbol. Sólo importaba la supervivencia. Mantener a cero la portería para gozar de los tres puntos conseguidos con el gol de Josete. Poco más que lucha sin cuartel podían ofrecer los azules ante un rival que manejaba el partido y creaba constantes ocasiones de gol. Salir indemnes de la prueba y con el importante botín a salvo era el único objetivo. Se volvieron a malograr contraataques, como uno clamoroso que marró Borja Valle, pero, al final, no hubo que lamentarse de las ocasiones perdidas, como sí que habrán hecho los discípulos de Oltra.


El equipo mantiene sus opciones y todos nos agarramos al clavo ardiendo de los resultados, a falta de otras virtudes. Siguen sin convencer los de Generelo, pero se conservan las esperanzas, lo más importante, lo verdaderamente trascendental. Ya habrá tiempo para hablar de otros asuntos: ahora son los puntos y los resultados los que mandan sobre cualquier otro argumento. Es hora de sobrevivir y nada más. Toca olvidarse de todo y alimentarse de esperanza, borrar cualquier memoria de un juego que cada vez está más lejos del que nos situó en vanguardia y sumar los mayores puntos posibles con los raquíticos valores que adornan al conjunto de Generelo. Pequeño consuelo el tener que asirse al coraje pero ahora es el tiempo de los supervivientes y de obtener los máximos premios sin pensar en nada más. 

MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: J.L.G.FIERROS
Publicado en el diario "El Comercio" el lunes 2 de mayo de 2016

 

miércoles, 27 de abril de 2016

Las ruinas de la calle Uría


Vetusta Blues. -

Las ruinas de la calle Uría”


Para bien o para mal, la calle Uría es el escaparate de Oviedo, su gran escaparate. Bajarse del tren y admirar esa vía produce una magnífica sensación, un hermoso paisaje con montañas al fondo, una vía amplia y espaciosa. Un lugar por el cual asomarse al mundo o al universo ovetense, más intrincado que esa calle recta y majestuosa.

De un tiempo a esta parte, en cambio, la calle Uría se ha ido llenando de ruinas en sus edificios. Si la tomamos desde la propia estación de ferrocarril, a mano izquierda, contemplamos el edificio del portal número 74, que ha ido demoliéndose con sumo cuidado, casi artesanalmente, dado el peligro que conllevaba hacerlo de un modo convencional. Hoy mismo pasaba entre los múltiples cascotes del solar, que estaban siendo cargados en un camión. La sensación que produce es desoladora. Claro que, si seguimos caminando por esa misma acera, al cruzar la calle Melquiades Álvarez nos encontramos con las enormes grúas que nos avanzan el terrible incendio que destrozó el numero 58 y segó la vida de un bombero hace tan sólo unas semanas. Encontrarse con esa muralla de parapetos y grúas resulta desasosegador. La inquietud se apodera de uno mientras observa cómo muchos viandantes se detienen a contemplar el terrible panorama.

Otros edificios han tenido que ser desalojados para albergar locales comerciales, como el del portal número 29, donde toma asiento una mendiga. La deslumbrante arquitectura se vuelve pavorosa, con esas gárgolas amenazantes culminando el espacio de los locales vacíos. La desazón también me invade cada vez que paso por ahí, como si algo en el corazón de la ciudad se estuviese muriendo, en una agonía más acentuada que otros lugares desoladores de Oviedo como el Cristo, la plaza de toros o los chalets de La Vega.

Resulta chocante encontrarse con esta desolación en un espacio donde la ciudad se muestra a todos, en mayor medida a los forasteros. Habla de decadencia y abandono, de las ruinas de un régimen que vendió una ciudad “de los palacios” y que ha resultado ser la ciudad “de los marrones y de sus ruinas”.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el miércoles 27 de abril de 2016

Laughing Clowns "Eternally yours"


091 "Demasiados escalones"



Hay demasiadas puertas que abrir
para salir de una prisión.
Hay demasiadas puertas que abrir
para entrar en tu corazón.

Filas de hormigas van a por la miel,
cien policías tras un ladrón.
Hay demasiadas cosas que aprender
para tener todo tu amor.

Y aunque al beber confundo el nombre de las cosas
y no distingo bien las setas venenosas,
sé que hay demasiados escalones que subir
para poder llegar a ti.

Sé que no hay flores en el mar
ni gasolina en mi motor.
Hay demasiados muros que saltar
para entrar en tu corazón.

Y aunque aprendiera a hipnotizar serpientes
y mi reloj se hiciera blando de repente,
siempre serían demasiados escalones que subir
para poder llegar a ti.

La tierra sigue dando vueltas,
el ritmo no lo marco yo,
veo miles de puertas, se abren y se cierran,
y yo no tengo tu amor, tu amor ...

Y aunque al beber confundo el nombre de las cosas
y no distingo bien las setas venenosas,
sé que hay demasiados escalones que subir
para poder llegar a ti,
para poder llegar a ti.
Y hay demasiados escalones que subir
para poder llegar a ti...

martes, 26 de abril de 2016

Luces y sombras



Crítica. Música. -

Luces y sombras”

THE TRAVELING ZOO

Tribeca, Oviedo.
Viernes, 22 de abril de 2016.

Había ganas de ver a The Traveling Zoo, una de las más brillantes formaciones asturianas, un año y medio después de nuevo en concierto y con un nuevo álbum, grandísimo tercer trabajo “Science & Fictions”. Arrancaron con tres magníficas canciones de ese álbum -”Deepest side of the universe”, “Swimming on the stream” y “How long?”- mientras una gran pantalla ofrecía sugerentes imágenes para acompañar al grupo en formato quinteto encabezado por Fran Elías. Ya entonces, no se les notó muy cómodos sobre el escenario, acusando lo poco que la banda se prodiga en vivo y el uso de la caja de ritmos, que se comía en muchas ocasiones el importante hacer de su cantante e incluso las incisivas guitarras de J.M.Olay, otro veterano curtido en mil batallas en grupos como Secretos de Alcoba, La Huella o Soviet Sister. “Your speech” quedó bastante desvaída y cuando parecía difícil remontar, entraron a escena los componentes de La Bande Guillermo Arias al saxo y Cristóbal Iglesias a la trompeta, y lograron transformar a la formación en unos estilizados Style Council para redondear unos colosales “The best of me” y “New year´s day”. Regreso al quinteto, más entonados y con más aplomo, para repasar otro de sus hits -”Robots”- y “The noise of the foolish”, aunque volvieron a atascarse en un maremágnum con su electrizante “Invisible”, que hubieran querido firmar Editors. Una nueva pausa para un emotivo y cálido dúo con Puri Peñín, volvió a mostrar la categoría del repertorio de The Traveling Zoo en el desnudo acústico de “Behind” y “What a lovely day”. La vuelta al quinteto bordó, en el tramo final, la intensa “Healing” y las dos superlativas piezas, bellas perlas pop, que son “The last one” y “Believe me”, todo un regalo para quien disfrute de bandas como Go-Betweens, Teenage Fanclub o Echo & The Bunnymen, e incluso del mago George Harrison.


Para el bis se reservaron “Solo amor” con padre (Fran) e hijo(Pablo, también en La Bande, a la armónica) únicamente en las tablas y lo remacharon con otro hit inexcusable que aparecía en su primer álbum “Homework” (“Summertime in Willow Street”) y un reivindicativo “Upside down”, también de su debut. Son The Traveling Zoo una de las mejores cosas que le habían podido suceder al ya diverso rock asturiano, a pesar de que no fue una noche completa sino de unos altibajos que, empero, mostraron cómo sus aristas son aún mayores de las que lucen en sus tres brillantes trabajos, pura delicia para corazones necesitados de melodías y canciones pluscuamperfectas talladas con la mano maestra de los grandes creadores.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el viernes 29 de abril de 2016

Hugo Race & The True Spirit "I know you"


lunes, 25 de abril de 2016

BB Sin Sed "Perder la fe"




Death Cab For Cutie "Everything´s a ceiling"



Way way down a hole, there's no feeling,
Cause when you're so far below the floor, everything's a ceiling.
We dug it down as deep as we could just like we planned it,
But when you climbed out you pulled the ladder and it left me stranded

So what am I supposed to do?
I'm calling out to you
But you're miles away, it's true
Digging with someone new

So far down in this hole, there's little daylight.
I feel the shards of the midday sun and then it's black as midnight.
The only stars I see in the sky, they don't move me.
Cause they've all been dead for millions of years, they're just light diffusing.

And the constellations move and the brightest point is full,
But every telescope you see, was pointed only at you.

And I've got nowhere to go except further below,
So I keep digging.
And it gets darker everyday,
But I see no other way than just committing.

And if the earth is as round as they say
Then I won't find another place
From where I break back through
It's farther away from you
It's farther away from you

So what am I supposed to do?
I'm calling out to you
But you're miles away, it's true
Digging with someone new

So what am I supposed to do?
I'm calling out to you
But you're miles away, it's true
Digging with someone new
Digging with someone new
Digging with someone new

Balthazar "Wait any longer"

When did all the streets get so empty
and when did all the music die on me
where have all the women gone this time
I need to find the right direction or a sign
cause I can't wait any longer
for the spoken word
before it reaches us, well
we'll get overheard
by the man that sings
by the men he brings
can't keep lingering
tell me where to sin
when did all the streets lose their sound
before the day breaks got to get up my feet
flee this town
cause I can't wait any longer
for the spoken word
before it reaches us, well
we'll get overheard
image: http://static.urx.io/units/web/urx-unit-loader.gif

by the wicked twins
by the blue eyed kings
can't keep lingering
tell me where to sin
cause I can't wait any longer
for the spoken word
before it reaches us, well
we'll get overheard
by the fool that wins
by the man that swings
can't keep lingering
tell me where to sin
by the man that sings
by the men he brings
can't keep lingering
tell me where to sin

Un pozo sin fondo


Crónicas de Vestuario. -

Un pozo sin fondo”


Aquí tenemos el resultado de la política de paños calientes: un ridículo monumental y el desperdicio continuado de las opciones de ascenso. Se abría la posibilidad de mostrarse fuertes, contundentes, en los dos partidos de casa para asaltar ese ascenso que con tanto ahínco se había perseguido hasta hacía un mes y medio, pero no. El Huesca volvió a desnudar a un equipo convertido desde la llegada de David Generelo en un conjunto sin recursos, una verdadera y triste caricatura de lo que fue, un caos táctico, sin un plan de juego, sin penetración por bandas, nulo ofensivamente y de creación predecible. Un auténtico desbarajuste colectivo, un once en estado catatónico, incapaz de reaccionar al estímulo de la grada, sumido en un limbo de pases inútiles en el centro del campo, jugando a un ritmo desesperadamente lento, presa ideal para cualquier equipo que se enfrente a él. 

No se podrán quejar quienes llaman a la unión de los aficionados oviedistas que trataron de insuflar ánimos en todo momento pero ni siquiera la predecible llamada a la épica funcionó. El recurso a tres delanteros, a encerrar al Huesca en su propio campo a base de fuerza y testosterona con la salida de Linares y Cervero a mediados del segundo acto tampoco funcionó. Se había desperdiciado un valioso tiempo en tontear en el centro del campo, con movimientos previsibles, negando las bandas como si el discurrir por estas pudiera traer consigo alguna clase de contagio maligno. Y así, claro, poco se puede hacer en ataque, salvo el recurso del patadón al área donde, incluso, hubo oportunidades de anotar, tal es la capacidad de Toché cuando se ve cerca del gol.

Lo visto en esta nefasta tarde es un libro abierto que -ya que se conmemoraba ayer precisamente el Día del Libro- deberían regalárselo a quienes deben tomar decisiones: cuando hay un cáncer, lo mejor es extraerlo, sajar. No andarse con paños calientes, porque lo que nos podemos encontrar es un espectáculo tan lamentable como el ofrecido ante los discípulos de Anquela. El equipo que entrena, siempre a puerta cerrada, David Generelo parece viajar en piloto automático hacia ninguna parte, sin ideas, sin rumbo, sin alma, sin pasión, sin cerebro. Celebrábamos el aniversario de la muerte de Miguel de Cervantes y quizás muchas de sus grandes palabras puedan orientarnos en estos momentos de gran desdicha, de ver cómo se tira a la basura con tanto desparpajo todo lo que se trabajó en muchos meses. “La senda de la virtud es estrecha, y el camino del vicio, ancho y espacioso”, escribió el insigne autor del Quijote. Parece muy complicado reconducir esta nave y, mucho menos, a través de quienes ya han demostrado a las claras su incapacidad para llevar al once azul, convirtiéndolo en una oscura sombra del equipo que había deleitado a la sufrida afición azul. Parafraseando a Cervantes, de nuevo (la ocasión lo merece): “La falsedad tiene alas y vuela, y la verdad la sigue arrastrándose, de modo que cuando las gentes se dan cuenta del engaño, ya es demasiado tarde”. Aún quedan siete jornadas para enmendarse.

MANOLO D. ABAD
Foto: J.L.G.FIERROS
Publicado en el diario "El Comercio" el domingo 24 de abril de 2016

El día (obligatorio) del vinilo


Vinilo Azul. -

El día (obligatorio) del vinilo”


Sí, ayer, fue el Día del Libro, y habrá que guardar algunas conclusiones para otra entrega de este “Vinilo Azul”, que recibe su nombre de cierta veneración a los discos, que, desde la aparición del compact-disc, pasaron a llamarse vinilos. La vida da tantas vueltas que, a veces, pese a permanecer en un mismo lugar, el mareo nos llega de tanto movimiento como se produce, de tantos pequeños terremotos que nos remueven de lo supuestamente anodino.

En esta ruleta rusa de apariencias que son las tendencias de moda y demás poses varias, ha llegado la del vinilo. Gente que adquiere discos para ni tan siquiera escucharlos, por el postureo de comprarlos y colgarlos en una pared de sus casas. Hay gente para todo en este mundo. Recuerdo mi primera compra, el primer álbum de los valencianos Glamour en la tienda de discos Pífano, en aquel recién inaugurado Centro Comercial Salesas de Oviedo. Unos días después caería, en el mismo lugar, el primer single de Ilegales con “Revuelta juvenil en Mongolia” y la espeluznante “La pasta en la mano”. Ya no había remedio: un camino se había abierto. En aquel pequeño y portátil equipo Dual comenzaban a sonar nuevos discos. No importaba quedarse sin salir el fin de semana, escuchábamos todos aquellos vinilos que nadie llamaba así por entonces.

El tiempo transcurrió. Templos como Discos Liverpool, Discoteca y, sobre todo, Discos 3 de mi querido Antonio Palomero, acabaron por cerrar. Y algo cambió en nuestras vidas. Recuerdo estar en Madrid, en casa de mi querido amigo Dani Fletcher, que me acogió junto a su gran mujer Asun Montes en un momento de gran zozobra personal y conocer la liquidación de Discos Del-Sur a quienes había comprado por correo toneladas de discos y de cd´s, sin poder acercarme. No tenía dinero y el futuro sólo era un pozo sin fondo donde no quería sumergirme. La vida siguió dando vueltas, con un capricho inabordable, que me permitió reconstruir mis ruinas. La ciudad también había cambiado. A mi revista “Interferencias” llegaban cds, ningún vinilo. Mi pequeño estudio en el centro de Oviedo -mi madre lo llamaba el “zulo”- sólo tenía capacidad para ellos. Los vinilos, que habían crecido hasta más allá del millar, se quedaban en la casa de mis padres.

Pasados los años, los vinilos y el equipo “compacto” -en casa de herrero, cuchillo de palo, ya saben- siguen en la casa de mis progenitores. El incremento de cds ya cuadruplica (o quizás más, ya perdí la cuenta) al de vinilos, pero la valoración en el mercado ha aumentado de unos respecto a otros. Incluso hay un día para celebrar a los discos, o a los vinilos, como los llaman ahora. Aún me encuentro gente que me cuenta que los cds se borran pasados una década -en mi colección algunos ya superan la veintena y no ha ocurrido tal cosa- y que siguen vendiéndome motos e historias sin sentido propias del radio makuto. Yo, tan sólo compro algunos discos -perdón, vinilos- por algo especial y con mayor gusto si van acompañados de cd -en los Estados Unidos suelen ofrecerte ambos a un precio de risa- pero no pienso que sea algo particular o me haga sentirme sobrehumano. Me encanta tener mi vinilo en color azul del último de Automatics, pero escucho el cd que lo acompaña; lo mismo cuando adquirí el 10” titulado “False idols” de Hugo Race también con un compact adicional.

No entiendo esta fiebre. A fin de cuentas, lo principal debería ser la música. Y, más aún, prescindir de todos estos cabos de año, “días de”, que sólo sirven para que muchos periodistas se sonviertan en unos rutinarios vendedores de vacuas y repetidas efemérides con la persistencia aburrida de un mal funcionario. Y eso, por no hablar de ciertos compradores del producto...
MANOLO D. ABAD
Publicado en el suplemento "El Comercio de Oviedo" del diario "El Comercio" el domingo 24 de abril de 2016 

viernes, 22 de abril de 2016

091 "Nadie encuentra lo que busca"



Yo busqué la luz metiéndome en un pozo
e intenté pintar blanca la oscuridad.
Te tuve un instante delante de mis ojos,
mis dedos tocaron la soledad.

¿Por qué nadie encuentra lo que busca?
¿Por qué nadie encuentra lo que busca?

Muchos buscan oro y sólo encuentran piedras
y he visto lunáticos siguiendo el sol.
Puñales en la espalda, tú traerás de vuelta
si lo que vas buscando es amor

¿Por qué nadie encuentra lo que busca?
¿Por qué nadie encuentra lo que busca?
¿Por qué nadie encuentra lo que busca?
¿Por qué nadie encuentra lo que busca?
¿Por qué nadie encuentra lo que busca? 

The Bright "El final del amor"




Sugar "Helpless"



Another time, time after time
You make me feel so helpless I
Never tried to change your mind
I keep it to myself it's
Sometimes I've got to tell you
Is it this time I'll tell you?
We've got to go to places
Somewhere I don't mind it's special
And now you find as time goes by
You're left with nothing meaning much
The meaning I will have to try
To take your mind to places
I wish that I could help you
But you seem less than helpless
I always tried to tell you
Someday that it'd seem so special
Time after time what's on your mind
You make me feel so helpless I
You never tried what's on your mind
You make me feel so helpless I
I feel so helpless I
You're left alone with something
And I hope for you it's one thing
That something you and yours can
Hold and hold as something special
And now you find as time goes by
You're left with nothing meaning much
The meaning I will have to try
What's on your mind so helpless I
I feel so helpless I
Feel so helpless I, feel so helpless I
Feel so helpless

 

miércoles, 20 de abril de 2016

Science & Fictions


Vetusta Blues. -
Science & Fictions”

Ya hemos hablado en estas mismas líneas de este grupo de rock asturiano, The Traveling Zoo, que presentará su nuevo trabajo, el tercero, titulado “Science & Fictions” el próximo viernes en la ovetense sala Tribeca a las 21:30 horas. Encabezados por un histórico de la música asturiana como Fran Elías (exModas Clandestinas), The Traveling Zoo constituyen una de las formaciones más interesantes del panorama asturiano, con una personalidad propia que han ido forjando a través de tres excelentes trabajos. Ahora, con este nuevo álbum bajo el brazo y con el también nuevo sello asturiano La Granja Records, parece que se dan todas las condiciones para que el grupo dé un salto a un público más amplio.

“Science & Fictions” está repleto de luz, de melodías y canciones prodigiosas, pluscuamperfectas, herederas de grandes creadores como The Go-Betweens, Prefab Sprout o Echo & The Bunnymen, pero, al mismo tiempo, dotadas del toque personal de Elías. Lo cierto es que son una banda peculiar, puesto que no suele ser muy corriente que padre e hijo trabajen y toquen en una misma formación. Tampoco el ritmo de producción creativa que Elías se ha impuesto: es el tercer álbum en tres años y medio, algo inusual en estos tiempos que corren y ya tiene material para uno nuevo. Es como si quisiera recuperar los años perdidos, en una carrera contra reloj para retomar el espacio de tiempo transcurrido con respecto al que fue su gran proyecto -Modas Clandestinas- en los años 80 y que les situó en la historia del rock asturiano. Quizás ocurra, como tantas veces durante nuestra existencia, que la vida nos brinda una segunda oportunidad y hay que agarrarse con fuerza y fe a ella, sean cuales sean las condiciones. Abrazar los sueños e imbuirse de esperanza en que las cosas quizás puedan ser de otra manera. Poco importará el resultado, lo principal es afrontar ese nuevo trayecto, disfrutarlo, intentar aprender de los errores cometidos y tratar de no repetirlos.

Más difícil es verles sobre un escenario, algo que les da cierto misterio y deja a sus fans con ganas de nuevas actuaciones. De ahí que haya que aprovechar su regreso ahora que se van a dejar ver en esta comparecencia para presentar un magnífico álbum, donde vuelven a superarse, con magníficas canciones de pop cristalino. Luz para iluminar días de sombras y dudas, en mi caso, quién sabe si para completar la euforia en el de otros. En cualquiera de los casos, una cita con uno de los mejores grupos que han salido de Asturias en los últimos tiempos y con un trabajo de pop superlativo que encantará a los amantes de melodías irresistibles de guitarras.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el miércoles 20 de abril de 2016

lunes, 18 de abril de 2016

El Guión

Crónicas de Vestuario. -

El guión”


El Real Oviedo de David Generelo parece haberse agarrado con desesperada fuerza a un libreto no escrito en el que el fútbol pasa a un segundo plano en virtud de dos cánones que mandan (y mucho): la suma de puntos y el apoyo de los aficionados. Bueno es sumar, pero, más aún, convencer. O tratar de hacerlo a base de intentar jugar con tus armas para llegar al ansiado triunfo. 

Desde la llegada del ex-jugador extremeño del Real Oviedo, el once azul ha negado tres de sus mayores virtudes, las que le habían otorgado una personalidad propia y un poder impagable por los campos de la Segunda División. A saber, por si alguien lo desconoce: las entradas por banda, la creación ofensiva y la definición en ataque. Negadas éstas de una forma tan flagrante que no escapa a los ojos de ningún aficionado con horas y conocimiento de fútbol -como son muchos oviedistas- los partidos se encomiendan a Miño -soberbio hoy en sus actuaciones, a excepción de un resbalón en las postrimerías del encuentro- y a un destello de Toché que suele convertirse en oro de gol. Más allá de esto, el conjunto azul se encomienda a aquel diálogo célebre de la película de cine negro americano del gran Abraham Polonsky “El Poder del Mal”, protagonizada por el sensacional John Garfield: “Sumar y restar, lo demás es conversación”. En la matiné de vermouth dominical cabe pensar si se ha sumado un punto ante el voluntarioso Nástic de Tarragona o si se han perdido dos en la carrera a un ascenso que nunca estuvo tan al alcance de tantos equipos en las últimas temporadas.

El nefasto balance como visitante no ayuda mucho a concebir esperanzas. Suerte que ahora toca someterse al veredicto benéfico del Carlos Tartiere por partida doble, lo cual, visto lo visto, no deja de ser un arma de doble filo. Confiemos, esperemos.

La trayectoria fuera de casa no puede ser más desoladora: desde el trece de diciembre de 2015 en que se venció al Mirandés por 1 a 2, el Real Oviedo no suma tres puntos fuera de casa. Tras tres derrotas consecutivas fuera, se vuelve a sacar un punto, para un total de cinco empates y tres choques perdidos. No parecen números de un equipo que desea y, digámoslo ya, por potencial bien encauzado, trabajando sus virtudes, no transformándose en un clónico de otros tantos, podría y debería aspirar al ascenso. Mutados en un vulgar conjunto más, que apenas crea ocasiones, que ignora las bandas, que rehuye de una identidad que tanto costó obtener, despersonalizado a través de algunos jugadores rutinarios y sin compromiso, sin fe, sólo nos queda esperar y desear en una transformación. En salirse de este guión establecido y seguir a pies juntillas lo que escribió el Premio Nobel Santiago Ramón y Cajal: “Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como aviso providencial de nuestra ligereza o ignorancia”.

MANOLO D. ABAD
Foto: J. L. G. FIERROS
Publicado en el diario "El Comercio" el lunes 18 de mayo de 2016

domingo, 17 de abril de 2016

Manta Ray "La vida continúa (zu gabe)"

">

viernes, 15 de abril de 2016

Richard Hawley "Tuesday PM"



Girl, oh you've been so cruel
An understanding thought will melt the ice in you
Girl, oh you'll see it soon
Not everyone is bulletproof on the battlefield
Not everyone is bulletproof on the battlefield

Girl, oh you've been unfair
I think the game, it had some rules you didn't declare
Girl, please let down your hair
If you could see what I see on your hidden stairs
I read it in a message that you left for me there

Because you are all that moves and breathes and wanders through, invading from the sea
An understanding thought will thaw the frozen ice of envy, 'cause I can see you clearly...

Girl, now here is a truth
I don't regret a minute that I spent with you
And girl, and I've been a fool
Not to keep you close to me like a good lover should
And for keeping you away from all the things that you love

'Cause you can see me clearly...

The Traveling Zoo "The Last One"

">

Flamin´ Groovies "Shake some action"

">

jueves, 14 de abril de 2016

Nick Cave & The Bad Seeds "Push the sky away"



I was right
I was right
Oh, the sun, the sun
The sun is rising from the field

I've got a feeling
I just can't shake
I've got a feeling
That just won't go away

You've got to just
Keep on pushing
Keep on pushing
Push the sky away

And if your friends think
That you should do it different
And if they think
That you should do it the same

You've got to just
Keep on pushing
Keep on pushing
Push the sky away

And if you're feeling
You've got everything you came for
If you got everything
And you don't want no more

You've got to just
Keep on pushing
Keep on pushing
Push the sky away

And some people
Say it's just rock'n roll
Oh, but it gets you
Right down to your soul

Dean Wareham "Happy & free"



starshine, starshine, faintly blowing through the night time air
there’s nothing wrong with the road we’re on
searching, searching, feel the secret of the shining yeah
it’s coming on and it’s coming strong

happy and free for a while
happy and free for a while

starshine, starshine, faintly blowing through December lights
there’s nothing wrong with the road we’re on
dreaming, dreaming, take the dawning by surprise
there’s nothing wrong with the road we’re on

happy and free for a while
happy and free for a while
happy and free for a while
happy and free for a while
happy and free for a while


miércoles, 13 de abril de 2016

Pacientes

 

Vetusta Blues. ­


“Pacientes”


La vida nos pone a prueba muchas veces, tanto a nivel emocional como al de la propia
supervivencia. Quizás cuando más lo comprobamos es cuando la salud nos da un susto. Ahí
estamos equiparados todos y, supongo, la lección de pasar por el servicio de urgencias de un
hospital deberían repetirla, sobre todo, aquellos que permanecen más alejados del mundo,
envueltos en su burbuja. Por ejemplo, los políticos. Curioso es que hayamos visto en los últimos
meses cómo algunos exigían un indignante trato de favor al enfrentarse a ese trago. Un trago que
nunca es agradable, por mucho que los profesionales que trabajan duro en esos benditos servicios
públicos traten, las más de las veces, de hacérnoslo llevadero.
Las circunstancias me llevaron a esas urgencias hace unos días y volví a comprobar cómo estos
profesionales se dejan la piel (no como ese político que no para de repetirlo en sus mitines-
intervenciones parlamentarias) para cuidarnos. Todos ejercen su labor profesional con eficacia, sin
malas caras, con una gran disposición y dinamismo. Lo puede comprobar cualquiera que acuda al
HUCA. Uno lo ha hecho de primera mano. Con educación, uno siempre encuentra una buena
respuesta. Hay que ser paciente y observar a nuestro alrededor ese panorama ­triste, sí­ donde
comprobamos el cuidado de nuestros mayores y de muchos otros enfermos. Desafiando la falta de
personal, los profesionales se afanan en que estemos atendidos. Sé que hay muchos que siempre
están viendo hasta el resquicio más pequeño para que aflore la negatividad y la queja, pero he de
afirmar que la atención fue exquisita. Y que, por circunstancias, también en los últimos meses,
aunque no fuera uno el protagonista sino sus familiares más cercanos (mi madre y mi padre, para
ser más concretos) el buen trato fue el que mandó.
Ahora que muchos tratan de escaquearse de sus deberes con la hacienda pública, con los demás,
bien harían muchos políticos en convencernos que es gracias al pago de impuestos que servicios
públicos básicos como la salud están a nuestro alcance como en muy pocos países. Muchas veces
nos aferramos a lo negativo, a verlo todo negro, hasta que llega un momento de zozobra como el
de cualquier enfermedad y es entonces cuando se comprueba lo bueno que tenemos. Repito:
aunque se siga maltratando a los profesionales con eventualidades, pagándoles menos de lo que
merecen (algo común a la mayoría de las profesiones en este país, si excluimos políticos y
futbolistas de élite) y obligándoles a multiplicarse por falta de personal. Viste mucho más el
quejarse continuamente y, muchas veces, de modo injustificado, pero comprobar en momentos
difíciles la profesionalidad de aquellos encargados de cuidar de salud debería ser un motivo de
orgullo frente a los dislates de quienes nos mantienen envueltos en un insoportable limbo de
provisionalidad.
 
MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el miércoles 13 de abril de 2016

lunes, 11 de abril de 2016