Deslices

Deslices

sábado, 12 de septiembre de 2015

Al frenesí mateíno


Vetusta Blues. –

Al frenesí mateíno”


Arrancaron las fiestas de San Mateo 2015, los festejos híbridos donde aún perviven los restos de un intento de torpe privatización y el modelo clásico que había sufrido cierta persecución en los años anteriores. Nada de todo lo que vayamos a vivir parece que servirá de cara al futuro. Hay mucho por cambiar y uno de los emblemas de la ciudad, sus fiestas, tendrá que ser sometida a nuevas regulaciones y a un estudio profundo para saber cómo podrán ser en los próximos años. Poco se puede exigir en un año donde el tiempo se ha echado encima, en el que se debieron descartar algunos inventos y se tuvo que mantener lo firmado apresuradamente por el “alcalde en funciones”.

Pero estas fiestas no parece que vayan a borrar una actualidad municipal que se calienta por momentos. Mientras los destronados tratan de mostrar un supuesto caos a cargo del, por ellos denominado, “tripartito radical”, comienzan a aflorar algunos escándalos de la antigua gestión, como el del caso Pokémon, que parece que va a salpicar al anterior alcalde. Veremos. Caldeadas están las cosas. Por no hablar de la Noche Blanca, que los anteriores dirigentes parecieron descubrir al mundo –suponemos que su pequeño mundo- cuando ya se llevaba celebrando años en media Europa. No hubo más que destapar octubre del 34 y liarse parda para que los mantras habituales del revanchismo (añadan un aburrido “etc, etc, etc”) surgiesen en encendidas diatribas. Los globitos eran, sin lugar a dudas, mejores. A mí es que esto de la Noche Blanca y el rollete gratis siempre me recuerda a ese circo donde no cobran los payasos, los domadores o los trapecistas y sí lo hacen los taquilleros, algo que hemos contemplado en estos años en algunos premios de la música y anuarios que, incluso, también se atreven, desde hace un par, con su festiconcurso.

Toca tomarse todos estos días con paciencia soberana, unos; con relax reparador, otros; con marcheta desaforada, algunos. Habrá quien crea que está haciendo una reivindicación de un dudoso buen hacer en contrataciones de unos conciertos que bien podrían haberse programado hace veintitantos años. Otros deberán reflexionar en qué manos (del pasado) ponen estas fiestas donde el cambio no ha terminado de llegar a su estructuras sino que no ha dejado de ser una lamentable vuelta atrás. Por mucho que se hayan quitado unas reinas, sigue existiendo un absolutista rey que se empeña en saber sin tener ni idea y devolvernos con su caduco Delorean al pasado más rancio.

El reloj personal nos pide pausa; el momento festivo nos invita a vadear la noche hasta sus últimas consecuencias, a tumba abierta. Cerramos los ojos y decimos para nuestros adentros: “Vamos allá”.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el sábado 12 de septiembre de 2015