Deslices

Deslices

lunes, 5 de octubre de 2015

Intermitencias e indefinición

 

Crónicas de Vestuario. -

Intermitencias e indefinición”


Se encontraba el Real Oviedo con un Mallorca en horas bajas, ese equipo con el que ha librado batallas épicas, con el legendario ascenso a Primera División en la temporada 1987-88 como recuerdo imborrable para el sentir azul. Con Albert Ferrer -su entrenador- sintiendo el filo de la guillotina, los bermellones acudían con un exceso de urgencias que pronto encarrilaron con el gol de Javi Ros en el minuto 6.



El conjunto de Sergio Egea volvió a salir dormido, sumido en un incomprensible sueño, a un ritmo cansino que era el que le convenía a los baleares. Sin definición en sus intenciones. Da la impresión que el once azul desconoce sus virtudes, o no se fía de ellas, o que es incapaz de imponerlas sobre el terreno de juego con la suficiente continuidad como para que den un resultado positivo. A saber: los mallorquines temblaban cuando el Real Oviedo conseguía circular el balón y penetraba por sus bandas, con juego combinativo y desmarques, además de las necesarias ayudas para abrir o encontrar espacios. Así fue cuando llegaron las ocasiones, pasada la media hora, en jugadas donde intervenían Susaeta, Peña y Aguirre. Desenmascarada la fragilidad de los bermellones en cuanto había un poco de ritmo, los de Egea encontraron su premio en un balón largo que aprovechó Toché ante la pasividad de la defensa y la precipitación del joven cancerbero alemán Wellenreuther que salió a por uvas a tres cuartos de campo.



La segunda mitad trajo la entrada de Cristian Rivera, joven internacional sub-20 que está llamado a ocupar un lugar importante en el equipo, y una mayor intención ofensiva, que pronto se difuminó, contagiados por la parsimonia balear. La entrada de Héctor Font por el desconcertante “guadiana” Edu Bedia -que tan pronto aparece como se difumina- dio más posibilidades de una profundidad que no tardó en aparecer. Acorralados en su área, los baleares se defendieron con ahínco y cuando llegaron los últimos minutos comenzaron la “festividad de los muertos”: jugadores caían fulminados al suelo al menor roce (o sin toque o roce, daba lo mismo) con la evidente intención de perder tiempo. David Costas logró hacer méritos para ser nominado al Goya al mejor simulador, con hasta ¡tres! caídas fulminantes y el partido se fue evaporando, sin que la entrada de Koné aportase nada.



La impresión final es la de un equipo indefinido -me niego a decir “en construcció”, que ya estamos en la séptima jornada, hombre-, que renuncia a su personalidad o no sabe valorar sus virtudes ni mejorar sus defectos (la inconsistencia defensiva, esa falta de aplomo ante el empuje del rival empieza a ser alarmante). Los de Egea deberían aplicarse a pies juntillas la frase de Pierre de Ronsard: “El que sabe conocerse a sí mismo, es dueño de sí”.

MANOLO D. ABAD
Fotos: J.L.G. FIERROS
Publicado en el diario "El Comercio" el lunes 5 de octubre de 2015