Deslices

Deslices

miércoles, 24 de septiembre de 2014

Leyendas balsámicas


Crítica. Música. –
“Leyendas balsámicas”
THE TRIPWIRES
Lata de Zinc, Oviedo.
Domingo 21 de septiembre de 2014.

El espacio Lata de Zinc estrenaba sus sesiones vermú dominicales con un plato fuerte, de lujo. Nada menos que The Tripwires, banda estadounidense que reúne a algunos de los protagonistas de los tiempos de gloria en Seattle, a saber:  John Ramberg (Model Rockets, Minus 5), Jim Sangster (Young Fresh Fellows, Roy Loney), Johnny Sangster (Roy Loney, Neko Case, Mark Lanegan, productor de Mudhoney), Dan Peters (Mudhoney, llegó a tocar la batería con Nirvana).

Daba gusto verles sentados en la terraza del  local, tan panchos tomándose unas cervezas,  contemplando a la gente, disfrutando de la mañana soleada y haciéndose unas fotos. Nadie diría que ellos hubieran fabricado tantos buenos momentos grabados con letras de oro en la historia del rock. Pero sí, ahí estaban, nada de vivir de rentas, sino dispuestos a ofrecer una vibrante sesión de powerpop salpimentado de buen rock guitarrero con ese pulso seattleiano tan característico. Su nuevo trabajo, un magnífico tercer álbum donde explotan las melodías vitaminadas con la magia que sólo puede ofrecer el powerpop les trae en esta sesión especial gracias a su sello, Folc Records, con raíces en Asturias, antes de que visiten, al día siguiente, ese magnífico templo para los conciertos que es el Kafé Antxokia de Bilbao. Quizás por eso, dan las gracias en vasco (“eskerrik asko”) ante la coña de los presentes, que seguirá en el bis cuando se les explica el significado, más asturiano, de “otres tres” (que cumplen a las mil maravillas, con un sensacional duelo de guitarras).

Desde la vertiente más americana del powerpop (The Knack, Code Blue, The Rubinoos, The Romantics) hasta ese rock de guitarras melódicas new-wave que tan bien enlaza con su propuesta, de los Only Ones más luminosos a la propia fiesta de los Fastbacks, los Tripwires dan sentido a grandes melodías, fantásticas armonías vocales -¡todo un lujo!- bien nutridas de guitarras para ofrecer una magnífica actuación que deleitó al casi centenar de presentes. Encantadores.


MANOLO D. ABAD
Foto: RAT FINKETTE
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el miércoles 24 de septiembre de 2014