Deslices

Deslices

domingo, 15 de enero de 2017

Placebo

Crónicas de Vestuario. -

“Placebo”


Bueno es romper una racha maligna que llevaba al precipicio, pero no todas las rosas son alegrías. Los síntomas siguen siendo inquietantes. Este equipo de nuestros sueños permanece sumido en la mediocridad del “patapún-parriba” que patentase Javier Clemente. Y, quizás en un esfuerzo histórico, recordar cómo jugaba aquel Athletic Club del supuesto “patapún-parriba” que patentaron los guiñoles, supondría una reinterpretación profunda. Fueron campeones de Liga, jugaban por las bandas...



Visto el partido de hoy, ya no sé qué decirle a Fernando Hierro. Quizás que somos del mismo año de nacimiento, quizás poco más. Fuimos una generación devastada por las drogas y el desempleo, y lo asumimos con una grandeza que hoy haría palidecer a muchos que se creen duros. La actualidad, en el fútbol, manda más que todas las influencias y hoy hemos visto al mismo equipo que en Sevilla. ¿La diferencia? Saúl Berjón que se saltó todas las líneas establecidas.



Hemos ganado un partido, hemos roto la racha (que metía miedo), pero no hemos resuelto el problema. Ante un equipo tan accesible como el Elche, se ha cubierto el expediente, nada más. La idea de juego ha brillado por su ausencia. No hay un plan. Es triste, pero es así. Y lo peor es constatar que más allá de las declaraciones, el esquema -vamos a llamarlo así, idea sería transportarse a algo superior- no va a ningún sitio. Todos los equipos lo conocen.



Es un placebo. Como la canción de Mikel Erentxum, como el grupo británico. Estamos tardando en aplicar una solución. Menos mal que está Saúl Berjón -estelar- para sacarnos del tedio, del conformismo. Uno, puede escribir lo que quiera, y habrá individuos en la torre de marfil que piensen que, para qué. Ante un equipo accesible, los azules han demostrado mucha debilidad. ¿Por qué? ¿Por qué este equipo pasa apuros cuando si solo apretara un poco sería temible?


Son preguntas acumuladas, a tres puntos, a salvadores tres puntos, sólo válidos para una semana. No hay esquema, no hay idea, esto es un camino al precipicio. Don Fernando, ponga manos a la obra, por favor. Y si no lo ve claro, porque hay alguien en la sombra, no dude, el Real Oviedo y todos los suyos han valorado a los valientes, a quienes se han salido de la línea otorgada, a los que ha puesto su vida y su alma por encima de otras cosas.

MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: J.L.G.FIERROS
Publicado en el diario "El Comercio" el domingo 15 de enero de 2017