Deslices

Deslices

sábado, 9 de noviembre de 2013

La plaza olvidada


Vetusta Blues. -

La plaza olvidada”

La muerte de Lou Reed hace unos días nos permitió evocar su concierto en una mágica noche de un martes 23 de abril de 1996 en la Plaza de Toros de Oviedo. Nos hemos pasado hablando el verano de un lugar apropiado para celebrar las actuaciones de las fiestas ovetenses y al coso taurino de la ciudad lo hemos obviado.

Ahora que el traslado del HUCA es una realidad inmediata, que va cumpliendo fechas hacia su próxima inauguración, no estaría de más que los regidores de la ciudad volviesen su mirada al recinto de Buenavista. El experimento lamentable de una carpa poligonal que protagonizó las fiestas patronales de la ciudad en el pasado mes de septiembre no debería volver a repetirse más. Escasa visibilidad y pésimo sonido fueron sólo dos de los inconvenientes que presentó la instalación provisional. No vamos a hablar de los precios ni de otra serie de situaciones que se dieron en ese recinto, pero sí volver a resaltar la necesidad que Oviedo tiene de lugares adecuados, lejos de toda provisionalidad, para albergar actuaciones grandes.

Recordando aquel magnífico concierto del fallecido excomponente de la Velvet Underground, se aparecieron en mi memoria muchos buenos momentos de actuaciones en la ciudad, con buen sonido y visibilidad en un espacio adecuado para disfrutar de la música en vivo. Ahora que ya no está la excusa de las posibles molestias ocasionadas a los pacientes del hospital, es el momento de plantearse la viabilidad de la Plaza de Toros de Oviedo para volver a albergar conciertos de gran aforo. Por supuesto, ello incluiría unas obras de mejora que deberían comenzar a estudiarse con el tiempo suficiente para no asistir al tedioso espectáculo de improvisación que parece la norma en la ciudad.

El olvido de esta instalación es muy probable que la haya llevado a la necesidad de ser remozada a conciencia e incluso poder plantear una moderna cubrición como las que ya se aplican a numerosas superficies en países como Alemania. Recuerdo la cancha de tenis donde se disputa el famoso torneo de tenis de Halle, que se maneja a voluntad según llueva o no. Vista la incapacidad para encontrar o siquiera plantearse la construcción de un escenario nuevo en algún punto de la ciudad, la olvidada Plaza de Toros se muestra como esa opción a recuperar, un escenario con buena situación y unas características que, a poco que se esmeren los responsables municipales, podría recuperar el esplendor de un pasado que acogió actuaciones de nombres míticos del rock como Lou Reed, Kevin Ayers, Long Ryders o Eric Burdon.

MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el sábado 9 de noviembre de 2013