Deslices

Deslices

martes, 26 de noviembre de 2013

En lo más hondo de las entrañas


Crítica. Música. -
EN LO MÁS HONDO DE LAS ENTRAÑAS”

MARK LANEGAN
Teatro. Centro Niemeyer, Avilés.
Domingo, 24 de noviembre de 2013.

Posee Mark Lanegan una de esas voces que imprime diferencia y carácter a todo lo que toca. Tal es su versatilidad que esa voz rota pero potente, hizo moverse los cimientos del teatro avilesino en una actuación singular. En un formato sin batería, pero con guitarras eléctricas y las envolventes atmósferas creadas por una reducida sección de cuerda -violín y violonchelo, que también se esmeraron en unas sencillas percusiones- Mark Lanegan protagonizó un concierto donde liberó los fantasmas que le acechan a cada esquina, cantando desde las profundidades de sus infiernos, aunque en una versión menos torturada que de costumbre. El norteamericano es uno de esos autores que se encuentra ya por encima de cualquier etiquetación. Un mundo y aparte en el universo alternativo que se puede permitir un capricho en formato álbum de versiones como su reciente “Imitations”, tras haber sorprendido con el golpe de mano del muy profundo y memorable “Blues funeral” (2012). Bien respaldado por cinco músicos donde destaca Duke Garwood al saxo y algunas (notables) guitarras, Lanegan convenció en una hora larga que supo a poco, a muy poco.

Interpretaciones que llegan al corazón, en unos covers irregulares, a veces demasiado miméticos respecto a los originales, pero siempre marcados por su personalidad. Un día antes de su cumpleaños, se permitió también homenajear a Lou Reed en un “Satellite of love” al que sí imprimió un sello muy personal y recordar en un bis al grupo con el que se dio a conocer, los esenciales Screaming Trees, en una inflamada versión, a una sola guitarra, de “Halo of ashes”, perteneciente a “Dust” (1996), el último trabajo de la banda menos valorada del grunge.

Un gran concierto con sonido excelente marcado por un artista que imprime siempre un sello propio y característico, extrayendo espectros de las entrañas de los sentimientos y que nos dejó con ganas de más, de mucho más. Sin duda, Mark Lanegan es uno de los grandes, lo esperamos pronto de regreso.


MANOLO D. ABAD
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el martes 26 de noviembre de 2013