Deslices

Deslices

lunes, 19 de diciembre de 2016

Revolucionaria diversión


Revolucionaria diversión”

En 1976 los Sex Pistols buscaban la anarquía en el Reino Unido y el fin de la industria musical; los Clash querían la revolución y cambiar el mundo; los Damned, por su parte, más modestos, sólo querían pasarlo bien hasta el fin de la noche y amanecer lo más alto posible. Cuarenta años después, ésta es la actitud que perdura, que sobrevive ante los terremotos de la vida.

Supervivientes de mil y una batallas, contemplarles tras todos estos años resulta una experiencia benéfica, como si todo este tiempo transcurrido no hubiera pasado. Como si todo lo superfluo y negativo no estuviera presente. Cantan “Ignite”, mi favorita, ampliándola ante los coros del enfervorizado público, y pierdo años y peso, me olvido del dolor y de los malos rollos. Están sonando inmensos, el turbulento Captain Sensible totalmente concentrado en su guitarra, Dave Vanian, envidiablemente fino y con la voz en un momento maravilloso. ¡Hasta se atreve con “Eloise”! Incluso cae su versión de “Alone again or”, para que todo sea mágico. Sus clásicos primigenios exaltan los pogos de los más jóvenes, son también gloriosos los “Neat neat neat” o la siempre querida “New rose”. Es un concierto para disfrutar, no hay un lleno como en ocasiones anteriores con Sonics o Stranglers, pero da igual. Hasta uno agradece la confortabilidad. Parece mentira que estemos asistiendo a una parte de la historia del rock trascendental y el personal siga sin enterarse. Pero este es el signo de los tiempos: ignorar mientras vomitan nuevas mentiras por doquier.

Al final, nos quedan las canciones, las muchas canciones, algunos himnos incluso. Y un concierto a la altura del mito. Un magnífico concierto, donde han realzado la historia del escupitajo hasta convertirla en diamante, ellos que siempre se salieron de las lindes del punk; ellos, históricos, únicos, que enriquecieron los sonidos de la revolución hasta hacer que fuera la diversión la única guerra posible. Cuarenta años después, la supervivencia los ha convertido en absolutos ganadores.

MANOLO D. ABAD
Foto: NACHO FERNÁNDEZ
Publicado en el diario "El Comercio" el lunes 19 de diciembre de 2016