Deslices

Deslices

domingo, 28 de agosto de 2016

En construcción

 

Crónicas de Vestuario. -

En construcción”


Se presentaba en esta jornada el examen del estreno para un conjunto como el ovetense que ha sufrido una profunda y necesaria transformación en todos sus estamentos tras la lamentable deriva perpetrada por Generelo en unos últimos meses de temporada que habían dejado un muy mal sabor de boca a la afición carbayona. Sí, se trata de recuperar la ilusión, de sentar unas bases consistentes para pensar en las más altas metas y en ello se han afanado los dirigentes de la nave azul. Que nunca falte la esperanza, el motor de todos los sueños.



Una vez sobre el terreno de juego, el conjunto azul ha dado una impresión precaria, la de un cuadro en construcción que aún desconoce cuál es su personalidad, sin decantarse por una tendencia, dubitativo y sin ritmo ni rumbo. Todo eso se pudo observar en un primer tiempo para olvidar donde los de Fernando Hierro carecieron de profundidad, negando todo desdoble por banda, más interesados en la estadística de posesión que en desplazarse hacia el gol. El Almería agradeció el detalle a la espera de un zarpazo como el de Chuli, que se fue finalmente al poste para satisfacción de una hinchada azul que no entendía un planteamiento tan conservador como timorato. En las mínimas, raquíticas, aproximaciones por las bandas, los rojiblancos temblaron en indecisiones defensivas que bien pudo aprovechar ese gran pescador que es Toché. Pero fueron pocas, demasiado pocas, sin intención. El murmullo de la grada dictó el veredicto: si en la segunda jornada de cuarenta y dos andas jugando a conservar un puntín te estás aproximando de cabeza al precipicio.



Algo así debió comunicarles a sus hombres el nuevo entrenador azul, pues los primeros diez minutos de la reanudación reunieron todo lo que este equipo en construcción debe ser capaz de mostrar: profundidad y ritmo, desdoble por banda e intención goleadora. Que eso de las estadísticas de posesión y demás zarandajas están muy bien para el baloncesto pero apenas aclara nada en el fútbol. Los frutos llegaron en una internada letal de Nando, que con su vertical estilete remachó lo expuesto en ese inicio de la segunda mitad. Ese sí es el camino y por ahí deben ir las intenciones. Aprovechar debidamente los desdobles en las bandas -Susaeta hoy desaparecido y ya saben que en esta columna lo apreciamos tanto a nivel humano como futbolístico- ha de formar parte del abecedario básico de un equipo que debe imponer su poderío y su clase.



Toché pondría el broche de oro minutos después de que Juan Carlos mostrara sus magníficos reflejos a remate de Antonio Puertas a un partido con dos caras que nos muestran que el largo camino aún nos depara muchas tribulaciones. Pudo Linares machacar en el añadido lo que hubiera sido un resultado engañoso y que, desde luego, no debe mentirnos. Queda mucha tarea para que este Real Oviedo de Fernando Hierro muestre el poderío que parece atesorar. Bienvenidos sean estos tres puntos para asentarse, para que no entren prisas ni esos nerviosismos que hemos podido comprobar -el Almería, nuestro visitante hoy, es buen ejemplo de ello- no son muy recomendables en esta durísima categoría.

MANOLO D. ABAD
Reportaje fotogr´´afico: JOSÉ LUIS G. FIERROS 
Publicado en el diario "El Comercio" el domingo 28 de agosto de 2016