Deslices

Deslices

sábado, 18 de abril de 2015

Fichajes y primarias


Vetusta Blues. –

  1. “Fichajes y primarias”

Sabíamos que esta convocatoria de elecciones iba a ser muy interesante en Oviedo. Lo que no imaginábamos es que resultase de lo más sorprendente. Tenemos todos los ingredientes para una novela: intrigas, traiciones, amistades, odios… Toda esa efervescente realidad, casi diríamos que chispeante, quizás esté anulando el principal debate sobre Oviedo, que se juega la definición de su futuro, del planteamiento urbanístico para sus próximos años, del que dependerá su crecimiento o su decadencia. Pero, enfrascados en la carrera electoral, todo esto no parece contar mucho en este momento del partido que se está jugando en todas las formaciones políticas concurrentes.
Ahora estamos inmersos en plena guerra de fichajes e incorporaciones a las listas, de una forma que ríase usted de los equipos de fútbol en verano. Los aficionados al deporte-rey, más acostumbrados a estos vaivenes, seguro que podrán identificar a muchos de estos flamantes fichajes. Podrán descubrir a la estrella, a la estrellita, a la estrellona, al que viene a llevárselo, al tapado, al de futuro, al todoterreno rentable que siempre rinde a satisfacción allá donde se le ponga… Toda una gama de incorporaciones que se irán definiendo conforme avance la temporada pero que acude con un cartel al mercado. Pues nada, ahora la política se ha convertido en un gran estadio por el que desfilan un sinfín de nombres de muy diversa extracción con los que llenar páginas en los periódicos y tratar de atraer al votante con nuevos estímulos. Sin embargo, hemos visto como ésta puede ser un arma de doble filo puesto que pueden acabar saliendo rana y entorpecer a quienes supuestamente venían a apoyar. Hablamos de independencia y ese es un terreno muy resbaladizo, donde las habituales desconfianzas e intrigas palaciegas siempre juegan su papel. Al libre, al que va a su bola por decirlo coloquialmente se le teme como si se tratase del mayor de los males. Me lo comentaba Iván de Santiago, articulista de EL COMERCIO el pasado miércoles en la presentación de esa gran apuesta editorial por la ciudad que es el suplemento que mañana podrán disfrutar por primera vez. Ir por libre, de acuerdo a tus propias convicciones y a un código estrictamente personal, supone quedar expuesto a los vientos que vengan desde cualquier dirección. Pero siempre debería vencer la fortaleza de esas propias convicciones.
El otro elemento relativamente nuevo son las primarias, que suenan como una palabra mágica que resume todos los efectos benéficos de la participación ciudadana más pura. Pues miren ustedes, aquellos que presumían de esos efectos benéficos, ya han conseguido ensuciarlas con sus intereses. Hemos visto una formación que se ha saltado las votaciones con total naturalidad (quizás deberíamos decir con absoluta desvergüenza) y otra en la que sus candidatos han terminado yéndose todos. ¿Para qué esta pantomima entonces? Ni idea, oiga. Misterios sin resolver dignos del próximo regreso de Mulder y Scully con “Expediente X”. El otro día incluso he vuelto a escuchar el abyecto término “depuración”. “Me acaban de depurar, Manolo”, me escribió en un whatsapp. Yo flipaba, estremecido, pensando en la vuelta al gulag. De pesadilla.


MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el sábado 18 de abril de 2015