Deslices

Deslices

lunes, 8 de mayo de 2017

La balada de Jim Thompson


Crítica. Música. -

La balada de Jim Thompson”

THE HANDSOME FAMILY

Teatro Palacio Valdés, Avilés.
Jueves, 4 de mayo de 2017

THE HANDSOME FAMILY: Brett Sparks (voz, guitarra), Rennie Sparks (banjo, bajo), Alex McMahon (guitarra, pedal steel, teclado), Jason Toth (batería, percusiones).

Sumergirse en la música de The Handsome supone embarcarse en un viaje a las profundidades de la América profunda, a sus demonios, servidos en unas sombras que bien podrían haber retratado escritores como Jim Thompson o Richard Ford. Asesinatos, soledad, decepciones de todo tipo y condición bien regados con alcohol les sirven de base a los de Albuquerque (Nuevo México) para construir un relato desasosegador, de la intimidad a la rabia, teñidos con una melancolía a la que el sonido del rock americano de unas raíces que se debaten entre el country-rock ensoñador -las más de las veces- y las guitarras que acaban por estallar en tormenta eléctrica (en puntuales ocasiones).



Lógico que T-Bone Burnett pensara en ellos para ambientar la sintonía de apertura de la celebrada primera temporada de la no menos afamada “True Detective”, el sobrecogedor “Far from any road”, que se sirvió en una lectura más eléctrica a la mitad de la actuación entre los aplausos del público. Quizás para aligerar tanta pesadumbre, las presentaciones de cada canción a cargo de Rennie Sparks reunieron humor e ironía, como cuando -para alabar el precioso Teatro Palacio Valdés- recordó que ellos suelen actuar en pizzerías para niños, con las criaturas correteando alrededor. No faltaron las referencias, cómicas también, al escanciado a cargo de su cantante Brett Sparks, refiriéndose a los problemas de su mujer con el español a causa de la sidra asturiana.



Quién sabe por qué tipos de escenarios habrían estado actuando de no ser por T-Bone Barnett... Su propuesta no es apta para quien no esté dispuesto a recorrer un viaje por carreteras polvorientas de rectas inacabables, por aeropuertos vacíos (“All the time in airports”), por los entresijos de crueles asesinatos o por almas desangradas por el desamor y el alcohol (“So much wine”). El retrato de esos Estados Unidos que han aupado a Donald Trump a lo más alto. El de es América repleta de fantasmas y monstruos ocultos en armarios, graneros o sumidos en lo más profundo de pozos llenos de inconfesables misterios.

Un gran concierto, en definitiva, para paladares tan exigentes como avezados en tratar los demonios a la cara, con un tono sosegado que enmascara la desesperación y el dolor con resignada, melancólica, entereza.

MANOLO D. ABAD
Fotos: JOSÉ MANUEL BUENO
Publicado en el diario "El Comercio" el lunes 8 de mayo de 2017