Deslices

Deslices

viernes, 17 de octubre de 2014

Otro líder caído más


Crónicas de Vestuario. –
“Otro líder caído más”

Por mucho que nadie quisiera hacer mención del tema, la visita del UCAM Murcia era toda una reválida para la entidad azul. De un lado, superar la tercera eliminatoria tenía un jugoso premio económico para liberar un tanto las arcas del club: jugar la siguiente fase, los dieciseisavos de final de la Copa del Rey contra un equipo europeo. Si la lotería quiere, Barça o Real Madrid serían el premio gordo. Por otra parte, la deportiva, la de una nueva prueba ante un rival con el que, dentro de unos meses, el conjunto azul podría cruzarse en una hipotética eliminatoria. Los murcianos de la universidad católica lideran con firmeza el grupo IV de la Segunda B y este encuentro podría ser un ensayo válido, real, de lo que el equipo ovetense se encontraría en la primavera de 2015 en el caso de que se cumpliesen esas expectativas que tanto se anhelan en todos los estamentos de la formación azul. El choque no decepcionó a ninguno de los 10.188 espectadores que se dieron cita en la desapacible velada copera.


El tercer líder caído en el Nuevo Tartiere, el UCAM Murcia, es un conjunto serio, duro, que justificó en el campo sus buenos números en esta temporada. Los once jugadores se emplean con abnegada voluntad y férrea disciplina táctica a la aniquilación del juego creativo del rival, a base de constantes ayudas entre los centrocampistas donde destacó el trabajo destajista de Checa. Quizás les falte algo de pimienta en la labor ofensiva de creación y búsqueda del gol, donde lo fían casi todo a una excelente labor en todo balón parado que se les ponga por delante. Sabedores del peligro que el Real Oviedo es capaz de crear tanto en las bandas como en la media punta, los murcianos se aplicaron en acabar con cualquier iniciativa local, tratando de anular cualquier tentativa de creación y de cortar cualquier alarde de ritmo veloz. Su efectividad fue disminuyendo conforme avanzaba el partido, consiguiendo una primera parte sin apenas ocasiones, en un toma y daca pleno de tensión ante lo que se estaban jugando, que –como decíamos al principio- iba más allá de la mera eliminatoria copera y sus jugosos premios.


El segundo acto presentó a un UCAM con mayor ambición ofensiva, lo que aprovechó también el conjunto de Egea para crear más peligro ante la meta del pasivo Escalona, que con su pausa a la hora de sacar trataba de desesperar a los locales, aunque lo que consiguiese fuera una tarjeta amarilla ante tanta pérdida de tiempo. El partido pareció abrirse hasta que en los compases finales, el cuadro azul volcó su energía y su fe (empujado por esa increíble afición) en pos de un gol que tenía toda la pinta de ser decisivo. Eso llegaría en la prórroga con una falta botada por un algo apagado Susaeta que conectó con un -sensacional en todo el partido- Linares que obtuvo el premio a esa inquebrantable fe que ya le está convirtiendo en ídolo de la grada. Luego, nuevo premio a la voluntad del incansable “9” azul con otra intercepción más en línea defensiva y penalti clamoroso que decantaría –con las expulsiones- la eliminatoria. La parada de Escalona en la pena máxima hizo resoplar a los asistentes ante lo que hubiera sido una tanda de penales.


Prueba superada con efectividad y mucha madurez para no comenzar ese turbio juego de complejines y negros nubarrones de cara a un futuro al que se debe mirar con humildad, sí, pero con la cabeza alta porque hay materia prima para poder cumplir los desafíos.

MANOLO D. ABAD
Reportaje fotográfico: JOSÉ LUIS GONZÁLEZ FIERROS
Publicado en la edición papel del diario "El Comercio" el viernes 17 de octubre de 2014