Deslices

Deslices

martes, 24 de enero de 2017

Reconstrucciones


Vetusta Blues. -

Reconstrucciones”


Parece ser, como informaba en EL COMERCIO nuestra compañera Rosalía Agudín, que las obras del edificio de la calle Melquiades Álvarez van más lentas que las del inmueble contiguo de Uría, 58, donde se originó un pavoroso incendio el pasado 7 de abril. Comienzan las obras de vaciado y pienso, inmediatamente, en nuestras propias reconstrucciones. En los vaciados de personas tóxicas, útiles tan sólo para chuparte todo tu entorno y envenenarlo. Librarse de esos seres, vaciarlos de nuestra casa es siempre un logro al que no damos el valor suficiente. Sí, en cambio, lo hacemos, con aquellas personas que se van de nuestro inmueble y cuya falta es un hondo vacío.

En la ciudad, en Oviedo, nos enfrentamos desde hace meses a esa reconstrucción, una reconstrucción a la que -como en la vieja canción de Magazine- disparan desde todos los sitios, en especial los destronados, principales responsables de los lastres, los tremendos lastres, económicos que padece la ciudad. Todo ello envueltos en la necesidad de encontrar soluciones a otros marrones heredados como los terrenos del viejo Huca. ¿Reconstruir? ¿Adaptar? ¿Derribar? ¿Qué hacer? Los pasos parecen ir muy lentos y la situación del barrio del Cristo quizás requiera una celeridad que choca con los planes para reconstruirlo y las medidas para identificar lo que es salvable de lo que debe ser derruido. Como siempre, las prisas siempre encuentran aliados, los oportunistas siempre ansiosos por hacer fortuna de la ruina y del dolor. Oviedo necesita planes que deberían estar por encima de intereses políticos. Pero, cuando un régimen de veinticuatro años ha echado unas raíces tan profundas como en nuestra ciudad, con tanta mala hierba suelta, la misión de algún consenso o de un frente común es una completa quimera. No se ha aprendido del ejemplo de Bilbao y va a resultar casi imposible proyectar nada con una visión a medio-largo plazo.

Otro frente es la Fábrica de La Vega y sus enormes terrenos. Ya hablamos desde esta misma columna del relevo en el ministerio de Defensa y quizás sea un tiempo apropiado para abordar reuniones con la ministra, María Dolores de Cospedal, de cara a desatascar un enclave decisivo para Oviedo.

Reconstrucciones que urgen y que se plantean como uno de los desafíos -más allá de los que impone el día a día, que siempre tiene que estar ahí, presente- para que el futuro de esta ciudad, enclave para el paseo, para la reflexión, para encontrarse a uno mismo, el lugar ideal para reconstruirse, se renueve sin perder algunas de esas señas de identidad que tanto sorprenden (y agradan) a sus muchos visitantes en permanente crecimiento, año tras año.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el martes 24 de enero de 2017