miércoles, 30 de noviembre de 2016

Algunos premios


Vetusta Blues.-

"Algunos premios"


El próximo viernes 16 de diciembre se entregan en el Aula Magna de la Universidad de Oviedo los Premios de la Crítica y el Premio Letras de Asturias que otorga la Asociación de Escritores de Asturias. Los Premios de la Crítica de Asturias llevan entregándose desde 1999 cuando Eva Carballo, Juan Carlos García Villa, Jaime Herrero, Javier Lasheras y Helios Pandiella los promovieron con el ánimo de reconocer y potenciar la literatura asturiana. Los dos primeros años fue el añorado Café Apolo quien los convocó, para sumarse posteriormente la Asociación de Escritores de Asturias y, tras el cierre del Café, ser la propia AEA quien se hiciera cargo de su organización y convocatoria. El Premio Letras de Asturias surgió en 2005 para reconocer toda una carrera literaria y, desde entonces, lo han obtenido Gonzalo Suárez, Ángel González, la recientemente fallecida Marta Portal, Luis Fernández Roces, José María Martínez Cachero, Juan Cueto, Juan José Plans, Carmen Gómez Ojea, Antonio Gamoneda y Olvido García Valdés.

Tuve el honor de recoger una de las estatuillas -los "Apolo"- con diseño del gran Jaime Herrero el pasado enero, dado que, por problemas de agenda hubo de trasladarse a ese mes, la correspondiente al Premio de la Crítica de Asturias en la modalidad de columnismo literario, que en el año anterior se había llevado mi querido amigo Luis Arias Argüelles-Meres. Lo recibimos en un acto sencillo, al que acudieron el Consejero de Cultura del gobierno del Principado de Asturias, Genaro Alonso, el Concejal de Cultura del Ayuntamiento de Oviedo, Roberto Sánchez-Ramos y la vicealcaldesa de Oviedo, Ana Taboada. Sin alharacas, sin espectáculos superfluos, sin boato, con las letras y la literatura que tanto arraigo tienen en Oviedo y Asturias, discurrió un acto que me llenó de orgullo. Sacando partido de sus exiguos recursos, la AEA consiguió ese pequeño milagro de ponerlos en marcha. Por eso me extrañan tanto esas manifestaciones promovidas por políticos, ese enfangamiento continuo de la vida ovetense, a propósito de los Premios Líricos que se han quedado sin una subvención de 260.000 euros y cuya organización arrastra otro monumental (¿es esto la "excelencia"?) déficit de ciento y pico mil euros. Calderilla de nada, es de suponer. Nadie se acordó de estos Premios de la Crítica de Asturias y de las Letras de Asturias cuando en 2013 hubo que suspenderlos. No hubo manifestaciones, nadie clamó por el fin de la cultura ni por la degradación de la misma. Los que manifestaban frente al Teatro Campoamor su amor por la cultura en Oviedo hace unos días, no dijeron ni mú cuando la AEA se encontró en la encrucijada de, con tremendo dolor para todos los socios, tener que suspender esos premios que no cuestan ni por asomo esos 260.000 euros. Quizás el 1% de lo que se llevaban estos relevantes galardones que nadie conoce más que por esta algarada absurda que se ha montado. El proyecto literario-fotográfico "Objetivo Doble Dos", en noviembre de 2014, tampoco pudo ver su plasmación en papel... por falta de presupuesto. Y al mando estaba uno -el entonces alcalde Agustín Iglesias Caunedo- de los que claman hoy por la degeneración de la cultura en Oviedo. Entonces no tuvo problemas en despachar -tras infinitas idas y venidas- la plasmación en un libro de un proyecto interdisciplinar inédito y sumamente atractivo.

Comprobamos con estupor cómo hay premios y premios. También cómo los que acusan de dar un sesgo social a esos Premios Líricos, no pierden el tiempo para mezclarlos y agitarlos en la coctelera política sin ningún tipo de escrúpulo. ¿Acaso no es suficiente con que la ópera, zarzuela y lírica se alimenten del cincuenta por ciento del presupuesto municipal? ¿No tienen derecho otras disciplinas culturales a recibir algún dinero para sus proyectos?

MANOLO D. ABAD 
Publicado en el diario "El Comercio" el miércoles 30 de noviembre de 2016