miércoles, 5 de octubre de 2016

Nombres y calles


Vetusta Blues. -
Nombres y calles”

La aplicación de la ley de la Memoria Histórica ha traído una nueva polémica a la ciudad, con las propuestas de cambios de nombres para algunas calles, plazas y avenidas ovetenses. Comprobando las susodichas propuestas, uno se da cuenta que los artistas siguen estando a la cola en los gustos de los políticos, que barren, inmisericordemente, para su propio barrio. De personas que nos hayan hecho la vida mejor con medicamentos o avances científicos de ese estilo tampoco encontramos rastro alguno. ¿Y calles dedicadas a aspectos humanos como la alegría? Tampoco, tampoco.

Uno puede comprender estos olvidos, pero, no por menos, desearía recordarlos como una demanda personal, que trata de estar alejada de esa política que nos trae, últimamente, por la Calle de la Amargura. Ésta sería mi primera propuesta: un clásico de las sensaciones humanas. Porque no, en Oviedo no hay calle de la Amargura. Claro que tampoco una calle de la Alegría, o una plaza con ese mismo nombre. ¿Una del Amor, o del Desamor, o de los Enamorados? Me temo que tampoco. ¿Calle de la Reconciliación? Acaso también debería haberla.

Con el olvido de los artistas y su obra me siento aún peor. Que nadie, absolutamente nadie se haya acordado de la mejor obra literaria sobre Oviedo tras “La Regenta” de Clarín -“Jugadores de Billar”de José Avello- me resulta pavoroso. Ya no mencionaremos a escritores, simplemente huiremos al Barrio de las Letras de Madrid para olvidarnos de que nadie sepa reivindicar a ninguno merecedor de calle en la ciudad. Para los músicos habría acomodos bien ganados. ¿Cómo no dedicarle una calle a Ilegales? Tino Casal ya la tiene; nuestro recientemente desaparecido Alejandro Blanco “Espina”, no. Justo sería también que mi añorado Carlos Redondo o su compadre Igor Medio, fallecidos componentes de Felpeyu, tuvieran un honor en la capital de esa Asturias cuyo nombre tanto llevaron por doquier. Ya no voy a ampliarlo al resto del mundo como hicieron en Leganés, donde el callejero cuenta con Rosendo Mercado, Barricada o AC/DC. ¿Qué tal para Oviedo Leonard Cohen, David Bowie o Lou Reed? No, aunque muchos conozcan mi admiración por Nick Cave o Iggy Pop, no me atreveré a recomendar una para ellos. Pero tampoco estaría mal...

La zona del Nuevo Carlos Tartiere cuenta con varias calles dedicadas al Real Oviedo, algo casi evidente. Un grupo de aficionados solicitó que se pudieran habilitar más con nombres de grandes jugadores que lucieron la camiseta azul. Incluso, ¿por qué, no? sería hermoso contar con una calle dedicada al “Orgullo, valor y garra”. Creo que lo entendería todo el mundo y se honraría al primer equipo de la ciudad. En definitiva, a uno le gustaría una mayor apertura de miras a la hora de elegir nombres y buscar algo diferente y acorde con una ciudad que se dice (y que la queremos) culta.

MANOLO D. ABAD
Publicado en el diario "El Comercio" el miércoles 5 de octubre de 2016